LA 'BIG BAND' LOCOMOTORA NEGRA Arrastra a una masa de público fiel año tras año.

La libertad del Jazz

La 52 edición del Voll-Damm Barcelona Jazz Festival mantiene un atractivo surtido de conciertos, con artistas consagrados y jóvenes influyentes, a pesar de la eventual modificación del calendario por causas de fuerza mayor.
S

i un género musical desataca por su apertura de miras, por la libertad casi infinita con que evoluciona y se fusiona con otras tradiciones y estilos, este es el Jazz. En formato minimalista, con un instrumento solo, o con un despliegue prácticamente orquestal, ha explorado y sigue explorando las posibilidades expresivas, desde las culturas primigenias a las formas más sofisticadas de experimentación. Se cuenta que Miles Davis invitó a John Coltrane a que no se preocupara por errar una nota. Cuando a él le sucedía —explicó— lo que hacía era repetir la supuesta nota “falsa”, con lo que la misma noción de error desaparecía, en la construcción de un discurso ya improvisado, genuino, libre.

El Voll-Damm Barcelona Jazz Festival, que en la presente edición se extenderá probablemente más allá de enero de 2021 —debido al obligado aplazamiento de conciertos, informan los organizadores— es uno de los eventos culturales de referencia en la escena musical, desde hace décadas. En Barcelona han tocado Thelonius Monk, Sonny Rollins, y Bill Evans. Siguen pasando por los escenarios de la ciudad, en el marco del Festival, algunos de los principales artistas internacionales. La edición 52 cuenta con nombres como el de Brad Mehldau, pianista polifacético, que el 4 de noviembre —todas estas fechas están ahora en el aire o sujetas a confirmación— tocará en el Palau de la Música Catalana a solas —no de sus formatos predilectos— después de su última visita como solista y compositor con la Orquestra Simfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya, hace dos años.

Brad Mehldau, pianista polifacético, que el 4 de noviembre tocará en el Palau de la Música Catalana.

Otro de los grandes nombres que se darán cita en el Palau es Ute Lemper, en quien se quiso ver a la nueva Marlene Dietrich. En el espectáculo del 6 de noviembre revelará musicalmente la conversación mantenida con la diva alemana, reconocida por la característica estética de cabaret, y que hizo carrera del otro lado del océano Atlántico, “una conversación telefónica de tres horas —precisan los organizadores— que Lemper recupera ahora para construir un concierto antológico en el que nos recuerda a la inolvidable voz de Lili Marleen”. En el espectáculo titulado Rendez-vous with Marlene, la cantante será acompañada por un conjunto formado por batería, bajo, piano y también violín.

Pero no sólo artistas internacionalmente consagrados intervienen en el Festival, sino que creadores tan activos e inquietos como Marco Mezquida, presente en diferentes proyectos de calado (es responsable, por ejemplo, de la banda sonora de la obra de teatro El combat del segle, de Denise Duncan, actualmente en la sala Beckett), que como intérprete demuestra un sosiego pasmoso frente a su piano y un encantador savoir-faire en sus alocuciones, micro en mano. En All about Marco el pianista menorquín interactuará con tres formaciones de músicos distintas. Un espectáculo en que interpretará las piezas Talismán y Beethoven Collage, cerrándose el tríptico con la colaboración del reputado guitarrista flamenco Juan Gómez “Chicuelo”. Actuará asimismo el 21 de noviembre acompañado por saxo y batería —su proyecto MAP— junto a la Banda Municipal de Barcelona, en el Auditori de Barcelona.

Sílvia Pérez Cruz, «Retrat d’Artista»

Una voz inconfundible y carismática, que la temporada pasada cantó con Mezquida, intervendrá por partida triple, siendo en la presente la artista destacada, de quien se esbozará un retrato fidedigno. Junto al contrabajista Javier Colina en la Sala Barts, el 29 de octubre, ya ha agotado las entradas. A solas con una guitarra, el concierto titulado Farsa —su segunda intervención— tendrá lugar en el Palau de la Música, el 11 de noviembre. Un concierto muy recomendable, por el clima intimista que se espera, y que permitirá a la cantante mostrar sus creaciones más personales. Una tercera actuación de Sílvia Pérez Cruz, venerada por público y crítica, tendrá lugar el 11 de diciembre en el Gran Teatre del Liceu junto a la Farsa Circus Band, para poner música ya no tan minimalista a aquel proyecto suyo, que interrelaciona diferentes artes.

 

La fusión y el diálogo entre géneros, tan característico del Jazz, da pie —en el marco del Festival— a un número de artistas de primer nivel procedentes del mundo flamenco. Cabe destacar, en este sentido, varios conciertos. Como, por ejemplo, el de Vicente Amigo, el 13 de noviembre en el Palau de la Música Catalana, a quien Pat Metheny —recuerdan los organizadores— definió sin reparos como “el mejor guitarrista del mundo”. En el mismo escenario, una semana después, actuará Tomatito, formando un sexteto, con palmas y baile por parte de los artistas convocados. El genuino aire flamenco se presenciará asimismo en el concierto de Miguel Poveda el 2 de diciembre. Un clásico del Festival que no deja de evolucionar su propio lenguaje artístico, y de quien se ha escrito: “¿Hasta dónde llegará Miguel Poveda? Sin duda el cantaor más dotado de su generación, capaz de cantar flamenco, copla y poemas catalanes, y de emocionarnos sin descanso”.

No podemos evitar la mención, asimismo, del concierto de una pareja de artistas de trayectoria reconocida, la formada por Martirio y Chano Domínguez, que actuará en el Auditori de Sant Cugat, donde también podrá escucharse al conjunto gospel The Golden Gate Quartet. Otros conciertos a tener muy en cuenta son el que reúne al mítico Carles Benavent, Tino di Geraldo y Jorge Pardo; el concierto protagonizado por la pianista Marta Sánchez y el trompetista Ralph Alessi; o el de Tori Sparks, que podrá verse asimismo en streaming. Hasta las últimas fechas, en enero de 2021, se han programado eventos de gran interés, que culminan con la presencia de la muy celebrada Andrea Motis con Randy Greer, y la para muchos ineludible Locomotora Negra, big band que año tras año —¡y ya van 50!— arrastra a una masa de público fiel. Más libre y necesario que nunca, se pondrá cierre a un Voll-Damm Barcelona Jazz Festival inaugurado el 28 de octubre, con la Sanación de María José Llergo. Un espectáculo en que flamenco y música electrónica se retroalimentan, ratificando —una vez más— la ausencia de fronteras creativas.