Nicolás Manrique y Nicolás Araujo, cofundadores de Psquared.

Inversores americanos financian con 40 millones a la ‘proptech’ catalana Psquared

La empresa busca espacios en desuso para transformarlos en oficinas

Psquared ha captado 40 millones de euros de un grupo de family offices de Estados Unidos, Argentina y Uruguay para impulsar su plan de crecimiento en Barcelona, centrado en la búsqueda de espacios arquitectónicos “únicos” para transformarlos en lugares de trabajo adaptados a las nuevas necesidades de las empresas.

Cofundada en Barcelona por Nicolás Manrique y Nicolás Araujo, Psquared ya levantó dos millones a comienzos de año en una ronda liderada por el fondo norteamericano Inn Capital  y se ha propuesto “recuperar espacios distintivos de la ciudad, para reciclarlos y retransformarlos en espacios de trabajo centrados en el talento y adaptados a la nueva realidad”.

La compañía busca edificios abandonados, antiguas fábricas, parkings y otro tipo de inmuebles en desuso para volverlos a incorporar al circuito inmobiliario transformándolos en oficinas. “Estamos covencidos de que podemos desarrollar muchos más [email protected] en Barcelona. Se trata de transformar metros cuadrados en metros Psquared, es decir, en espacios híbridos en los que el talento adora trabajar, joyas de la arquitectura histórica de la ciudad que vuelven a la vida”, explica Manrique, con más de 12 años de experiencia en el sector inmobiliario y de la construcción y cofundador de Estudio Cuervo.

Uno de los edificios que está transformando Psquared es The Haus, en la calle Roger de Flor. La proptech también invertrirá seis millones en un edificio entero de 1.885 metros cuadrados en Poblenou que tendrá capacidad para 240 personas. El objetivo de la empresa es crear una cartera de oficinas flexibles para un total de 3.000 trabajadores, desde los mil a los cinco mil metros cuadrados.