Isabella Heseltine, fundadora del Grupo Isabella's.

Harry’s, la nueva propuesta gastronómica de Isabella Heseltine

Pese a la pandemia, el Grupo Isabella's acaba de inaugurar Harry's, un nuevo restaurante ubicado en el Passatge de la Concepció, en pleno centro de Barcelona. La empresa fundada por Isabella Heseltine ha reabierto también su edificio de apartamentos y prepara nuevas aperturas en Oporto y Madrid.
I

sabella Heseltine  viajó hace muchos años de Roma a Barcelona a ver un partido de fútbol y se quedó prendada de un barcelonés.  “Soy una apasionada de la comida. Siempre estaba cocinado con mis amigos y me decían que debía montar algo. Empecé a preparar platos en casa, los repartía a domicilio y en 2010 unos amigos me dieron la oportunidad de abrir Isabella’s en la calle Ganduxer”. Así de espontánea resume Heseltine sus primeros años en su ciudad de adopción.

Nos encontramos con ella en un caluroso día de septiembre de 2020. “Ahora llevo más años aquí que en Italia;  treinta y cuatro años”. La vida empresarial le sonríe y ha formado un gran equipo con su hijo Marco Garí. Trabajar con él dice que es lo mejor que le ha pasado: “Marco tiene 31 años y está en todas partes. Yo soy el poli bueno y él es el poli malo”.

Restaurante Isabella’s, en la calle Ganduxer.

Llamamos a Marco para que nos aclare cómo se trabaja en familia. “Yo llevo toda la dirección del grupo, soy el CEO y me ocupo de la expansión. Mi madre es el alma, lleva las relaciones públicas y se mete en la cocina. Los locales nuevos los elijo yo y cada restaurante es una sociedad independiente”. Empezaron con Isabella’s en la calle Ganduxer, después con Bella’s en la Diagonal y ahora Harry’s en el Passatge de la Concepció. “En 2018, cuando abrimos el Bella’s, entró como socio Harry Serra, que tiene el fondo de inversión Salomon 1965 y que también se ha sumado al proyecto de Harry’s”, aclara Garí.

 

“Estamos muy contentos porque el Harry’s se llena al mediodía y por la noche”

Este nuevo local se ha abierto en plena pandemia, todo un atrevimiento teniendo en cuenta el fuerte impacto que el Covid-19 está teniendo en el sector de la hostelería. “Estamos muy contentos porque el Harry’s se llena al mediodía y por la noche —celebra Isabella—. Teníamos que abrirlo el 13 de marzo y hemos tenido que retrasarlo a septiembre, pero la apertura ha sido fantástica”. Llena de vitalidad, la empresaria no se desvía del lema de sus restaurantes: profundo respeto por la comida italiana. “Llevábamos  un tiempo buscando local por debajo de la Diagonal y surgió esta oportunidad. Contratamos el proyecto de decoración a Mónica Colominas y Patrizia Cassarini, del Estudio Dalla Polvere, que tienen un estilo muy personal  y que consiguen crear ambientes muy acogedores”, explica la fundadora del grupo.

Interior del nuevo restaurante Harry’s.

Isabella insiste en que cada restaurante tiene su clientela y no quiere que se hagan competencia. “El Harry’s sería como si vas a un restaurante en Manhattan”, considera. Marco va un poco más allá y destaca “lo que buscamos es que todos nuestros locales tengan algo en común y que, a la vez, cada uno sea diferente: Harry’s está dirigido al público nacional y al turista de un cierto nivel. El cincuenta por ciento de la carta coincide con la de Isabella’s y la otra mitad son platos más premium, como una lubina exquisita o una oreja de elefante; pero siempre partimos de la cocina de mercado y de un producto bien elaborado”.

La ‘tagliata’, plato estrella de la casa 

Si hay un plato estrella en los restaurantes de Isabella ese es la tagliata de ternera. “Tengo un proveedor que no puedo desvelar —sonríe—, pero la gente viene a mis locales y pide la tagliata”. El corte, el aroma que desprenden las hierbas aromáticas y el punto exacto de cocción la hacen única. La oferta de pasta es muy variada: “Tenemos raviolis de trufa, pasta a la carbonara…”. Los productos llegan todos de Italia: “trabajamos con pasta Spada, Sapore d’Italia… y la mozarella y la burrata también son italianas. Tengo muy claro lo que me gusta y lo que no me gusta. Hoy en día es muy fácil hacer los pedidos y te sirven muy rápido”, explica la alma máter del grupo.

Uno de los platos de pasta del Harry’s.

Remar en tiempos de Covid

La pandemia arrasó con el sector de la restauración pero a Isabella no se le cayeron los anillos y algunos días llevaba ella misma, con su moto, los paquetes del takeaway de Isabella’s, el único de sus restaurantes que mantuvo la cocina abierta durante el confinamiento: “La gente se sorprendía, pero creo que es lo que teníamos que hacer, cuidar a nuestro cliente”, relata.

El Covid también se llevó por delante el boom hotelero. Y ahí también les pilló. El Grupo Isabella’s cuenta con un edificio de apartamentos que bautizó el 1 de marzo de 2020 como Isabella’s House y que, por fin, reabrió sus puertas el 4 de mayo con una afluencia considerable si se tiene en cuenta el bajón turístico que sufre Barcelona. “Compramos el edificio contiguo al restaurante Isabella’s, que ya era de apartamentos, algunos de ellos con terraza, y lo hemos redecorado al más puro estilo vintage. La mala suerte fue que nada más abrir tuvimos que cerrar”, lamenta.

Uno de los áticos del Isabella’s House.

Isabella’s House es un modelo de apartamento con servicio de hotel. “Ofrecemos servicio de habitaciones,  como la limpieza o el desayuno, y animamos a los clientes a que coman o cenen en el restaurante Isabella’s que tienen justo debajo”. El edificio está dividido un cincuenta por ciento para clientes de larga duración, de uno a doce meses, y la otra mitad para clientes que pasan sólo dos o tres días. “El público de larga estancia puede ser, por ejemplo, un cliente nacional que está haciendo obras en su casa o que viene a Barcelona a hacer un máster o a hacer compañía a un familiar ingresado en alguna clínica”. La oferta incluye veinticuatro apartamentos, cada uno de ellos con dos habitaciones, dos baños, cocina, comedor y salón, y mucha luz. La estrella del establecimiento son los dos áticos: de cien metros cada uno y una amplia terraza. Irresistibles.

“No nos podemos quejar porque tenemos varios apartamentos ocupados y ya estamos recibiendo turistas. Los primeros que han llegado son franceses y, por ejemplo, esos que están haciendo ahora el check out hablan en inglés; no sé de dónde son pero han pasado varios días aquí con su perro que es simpatiquísimo. Nosotros somos dog friendly”, explica Isabella durante la entrevista con The New Barcelona Post. Poco a poco el espíritu Isabella’s vuelve a brillar… pero aún hay más.

Las dos últimas sorpresas nos las desvela Marco Garí: “En noviembre abriremos un restaurante en Oporto que se llamará Valentina’s y estamos buscando ya un local en Madrid; nos gusta que todos tengan nombres de personas”, concluye.