Enrique Tomás y Christian Escribà., en una de las actividades gastronómicas del BNEW.

El “toque humano” a miles de kilómetros de distancia

Una de las frases que más se está repitiendo en los cinco escenarios de la Barcelona New Economy Week (BNEW) es que “toda crisis presenta oportunidades” que hay que saber encontrar y aprovechar. Y esto es, precisamente, lo que hizo el Consorci de la Zona Franca de Barcelona (CZFB) cuando se propuso organizar el evento en plena pandemia. El reto: ¿Cómo llevar a cabo un encuentro empresarial con más de diez mil asistentes de forma digital?
D

urante esta semana más de 350 ponentes han traído a Barcelona sus soluciones para hacer frente a la crisis de la Covid-19 en áreas como la logística, el comercio electrónico, el sector inmobiliario, la industria digital y las nuevas zonas económicas. Sin embargo, un evento siempre va más allá de las charlas o las mesas redondas y el networking y las actividades paralelas juegan un papel fundamental en el éxito del acontecimiento.

El BNEW se propuso trasladar ese contacto humano a una plataforma digital a través de una zona de networking que pudiera ayudar a los asistentes a forjar relaciones y posibles colaboraciones. Para ello, la potente plataforma digital, desarrollada por la consultoría tecnológica  SIRT, cuenta con un área en la que los usuarios pueden ponerse en contacto, a través de un chat y videollamadas, con los asistentes que más les interese.

De esta forma, a través del uso de Inteligencia Artificial, se cruzan los datos de todos los registrados para proponer los contactos más adecuados y unir así la oferta con la demanda. Con más de veinte mil interacciones durante los primeros días del evento, esta “innovadora” forma de hacer networking se está convirtiendo en uno de los grandes atractivos del BNEW. La directora general del CZFB, Blanca Sorigué, ha calificado este espacio de “tremendamente útil”, al asegurar que está dando pie a incontables “oportunidades de negocio globales” entre participantes de más de 100 países de todo el mundo.

Los asistentes también pueden entrar en el BVILLAGE, un ágora virtual que pretende ser un punto de encuentro para desarrollar nuevos proyectos. Así, 128 empresas y 52 startups nacionales e internacionales ocupan este “espacio de futuro” para conocerse, compartir ideas y generar nuevas oportunidades de negocio. Durante estos días, a través de un calendario automatizado, asistentes y empresas están concertando reuniones virtuales que les ayuden a compartir sinergias.

Uno de los objetivos del BNEW es también situar a Barcelona como ciudad puntera en el desarrollo de la nueva economía y las tendencias del futuro. Con el objetivo de trasladar el sabor mediterráneo de la urbe, el evento cuenta también con un canal específico para seguir un amplio programa de actividades culturales y gastronómicas. Así, el auditorio de la Casa Seat se ha convertido esta semana en una gran sala de conciertos por la que pasan artistas como Gwen Perry o la catalana Judit Nedderman.

Además, dentro de la propia Casa Seat, el restaurante Ametller Origen Mercat d’Autors,  junto al Mercat de la Boquería, acoge distintos showcookings de la mano de reconocidos profesionales como el empresario jamonero Enrique Tomás o el pastelero Christian Escribà.