Los platillos más representativos de Mundana es Mou. © Marc Martín

Doce restaurantes gourmet para disfrutar en casa los próximos 15 días

Seguir apoyando al sector de la hostelería es posible gracias a los esfuerzos que están realizando los restaurantes para trasladar su experiencia gastronómica a los hogares de sus clientes. Mundana es Mou, Hawker 45 o Sasha Bar se han puesto las pilas con el servicio de 'delivery', mientras que proliferan las propuestas nacidas para ofrecer comida de calidad únicamente a domicilio, como Piel de Gallina, Traficantes de Harina o Al Grano.
E

l volumen de negocio del sector de la comida a domicilio se ha disparado este año como consecuencia de la pandemia, con cifras que indican un crecimiento de más de un 55%. Las restricciones de capacidad impuestas a los restaurantes o el cierre total decretado a partir de hoy y durante dos semanas en Catalunya ha propiciado también una diversificación en la oferta de delivery, destronando a las pizzas y a las hamburguesas como reinas de la comida a domicilio. Este amplio espectro permite comer en casa opciones sabrosas, saludables y de calidad para quienes no tienen tiempo de cocinar o simplemente no les gusta. Sin renunciar a disfrutar de buenos platos en la mesa y con la comodidad del consumo en casa.

La buena fritura, un bocado delicioso

Que el frito sea saludable depende del tipo de fritura que se aplica al alimento y sobre todo, del aceite que se usa. Salsas, especiados y demás condimentos transforman al simple frito en un manjar exquisito. Aunque estemos más acostumbrados al frito de pollo, la ternera gana muchos enteros.

La milanesa La Favortia, de La República. © Juan Vega

Piel de Gallina, Escalope Armando o La República lo tienen muy en cuenta. Así como Piel de Gallina juega con los octavos del pollo de l’Empordà, presentándolos con cinco sabores que tienen matices picantes o especiados en fritura crujiente, Escalope Armando o la República ofrecen dos caras de una misma moneda: escalope en el caso de Armando, y milanesa en el de La República. No dejan de ser dos recetas similares de ternera rebozada, pero sí con una oferta diferenciada. Escalope Armando tiene un potente caballo de batalla, los 40 centímetros de escalopa de ternera rebozada con delicada fritura en aceite de oliva, que se pueden coronar con huevo y trufa. La gracia de La República está en que la milanesa es como un lienzo en blanco al cual añadir ingredientes, creando combinaciones sabrosas.

De Piel de Gallina son interesantes tanto el pollo frito, que se sirve en contenedores de 6, 8 o 12 piezas con una ajustada relación calidad-precio como sus acompañamientos, como la mazorca de maíz con mantequilla de especias, el rábano daikon encurtido en mirin o el coleslaw. De Escalope Armando no se puede dejar de pedir el postre, el archiconocido pastel de queso de Fismuler, no en vano Armando es el proyecto de Santi y Nino Redruello, este último una de las tres almas pensantes del éxito de Fismuler.

Estas tres opciones con las cuales disfrutar de la buena fritura se pueden catar tanto en formato take away, servido desde sus respectivos restaurantes, como con el servicio delivery, realizando el pedido a través de sus webs propias.

Degustación de platos de Piel de Gallina. ©Allegra Theimer

Pizzas que enamoran

Ni todas las pizzas son buenas ni tampoco es fácil hacer una buena pizza en casa. Por ello, cuando apetece una pizza suculenta, es importante escoger bien dónde pedirla. No sólo tener en cuenta la variedad, creatividad o la calidad de sus ingredientes sino el cariño con el cual elaboran su masa. Que ésta sea de fermentación lenta, de un mínimo de 24 horas, es importante porque es la clave para que sea de buena digestión y no una pizza pesada.

