Barcelona Cable Landing Station Colt Technology
La estación de cables de fibra óptica submarina impulsada por la empresa catalana AFR-IX telecom.

Colt Technology se instala en la nueva estación de cables submarinos

La multinacional británica es el primer cliente terrestre de la Barcelona Cable Landing Station, donde ya se ha anunciado la llegada de conexiones marinas por parte de compañías como Meta y DE-CIX

La Barcelona Cable Landing Station, estación de aterrizaje de cables submarinos de fibra óptica ubicada en Sant Adrià de Besòs, da los primeros pasos después de su puesta en marcha. Al anuncio del primer cable, impulsado por Meta, y el acuerdo con el operador DE-CIX, se suma la llegada del primer cliente terrestre de la estación, la multinacional británica Colt Technology Services, especializada en rutas terrestres de fibra óptica y en servicios de red y de voz de gran ancho de banda para empresas.

La compañía se instalará en Sant Adrià para conectar a la Barcelona Cable Landing Station con los principales hubs digitales de Europa, como París, Londres y Frankfurt, llegando a más de 1.000 centros de datos y 31.000 edificios, ubicados en 220 ciudades de unos treinta países de Europa, así como de Asia y de América del Norte. También servirá para proporcionar una ruta exprés terrestre a otras estaciones de aterrizaje de cables como Lisboa, Bilbao y Marsella.

Colt Technology ya estaba presente en la Península Ibérica, donde ha desplegado una red de fibra óptica, nodos y conexiones con data centers en ciudades como Barcelona, pero también Madrid, Bilbao y Lisboa. En la capital catalana, la empresa cuenta con 13 puntos de conexión a centros de datos que ahora añadirán uno más. La compañía londinense también ha trabajado con anterioridad con la propietaria de la estación de cables submarinos, la empresa catalana AFR-IX Telecom, operador de infraestructuras y telecomunicaciones que da acceso a Internet en más de 50 países africanos.

“Con la llegada de Colt, estamos seguros de que vendrán otros operadores. Las sinergias son muy importantes en este sector”, defiende Norman Albi, consejero delegado de AFR-IX. Además de clientes terrestres como Colt, la Barcelona Cable Landing Station tiene capacidad para acoger hasta ocho cables provenientes de África, el Mediterráneo y Asia. El tercero que se prevé es el Medusa, construido por la misma AFR-IX y Alcatel Submarine Networks (ASN), del grupo Nokia. Se espera que sea el más largo del Mediterráneo, con 8.700 kilómetros. Se prevé que la Barcelona Cable Landing Station rocé la plena capacidad de cara a 2027.

El puerto digital barcelonés es el segundo de estas características en España, después de otro situado en Bilbao. Con una inversión de 10 millones de euros, AFR-IX ha desarrollado unas instalaciones que podrán ser utilizadas por cualquier empresa de telecomunicaciones, operando como un gestor independiente que otorga la concesión de uso a terceros en régimen de alquiler.