El nuevo 'Pla de Barris' de Barcelona se centrará en 23 ámbitos geográficos.

Barcelona invertirá 150 millones para reducir la desigualdad entre los barrios

Reducir las desigualdades que existen entre los distintos barrios debe ser un objetivo estratégico para cualquier ciudad. Contar con una ciudadanía cohesionada y luchar contra elementos que frenan la competitividad como la brecha digital o el diferente nivel de acceso a la educación o a las oportunidades de empleo es más necesario que nunca en el actual entorno de emergencia sanitaria.
B

arcelona se prepara para invertir 150 millones de euros entre 2021 y 2024 en el Pla de Barris, el instrumento a través del que el ayuntamiento vehicula las intervenciones que realiza en los distintos barrios de la ciudad para mejorar aspectos como la educación, la salud pública, la vivienda, el empleo, los derechos sociales o la sostenibilidad. Se trata de un programa clave para generar nuevas oportunidades y resolver problemas que vienen de lejos y que siguen lastrando determinadas zonas de la capital y a sus habitantes. El reto es evitar que existan barrios de primera y de segunda y asegurar que no haya ciudadanos que se queden atrás por residir en una calle u otra.

El nuevo plan alcanzará a 23 barrios de la capital catalana, a una población de 377.000 personas y profundizará en las distintas medidas que ya se iniciaron en el plan 2017-2020, dotado también de 150 millones. Este presupuesto se ha invertido en más de 600 acciones, aunque la mayoría de iniciativas, el 68%, han incidido en el ámbito de la educación y los derechos sociales. Con este dinero se han ejecutado también 73 obras en los distintos barrios beneficiarios del programa, como mejoras en once centros educativos, rehabilitación o construcción de 13 nuevos equipamientos, y 49 actuaciones de mejora del espacio público.

Los barrios que se han beneficiado del programa son La Verneda, el Bon Pastor, Roquetes, Torre Baró, Gòtic, Trinitat Vella,  Ciutat Meridiana, Trinitat Nova, Vallbona, Baró de Viver, El Besós, La Marina del Port, La Marina del Prat Vermell, el Raval, la Teixonera y Sant Genís dels Agudells.

¿Y qué novedades aporta el nuevo plan 2021-2024? La principal novedad es que el Ayuntamiento de Barcelona ha incluido en el Pla de Barris a siete barrios más, por lo que el programa se amplía de 16 a 23 ámbitos geográficos. Así, a partir de ahora los 150 millones también irán dirigidos a Verdum, Can Paguera, Turó de la Peira y La Prosperitat —en el distrito de Nou Barris—; El Carmel y Can Baró —en Horta Guinardó—, y Poblesec, en el distrito de Sants-Montjuïc. Además, el nuevo plan abordará a todo el Raval (Ciutat Vella), ya que en la primera fase solo se intervenía en el denominado Raval Sur. Según el consistorio, estos barrios “también requieren de una intervención extraordinaria” una vez analizada su evolución desfavorable.

Barcelona habrá invertido 300 millones en ocho años para combatir los desequilibrios urbanos.

El Ayuntamiento de Barcelona asegura que en las 16 áreas en las que han centrado el plan 2017-2020 “se ha empezado a constatar una primera tendencia de reducción de las desigualdades”, pero todas ellas seguirán formando parte de este programa, ya que todavía se está lejos de alcanzar los objetivos. “Se trata de tendencias a largo plazo, se necesita más tiempo para poder revertir unas desigualdades que son estructurales”, explican fuentes municipales, que advierten que estas políticas públicas de cirugía social son ahora más necesarias que nunca como consecuencia de la crisis económica y sanitaria provocada por la Covid-19. “Necesitamos este nuevo Pla de Barris para hacer frente al impacto que la crisis sanitaria tendrá en toda la ciudad, pero especialmente en estos barrios más vulnerables”, explican.

Se trata de tendencias a largo plazo, se necesita más tiempo para poder revertir unas desigualdades que son estructurales

Así, el nuevo Pla de Barris se ha adaptado a este nuevo contexto e introducirá medidas para contrarrestar los daños socioeconómicos que pueda provocar la pandemia. El reto es que la crisis no se lleve por delante los avances que se habían conseguido. Un objetivo prioritario, por ejemplo, será evitar que la falta de recursos económicos agrande la brecha digital en un contexto en el que se ha acelerado el uso masivo de las nuevas tecnologías para relacionarse, para estudiar, para realizar trámites administrativos o para teletrabajar. Se impulsarán, por lo tanto, programas para formar en TIC a los ciudadanos o para que tengan acceso a las herramientas informáticas necesarias.

Poblesec es uno de los barrios que se incorporará al programa el próximo año.

De los 150 millones invertidos entre 2017 y 2020 se han destinado 32,5 millones al ámbito educativo, 20,4 millones al de derechos sociales, 16,7 millones a vivienda, 14,1 millones a empleo e impulso económico y 66,1 millones a mejorar los espacios públicos y la accesibilidad. El nuevo Pla de Barris se amplía con un nuevo eje de actuación: la puesta en marcha de programas que favorezcan la sostenibilidad ambiental y la lucha contra la emergencia climática. Se implantarán, por ejemplo, iniciativas relacionadas con la eficiencia energética de los edificios, las energías renovables o las nuevas formas de movilidad no contaminantes.

En el marco del Pla de Barris, el Ayuntamiento de Barcelona también ha puesto en marcha en los últimos meses siete oficinas para ayudar a las familias a tramitar las distintas ayudas que han activado las administraciones públicas para paliar los efectos de la pandemia.