Nuclio Digital School, uno de los bootcamps más exitosos de Barcelona que recibió el Premio a la Excelencia Educativa 2021. ©Nuclio

Barcelona podría absorber hasta 10.000 puestos de trabajo digital más cada año

El empleo en el sector digital se dispara en la capital catalana, pero sigue faltando talento. La ciudad se ha convertido en una de las referencias europeas en atracción de profesionales de perfil tecnológico, pero todavía existe un fuerte desequilibrio entre la oferta y demanda de empleo.

Cuatro de cada diez empleos que se crearán en España a lo largo de este año estarán relacionados con el entorno digital, según un informe publicado por la Unión Europea. En este contexto, Barcelona encabeza, justo por delante de Madrid y Valencia, el ránking de ciudades españolas con mayor demanda de perfiles de transformación digital, un campo que incluye desde un desarrollador web o un analista de datos hasta un especialista en márketing digital.

La  capital catalana se está convirtiendo en uno de los hub tecnológicos de mayor relevancia en toda Europa, pero la brecha digital entre la oferta y la demanda de talento también crece año tras año de forma exponencial, un hecho que provoca una desaceleración en el proceso de digitalización y un fuerte incremento de los salarios de estos trabajadores.

Según un estudio publicado por Barcelona Digital Talent, la demanda de talento digital entre 2017 y 2019 se ha incrementado en Barcelona un 80%, mientras que la oferta de profesionales ha crecido únicamente un 23% (hasta los 77.000 actuales). “Un año después del inicio de la pandemia, el único sector que ha crecido en oferta de empleo, junto con el de la sanidad, ha sido el de la tecnología y el sector digital”, explica Jordi Arrufí, director de proyectos digitales del Mobile World Capital.

Según la Encuesta de población activa (EPA) de 2020, en Catalunya se crearon el 13% de los empleos (14.700 en total)  relacionados con el mundo TIC de toda España, mientras que en el conjunto del Estado la ocupación de este sector ha caído un 3%. No solo esto, sino que según Arrufí se calcula que Barcelona “podría absorber hasta 10.000 empleos más cada año” en un mercado que se encuentra en plena expansión y que sitúan a la ciudad como “el octavo hub tecnológico en términos absolutos del continente”.

Jordi Arrufí, director de proyectos de transformación digital del Mobile World Capital. ©MWC

En esta misma línea, el Foro Económico Mundial publicó recientemente que las nuevas profesiones digitales pasarán de representar el 7,8% actual al 13,5% en tan solo cinco años, lo que se traduce en la creación de casi 100 millones de nuevos roles que todavía no existen y están directamente relacionados con el proceso de transformación digital. “La falta de perfiles en el entorno digital existe desde hace más de 30 años, pero ahora la estamos sufriendo más que nunca”, explica David Monreal, consejero delegado y fundador del centro formativo Skylab Coders Academy.

La mayoría de los estudios concluyen que las posiciones de Full-Stack (desarrollo completo de la página web), Data Science (análisis de datos), diseñadores UX y UI (diseño de la experiencia del usuario cuando navega por una página web) y los especialistas en márketing digital son algunos de los perfiles más demandados por el mercado ahora mismo. “El perfil más buscado es el del programador que tiene nociones de diseño. Es por ello que muchos diseñadores han empezado a formarse en programación, especialmente en los bootcamps”, explica Francis Roy, profesor de diseño de producto en IEBS Business School.

La falta de mano de obra ha creado una importante inflación de los sueldos en los últimos años, lo que lleva a las empresas a experimentar verdaderas dificultades para cubrir este tipo de plazas. “Los salarios de estos perfiles se encuentran en pleno crecimiento año tras año debido a la escasez de personal”, explica Ignacio Hörmann, director de talento de la consultora internacional Multiplica, con sede en Barcelona. Las empresas que demandan estos perfiles no tienen suficiente con los mecanismos de contratación tradicionales, sino que deben realizar “una búsqueda mucho más proactiva con ofertas muy trabajadas”.

Se trata de perfiles, además, que no valoran únicamente el salario bruto, sino que deben captarse con alicientes que complementen la nómina a final de mes. “La flexibilidad horaria, la posibilidad de trabajar en distintos proyectos, la cuota del gimnasio o las clases de yoga son algunos de los beneficios que se ofrecen para atraer talento”, subraya Hörmann. Según el especialista en recursos humanos del ámbito digital, el verdadero reto “no es saber fichar sino lograr retener a un profesional a largo plazo en un mercado en el que hay una altísima rotación de personal”.

