El nuevo edificio corporativo de Mango.

Mango invierte 42 millones en su sede corporativa para atraer talento

El grupo textil catalán construye un nuevo edificio de oficinas de 20.000 metros cuadrados y transforma su sede de Palau-solità i Plegamans (Barcelona) en un campus destinado a atraer talento y a potenciar el proceso de transformación de la compañía

Mango ha anunciado una inversión de 42 millones de euros en su cuartel general, que ha rebautizado como Campus Mango y que pasará a contar con una superficie de 93.400 metros cuadrados. La mitad de este presupuesto ya se ha ejecutado con la renovación de los edificios actuales, entre los que se incluye El Hangar, el centro de diseño del grupo liderado por Isak Andic. El resto de la inversión se destinará a la construcción de un nuevo edificio corporativo destinado a oficinas. Este nuevo inmueble dispondrá de una superficie de 20.000 metros cuadrados y empezará a construirse a finales de 2021, con el reto de que el Campus Mango esté plenamente operativo en 2024.

Según el consejero delegado de Mango, Toni Ruiz, el concepto Campus Mango nace con la vocación de convertir a la sede central de la empresa “en un motor de cambio para la organización”, inmersa no solo en el reto que implica el impacto de la covid, sino también en la necesidad de transformar la empresa para adaptarla al auge del comercio electrónico, a los requerimientos de sostenibilidad  y a los nuevos hábitos de compra y consumo de moda.

“Queremos promover un nuevo modelo de trabajo que permita a todos nuestros colaboradores trabajar de acuerdo con la estrategia de poner en el centro al cliente, una filosofía que debe regir todas nuestras decisiones e iniciativas”, explica Ruiz. Según el ejecutivo, el Campus Mango “servirá de pasarela para atraer el talento tanto nacional como internacional y potenciarlo mediante las herramientas óptimas que necesiten los profesionales para realizar su trabajo, tanto a través del diseño de los espacios como de la dotación de las últimas tecnologías”.

Toni Ruiz, consejero delegado de Mango.

Desde Palau-solità i Plegamans, Mango diseña cada año más de 18.000 prendas y accesorios que comercializa tanto online como a través de la red de tiendas que tiene en 110 países. La compañía, de capital 100% familiar, ha instalado también recientemente un centro de innovación en el distrito [email protected] de Barcelona destinado a facilitar la atracción de talento, especialmente en el ámbito del comercio electrónico.

Nuevo almacén para comercio electrónico en Lliçà d’Amunt

Junto a las personas, la otra gran prioridad de Mango ha sido siempre la logística. En este ámbito, la cadena textil ha acometido una inversión multimillonaria en un macro centro logístico ubicado en Lliçà d’Amunt (Barcelona) y donde ha centralizado toda su operativa en España. Según Modaes.es, este complejo recibirá ahora una inversión adicional de 35 millones de euros para ejecutar una nueva ampliación de 90.000 metros cuadrados que se sumará a los 180.000 metros cuadrados actuales. Este nuevo edificio, que se alzará en una parcela contigua al complejo actual y que ya estaba previsto en el proyecto inicial, se destinará a centralizar la preparación y expedición de todos los pedidos que Mango recibe online en 80 mercados. Esta actividad la realiza actualmente desde Palau-Solità.

En 2019, último ejercicio con datos disponibles, Mango facturó 2.374 millones de euros, un 6% más; el 24% de esta cifra fue generada ya por el e-commerce. Tras tres años en pérdidas por el proceso de reestructuración, en 2019 el grupo regresó a los beneficios, con unas ganancias de 21 millones y un ebitda de 194 millones (+43,7%).