La pizza Mick Jagger, de Traficantes de Harina. ©Alex Froloff

Tanto Traficantes de Harina como Gula Pizza Bar cumplen con esta regla sagrada de la fermentación y, en ambos proyectos, su masa se fermenta durante 24h. En Traficantes de Harina, aunque el nombre da para mucho juego, no se toman las pizzas en broma: abrieron sólo como delivery con el ánimo de servir las mejores pizzas de Barcelona con una sonrisa y ante el éxito, acaban de abrir un local en la calle Sagués, 16 (Sant Gervasi) para que sus parroquianos puedan ir a por ellas. De entre su variada carta, las imprescindibles son la pizza Mick Jagger —con costilla de cerdo desmechada, cheddar con queso de trufa negra, jalapeños, cinco pimientas y cebollino—, la Warhol —con butifarra de Girona, chorizo ibérico con toque picante, burrata de Puglia y chimichurri— o La Traficante, una excelente Margherita.

La pizza Fumata Blanca, de Gula Pizza Bar.

Gula Pizza Bar, en contraposición, es la reinvención del Gula Bar en pizzería gourmet. Un nuevo reto que afrontan el chef Martín Marchese y su socio también en el Santa Gula, Nacho Nuñez. El local de la Plaça de Narcís Oller, 3 sirve ahora deliciosas pizzas, horneadas en un potente horno eléctrico traído desde Italia. De entre las 11 opciones que proponen, todas ellas de corte italiano y con preeminencia de productos IGP y DOP italianos, destacan la  divertidas Llorona  —mozzarella fior di latte, scamorza affumicata, taleggio, gorgonzola, parmesano y cebolla— o la delicada Fumata Blanca —berenjena escalivada, anchoas, mozzarella fior di latte e idiazábal—.

Para realizar un pedido, se puede hacer por teléfono o a través de sus páginas web, aunque también existe la opción de recogerlo en el mismo local, por supuesto.

Cocinas del mundo, en casa

La internacionalización de las propuestas gastronómicas de Barcelona llega también a nuestras casas, con preeminencia de las cocinas asiáticas. Vietnam, Filipinas, China, India o incluso sus técnicas, sabores y especias en platillos creativos. Asia gusta, y mucho, pero no menos un clásico de la comida mejicana callejera, como los tacos y los nachos.

Disfrutar de la cocina del sureste asiático de Hawker 45, la vietnamita de Món Viêt o la creatividad de Mundana es Mou serán un acierto seguro. No sólo por calidad o por proponer platos que difícilmente podemos reproducir en casa si no somos cocinillas sino porque la participación del comensal es necesaria y divertida. Y está todo previsto para que estas experiencias sean para un mínimo de 2 personas.

Uramaki de tempura de aguacate con vieira y salmón de Noruega, uno de las sugerencias de Nomomoto.

En este sentido Hawker 45 propone unos interesantes Meal kits, o packs de comida, que llegan a domicilio con los ingredientes, salsas y preparaciones necesarias para armar el menú en casa. Siguiendo unas sencillas instrucciones, en poco tiempo se podrá servir a la mesa un tandoori de zanahorias, un laksa con pez mantequilla o un adobo filipino de costillas de cerdo. Mundana es Mou, la versión delivery del gastronómico pionero en Sants, La Mundana, sigue esa misma línea, llevando a nuestros domicilios sus hits como sus buns o los dados de carrilera con kimchi o el carpaccio de gamba roja. Platazos que requieren de la intervención del comensal sobretodo en el emplatado, un acto sencillo gracias al vídeo que cada packaging del plato enlaza a través de su propio QR. En ellos, Alain Guiard explica en menos de un minuto cómo triunfar en la mesa.

Rollito frito del Combo Roll de Món Viêt. ©Marta Amat

Menos trabajo, pero no por ello menos diversión, implican los menús de Món Viêt, que acercan sus platos más conocidos de especialidades vietnamitas en prácticos menú cerrados. El Combo Roll, por ejemplo, es una selección de sus rollitos fritos, frescos o al vapor, aunque bien seguro que su Pho (sopa de fideos con verduras frescas) es uno de sus platos más apreciados, con la llegada del frío.