Alumnos de Skylab Coders, galardonado como el mejor bootcamp del mundo por Switchup. ©Skylab

Una de las ventajas competitivas más importantes de Barcelona respecto a sus rivales europeas es el sueldo medio que, aunque haya aumentado ostensiblemente, todavía queda lejos de otras sus principales competidoras. Según el Digital Talent Overview 2020, el sueldo medio de las profesiones digitales en Barcelona ronda los 37.510 euros brutos anuales, que todavía distan de los 46.559 euros de París, los 50.746 euros de Ámsterdam o los 73.206 euros de Londres. Madrid, en cambio, queda por detrás de la capital catalana con apenas 34.072 euros brutos al año.

La importante subida de los sueldos ha provocado que posiciones senior tengan una remuneración equiparable a la de los cargos directivos. “Hay posiciones que se acercan al 30% de incremento salarial en tan solo un año”, explica Inma González, directora de talento de la consultora Enzyme Advising Group. “La burbuja me recuerda mucho a la de las puntocom. Hay que ir con mucho cuidado, porque podría tener un efecto muy negativo en el encaje de la estructura de cualquier empresa”, concluye.

Formación disruptiva

Para suplir esta altísima demanda, las principales universidades ofrecen cada vez más másters y especializaciones en perfiles puramente digitales, como es el caso de la Universitat Politécnica de Catalunya (UPC), o el Institut de Formació Contínua IL3, de la Universitat de Barcelona. Recientemente, además, han aparecido los famosos bootcamps, un modelo docente nacido en los Estados Unidos que consiste en desarrollar una serie de habilidades profesionales relacionadas con el mundo digital en poco tiempo.

“En cuatro meses un alumno sale de la escuela sabiendo programar”, explica Jared Gil, consejero delegado y cofundador de Nuclio Digital School, un bootcamp de formación de perfiles tecnológicos que recibió el Premio Excelencia Educativa 2021 al mejor centro de educación digital. Según Gil, hay alumnos que, sin necesidad de tener formación previa en el ámbito científico o matemático, “acaban encontrando trabajo como programadores o diseñadores de experiencia de usuario”.

Jóvenes formándose en la Nuclio Digital School de Barcelona. ©Nuclio

La proliferación de bootcamps en los últimos años e incluso meses no ha sido suficiente para satisfacer la demanda, llegando tan solo a la cifra de 6.000 titulados en toda España en 2020.  “Para formar a buenos profesionales debes tener a los mejores profesores, y para ello también debes ofrecer un sueldo atractivo”, indica Monreal, fundador de Skylab, un bootcamp que nació en Barcelona y que ha sido galardonado por Switchup como el mejor bootcamp del mundo en 2021. En este sentido, la burbuja de los sueldos también se traspasa al profesorado de estos centro formativos.

Brecha de género sin precedentes

No todo son buenas noticias en el mundo digital y es que, entre otros, todavía queda un largo camino por recorrer en la cuestión de género. Según un informe de Talent Up, tan solo el 26,5% de los profesionales digitales de Barcelona son mujeres (la mediana europea es del 25,1%), lo que evidencia una profunda disparidad de género a pesar de ser posiciones de reciente creación. “Es muy difícil atraer talento femenino”, subraya Inma González, quien explica que ahora “hay incluso menos mujeres que cuando yo empecé a trabajar hace 27 años”.

La única posición en la que se puede encontrar una cierta equidad es en el diseño de experiencia de usuario (UX y UI), con un 51% de mujeres. No obstante, el porcentaje se desploma hasta el 29% en la siguiente posición (inteligencia de negocio), y así de forma exponencial en el resto. Existen algunas iniciativas en Barcelona, como All Women Tech, que se dedican exclusivamente a la formación de mujeres profesionales del mundo digital, con personal docente también femenino.

El objetivo es revertir unos datos que todavía son más graves si nos fijamos en las ratios de estudiantes, donde las mujeres representan tan solo el 20% del alumnado, y todavía más en los puestos directivos, ocupados solo por mujeres en uno de cada diez casos.

Parc Tecnològic de Barcelona Activa
El Parc Tecnològic de Barcelona Activa desarrolla talento vinculado a la tecnología. © Mònica Moreno