El proyecto Vascovid para tratar a pacientes con covid-19, liderado por el ICFO.

El ICFO se alía con hospitales para potenciar el uso de la fotónica en la medicina

Nace la Red Fotónica Médica de Barcelona con la voluntad de promover líneas de investigación que encuentren nuevas aplicaciones de esta ciencia en el campo de la salud. Entre las iniciativas que desarrollará destaca la organización de un evento anual en Barcelona para difundir el conocimiento de esta área de investigación.

Los microvasos sanguíneos se encargan de transportar el oxígeno por todo el cuerpo y resultan muy útiles para analizar cómo se encuentra un paciente con covid-19. Así lo ha demostrado el Institut de Ciències Fotòniques (ICFO) en el proyecto Vascovid, que usa rayos infrarrojos para analizar biomarcadors como el flujo sanguíneo o la oxigenación de los microvasos sanguíneos, que son muy representativos del estado de los enfermos con coronavirus. Estos indicadores permiten clasificarlos según su gravedad, aplicando tratamientos específicos en cada caso; monitorizarlos en tiempo real y de una manera no invasiva, y evaluar cuando ya no necesitan la ayuda de la respiración artificial.

El proyecto se pudo desarrollar gracias a las relaciones que desde hace tiempos el ICFO ha ido tejiendo con médicos de todo el mundo y, en especial, del área de Barcelona, para el desarrollo de tecnologías fotónicas con uso clínico. La fotónica, la ciencia que estudia la luz, tiene múltiples aplicaciones en ámbitos muy diversos y la salud es uno de ellos, gracias a su versatilidad, precisión y naturaleza no invasiva. Cada vez más, la fotónica está ejerciendo un papel más importante en las técnicas y prácticas médicas y ya se considera una tecnología clave en la atención sanitaria en Europa. Por ejemplo, puede servir para el diagnóstico, control y pronóstico de enfermedades con el uso de láseres o luces infrarrojas.


Es por todo esto que el centro de investigación liderado por Lluís Torner ha dado un paso más para potenciar la investigación y el desarrollo (I+D) sobre la aplicación sanitaria de la fotónica, y ha impulsado la creación de la Red Fotónica Médica de Barcelona de la mano de ocho instituciones sanitarias y sus respectivos institutos de investigación, con la voluntad de unir fuerzas para posicionar las tecnologías fotónicas en la vanguardia de la actividad hospitalaria y generar más casos de éxito como el de Vascovid.

Esta nueva alianza tiene que servir para consolidar y ampliar el alcance y el impacto del trabajo que el ICFO y diferentes hospitales y profesionales han ido desarrollando en la última década. Según explica la coordinadora del Programa Luz para la Salud del ICFO, Ariadna Martínez, los proyectos que se han ido impulsando hasta ahora se han basado en las relaciones que han ido surgiendo con determinados profesionales y se han centrado en cuestiones concretas. Sin embargo, Martínez remarca que ahora se ha establecido un acuerdo marco que permitirá estandarizar estos contactos y hacerlos con más facilidad, además de fomentar la participación conjunta en iniciativas y proyectos internacionales.

Martínez agrega que la nueva red también permitirá agilizar los trámites para llevar a los hospitales las soluciones que se desarrollan en los laboratorios y tener acceso a un universo más grande y variado de pacientes para hacer pruebas y estudios. Otro impacto que se espera que pueda tener es en el desarrollo de herramientas médicas innovadoras, que se podrán aplicar en pacientes de todas las edades y en especialidades diversas, como la pediatría, la oncología, el envejecimiento y la neurología.

Inicialmente, la Red Fotónica Médica de Barcelona está integrada por  la Fundació Institut de Recerca de l’Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, el Institut d’Investigació Biomèdica Sant Pau, el Hospital Clínic de Barcelona, el Institut d’Investigacions Biomèdiques August Pi i Sunyer (IDIBAPS), el Hospital Sant Joan de Déu, el Hospital Universitari Vall d’Hebron, el Vall d’Hebron Institut de Recerca (VHIR), el Institut d’Investigació Oncològica de Vall d’Hebron (VHIO), el Institut d’Investigació i Innovació Parc Taulí, el Institut d’Investigació en Ciències de la Salut Germans Trias i Pujol, el Parc Sanitari Pere Virgili, y la Fundació Institut Hospital del Mar d’Investigacions Mèdiques (IMIM).

La pediatría es una de las especialidades médicas en las que el ICFO aplica sus tecnologías.

Barcelona, capital de la fotónica médica una vez al año

El entendimiento promovido por el ICFO contempla la organización una vez al año de un evento en Barcelona que reúna expertos locales e internacionales para debatir sobre la aplicación de la fotónica en la medicina. Como con el impulso de la Red Fotónica Médica de Barcelona, este encuentro servirá para generar un foro en que esta cuestión sea la protagonista, dar visibilidad al talento que hay en la ciudad y fomentar nuevas alianzas.

Sobre la convocatoria de este año, Martínez detalla que se centrará en las soluciones que puede aportar la fotónica a la neurología y la atención a pacientes neurocríticos. Desde el ICFO, trabajan con la idea de celebrarlo entre los meses de junio y julio, pero están abiertos a atrasarlo para que se pueda hacer de forma presencial.

El encuentro de este año que impulsará la nueva red se centrará en las soluciones que puede aportar la fotónica a la neurología y la atención a pacientes neurocríticos.