Imagen © Joe Dolman. Fuente: https://www.joedolman.co.uk/

Joe Dolman, la sensible madurez de una joven voz

El joven Joe Dolman tiene una capacidad innata para componer piezas con armonías cautivadoras. A sus 22 años rezuma tanta inocencia como madurez. ¡Qué tiemble Ed Sheeran! Su debut en España lo propicia el festival Músiques Sensibles de Barcelona, en el Petit Palau (Palau de la Música), este sábado 10 de noviembre. Es el ciclo natural si uno se detiene en canciones como Close to home y su impactante videoclip sobre la dureza de las enfermedades mentales

Con un simple rasgueo de su inseparable guitarra acústica ya capta tu atención. Y cuando llega el magnético gancho (por la izquierda, que es zurdo) de sus melódicas canciones…, estás atrapado. El joven Joe Dolman tiene una capacidad innata para componer piezas con armonías cautivadoras. A sus 22 años rezuma tanta inocencia como madurez. ¡Qué tiemble Ed Sheeran! Su debut en España lo propicia el festival Músiques Sensibles de Barcelona, en el Petit Palau (Palau de la Música), el sábado 10 de noviembre. Es el ciclo natural si uno se detiene en canciones como Close to home y su impactante videoclip sobre la dureza de las enfermedades mentales. Otra pieza clave de su cancionero es Something beautiful, en la que describe lo difícil que es construirse una carrera sólida en la industria musical, y la de veces que necesitas de alguien que te ayude.

Los primeros pinitos de Joe Dolman se remontan a cuando era un chiquillo de primaria que quería hacer feliz a su abuela irlandesa y aprendió a tocar canciones tradicionales con la mandolina y la flauta típica del país (tin whistle). Fue tener por fin una guitarra y a los pocos minutos estar tocando Here comes the sun de los Beatles, gracias a un tutorial de YouTube. Y con 14 años decidió foguearse en pubs y en la calle haciendo covers.

Sin contar la afición musical de tu abuela, ¿hay antecedentes artísticos en tu familia?

JD: Mi madre sabe cantar, pero nadie en casa estudió música ni la eligió como carrera.

¿Cuál fue tu primera composición? ¿Recuerdas a quién se la mostraste y cómo reaccionó?

JD: Pues… no consigo acordarme del título de la primera canción que escribí. Lo que no olvido es que se la enseñé a un amigo del colegio y lo que me dijo: que era una porquería. ¡Y estaba en lo cierto! Desde entonces siempre intento mejorar mi arte [risas].

Tu precocidad es evidente. En el 2014 ya te enfrentaste a una multitud, en el gran escenario del Hyde Park. ¿Cómo recuerdas la experiencia?

JD: Fue increíble tocar ante tanta gente teniendo tan pocos años. Sí, lo disfruté muchísimo. Y fue inspirador: me animó a seguir luchando por mis sueños, a intentar alcanzar el éxito.

 ¿Te molestan las comparaciones? Porque muchos mencionan tu nombre y rápidamente recurren a artistas como James Bay, Passenger, Lewis Watson, Damien Rice…

JD: Estoy encantado de que me comparen con cualquiera de ellos. ¡Son fantásticos! Todo el mundo encuentra similitudes en el mundo de la música, así que no solo no me quejo, sino que lo tomo como un cumplido.

¿Qué es lo que veremos en Barcelona? ¿Qué repertorio y con qué formación vienes?

JD: Cantaré mis propias canciones con mi guitarra acústica. Podéis esperar piezas que hablan de amor, de sueños… y que espero que coreéis conmigo.

¿Qué sabes del público de aquí?

JD: Será la primera vez que actúe en España así que poca cosa. Eso sí, estoy seguro de que será un auténtico placer.

El festival que te ha invitado, Músiques Sensibles, destina un 10% de la recaudación a entidades sin ánimo de lucro, algunas de las cuales velan por la integración y el bienestar de los enfermos mentales. Lo digo porque una de tus mejores piezas, Close to home, trata a ritmo de pop un tema que muy pocos artistas se atreven a abordar. Y tú lo haces en el videoclip de manera transgeneracional y sin tapujos. ¿Cómo nació esta composición?

JD: Antes de nada pensé en el título de la canción, y luego en lo que significa estar cerca de casa. Mi madre trabajó en una residencia de ancianos y cuidó a muchos pacientes con demencia, afectados de alzheimer… E intenté escribir la letra desde su perspectiva.

Es habitual que Joe Dolman presente la canción relatando que al salir del colegio y de la universidad iba a recoger al trabajo a su madre y hablaba con los ancianos con demencia senil. Y que uno de ellos le decía que no podía entender por qué estaba en esa casa; que la atención que él recibía se la merecía otra persona, no él.

Has publicado dos epés de forma independiente y aun así has conseguido estar en el top 10 de listas de éxitos del Reino Unido y de EEUU. ¿Cómo valoras tal hazaña?

JD: Pues aún estoy alucinando. Y, sobre todo, muy agradecido de que mi música cuente con este apoyo.

Con el apoyo del público y de emisoras como BBC Radio 1…

JD: Sí, la BBC tiene un gran proyecto para ayudar a artistas emergentes. Y tuve la suerte de que mi canción fuera escogida para sonar en la radio de la BBC en el programa de Huw Stephens.

Uno de tus epés, Live at All Saints Church, lo grabaste en directo dentro de una iglesia (el título da más que pistas). ¿Cómo surgió la idea? ¿Eres católico?

JD: Sí, soy católico y fui a un colegio e instituto católicos.  Siempre he pensado que las iglesias son edificios preciosos y que propician grabaciones con un sonido acústico fantástico. Además, se crea una atmósfera muy especial y la manera de disfrutar del concierto es distinta para todos.

De la iglesia al púlpito de las redes sociales, que usas con asiduidad y con atino. Es habitual que la gente te bendiga con todo tipo de preguntas durante, por ejemplo, tus Insta Live. ¿Qué es lo más mágico de estas herramientas del siglo XXI?

JD: Me encanta poder conectar y hablar con gente de todo el mundo pulsando tan solo un botón. Me gusta entablar conversaciones con los fans y conocer sus opiniones. De hecho, podría estar todo el día hablando con ellos. Y no solo esto: he conocido a mucha gente increíble gracias a compartir mi música online.

La mejor baza de Joe Dolman son sus directos, así que más allá de verle tras la pantalla os recomiendo que no os perdáis sus actuaciones. Y quedaros con su nombre. Podréis decir ‘yo vi a Joe antes de que fuera una estrella’.