El sushi, otro objeto de deseo, llega a casa gracias a Nomomoto, el formato delivery de los restaurantes del Grupo Nomo. Las bandejas de sushi, que van de las 10 hasta las 50 piezas, son una excelente opción para degustar sus especialidades elaboradas al momento, con una cobertura de reparto a toda la ciudad muy amplia.

Cuando el cuerpo pide tacos o nachos, Sasha Bar – No Hay Mañana nunca falla. Son dos platos que ofrecen una múltiple diversidad de sabores gracias a sus ingredientes. En ambos casos, la calidad de la tortilla o de la harina de maíz con la cual se elaboran, es clave para disfrutar de estos clásicos mejicanos. Y en Sasha esta premisa la cumplen a rajatabla. Buena prueba de ello son los nachos con salsa de queso trufada o los tacos Torrente —carne de costilla de cerdo marinada al horno a baja cocción con salsa BBQ y Jack Daniels— o el Pato Mareado —carne de pato rustida, verduras, vinagreta thai y hoisin–-. Deliciosos.

Todas estas propuestas se pueden disfrutar haciendo el pedido a través de sus propias páginas web, por teléfono o por sus respectivas cuentas de Instagram, sumando la posibilidad del take away.

El arroz de pies de cerdo y gamba roja de Al Grano. ©Lucy Querales

¡El arroz gusta!

El arroz es uno de los ingredientes estrella de nuestra dieta, tan versátil que protagoniza desde sabrosos arroces marineros a bowl saludables y ligeros. A riesgo de parecer Bubba en Forrest Gump enumerando las formas de cocinar las gambas, el arroz es además un producto nutritivo que a todo el mundo le gusta y, por suerte, podemos pedir a domicilio en variadas presentaciones.

La Swedish Salad de Enlagloria.

Arroz (y otros ingredientes) encontrarás en las solventes ensaladas de Enlagloria, pensadas para que en un único plato podamos ingerir de forma sabrosa verduras, proteínas vegetales o animales y cereales. El formato bowl es muy versátil y muy práctico para disfrutar en cualquier momento porque llega a casa en óptimas condiciones y permite comer de forma saludable. Además tiene muy en cuenta el balance nutricional en cada una de sus propuestas y cuenta con ingredientes de temporada, con lo que la variedad y la diversión con estos bowls de calidad está asegurada. Muy recomendable la Swedish Salad, con salmón, patatas tártara, rabanitos, encurtidos caseros y una salsa de estragón y mostaza. Enlagloria es una empresa fundada por la joven emprendedora barcelonesa Gloria Rodés, que empezó con un local en la calle Avenir, 66 (Sant Gervasi) y ahora acaba de instalarse también en el Eixample, en Provença, 209.

Desde hace poco, Al Grano sirve  diez propuestas de arroces con combinaciones de pescado, carne, vegetal o mar i muntanya muy sabrosas. Pioneros en el servicio de arroces a domicilio, éstos llegan en un paellero que el comensal puede retornar, con un reembolso de 2€, o bien se puede quedar. Escogiendo esta última opción, el packaging provee de las instrucciones para facilitar su limpieza y conservación. Imperdible el arroz de pies de cerdo con gamba roja, el de alcachofas con berenjena ahumada o el clásico que introdujo el restaurador Perellada: el arroz del senyoret.

Si apetece hacer un pedido, éste se puede hacer a través de sus páginas web, en sus cuentas de Instagram y por teléfono. Complementa la opción de recogerlo en la propia tienda.

Son solo doce opciones para que la riqueza y diversidad del tejido gastronómico de Barcelona entre por la puerta de nuestras casas y se siente en nuestras mesas para hacernos pasar un buen rato, además de contribuir con estos gestos a que la rueda del consumo siga girando.

Para ayudar a dar a conocer los restaurantes catalanes con servicio a domicilio o take away, la Acadèmia Catalana de Gastronomia i Nutrició acaba de poner en funcionamiento la plataforma Gastrocat Online.