Pere Aragonès
El vicepresidente y conseller d'Economia i Hisenda, Pere Aragonès.

El Govern inyecta más de 600 millones para trabajadores en ERTE, autónomos y pequeñas empresas

El ejecutivo catalán presenta un nuevo paquete de ayudas para apoyar a los colectivos más afectados por la crisis provocada por la covid-19

La pandemia está provocando una grave crisis económica, con una especial incidencia en actividades como la restauración y la hostelería. Estos sectores son en los que el Govern está intentando poner más atención, con varias líneas de ayuda que quieren paliar los efectos de las restricciones y la caída de la facturación.

Para este trimestre, el ejecutivo catalán acaba de aprobar un nuevo paquete de ayudas directas, por un importe de 618 millones de euros. Los principales destinatarios de este nuevo paquete serán los trabajadores en expedientes de regulación temporal de ocupación (ERTE), los trabajadores autónomos y las micro y pequeñas empresas. Desde el inicio de la pandemia, el Govern ha inyectado un total de 877 millones de euros, a través de ayudas directas a empresas.


En primer lugar, el Govern ha creado una ayuda de como mínimo 600 euros para los trabajadores en ERTE que tengan unos ingresos bajos. Se destinarán 105 millones de euros, con la previsión de llegar aproximadamente a los 175.000 empleados que actualmente están incluidos en expedientes temporales.

Los trabajadores en ERTE también podrán optar a cursos de formación, que les tendrán que servir para acreditar su experiencia laboral y ayudarlos en una posible reorientación y recalificación de su carrera. Unos 25 millones de euros irán a las ayudas a la formación, que tendrán que beneficiar a 10.000 empleados.

Asimismo, se apoyará a las empresas que tienen a trabajadores en ERTE, con el objetivo de mantener el máximo número de puestos de trabajo. Aquellas compañías con una plantilla de menos de 50 trabajadores y una facturación inferior a los 10 millones de euros podrán pedir esta ayuda, de 2.000 euros por trabajador a jornada completa en situación de ERTE y con un máximo de 30.000 euros por empresa. En total, se dedicarán 208 millones de euros, que permitirán cubrir a todos los trabajadores en ERTE de las 104.000 micro y pequeñas empresas catalanas. Las empresas que opten a esta ayuda tendrán que mantener el puesto de los trabajadores hasta finales de 2021 y deberán devolver toda la subvención en caso de incumplimiento.

Por último, el Ejecutivo catalán reeditará la ayuda de 2.000 euros para los trabajadores autónomos, utilizando el nuevo sistema de adjudicación aprobado después del colapso del sistema informático que se produjo en noviembre. Se espera que beneficie a unos 140.000 trabajadores autónomos, con un presupuesto total de 280 millones de euros.