David Casas Sosmatic
El fundador, propietario y director de Sosmatic, David Casas, en las oficinas centrales de la Calle Llacuna, en el [email protected]

Sosmatic, el manitas de la informática, da el salto a Estados Unidos

La compañía catalana, con un equipo de 470 personas, se ha convertido en un asistente permanente para resolver dudas y problemas que tienen particulares y empresas con el uso de sus dispositivos electrónicos en España, Colombia, Perú y México. La siguiente parada: Miami.

La empresa de servicios de soporte en el uso de la tecnología Sosmatic fue un puntal clave para muchos particulares y empresas durante la etapa de la pandemia con su ayuda para solucionar los problemas informáticos que se iban encontrando con la implantación repentina y forzosa del teletrabajo. La compañía catalana fue, pues, un proveedor esencial que puso de relieve una gama de servicios que lleva más de 20 años proporcionando en toda España.

El resultado ha sido un crecimiento exponencial del grupo en los últimos dos años para pasar de 130 a 470 personas —50 de las cuales trabajan desde la sede corporativa del [email protected]— y con un relevante ascenso del 36% en la facturación, que alcanzará los 15 millones de euros este 2022, según las previsiones.

La labor de Sosmatic no es otra que la de estar las 24 horas de los 365 días del año atendiendo y resolviendo las dudas y problemas que los usuarios tienen al utilizar sus dispositivos electrónicos (ordenadores, móviles, tabletas, televisiones inteligentes, videoconsolas…). De forma presencial o telemática, a través del teléfono, las redes sociales o por control remoto, un técnico informático descifra y soluciona la posible falta de capacitación tecnológica de un usuario. Un abanico de funciones que tuvieron que ampliar durante la pandemia para que empresas, empleados y profesionales adaptaran dispositivos y herramientas tecnológicas para poder pasar a trabajar desde casa.

La idea de “vender ayuda informática” y de crear este “asistente permanente” le surgió a David Casas a finales de los 90 cuando era responsable de soporte técnico en la compañía Intercom, un proveedor de Internet, y se dio cuenta de que muchos usuarios pedían ayuda en aspectos que nada tenían que ver con las infraestructuras, sino con el uso de la tecnología. “Me inspiré en el modelo de servicios que proporcionaba el RACC en el campo de la automoción y, con este planteamiento, dos socios y 300.000 pesetas (1.800 euros) que aportamos cada uno, creamos Sosmatic”, manifiesta el fundador y director y único accionista de la firma.

Ahora, 24 años más tarde, Sosmatic llega a miles de domicilios y empresas de España, Colombia, Perú y México, ya sea directamente a las pymes y conglomerados empresariales o como proveedor de servicios para particulares a través de las aseguradoras o entidades de prestación de servicios, como el propio RACC —que fue uno de los primeros clientes que dieron empuje a la compañía— y, posteriormente, la Univesitat Oberta de Catalunya (UOC), Parlem y Tech Barcelona, ​​entre otros.

La estrategia empresarial de Casas se ha basado en tres ejes: volumen de negocio, agilidad y flexibilidad, y talento humano, junto a una política de autofinanciación y reinversión de los beneficios. “Mi vocación como accionista único no es ganar dinero, sino hacer crecer a Sosmatic con clientes que nos pidan recurrencia y servicio diario, no proyectos puntuales”, explica Casas. Concreta también que no tiene “una hoja de ruta marcada para la expansión internacional”, porque el crecimiento viene de la mano de “los clientes que tenemos en España y que piden nuestros servicios para sus filiales o delegaciones”.

La covid ​​aceleró el crecimiento orgánico de la compañía y multiplicó por tres la plantilla

Así, en los últimos años, Sosmatic se ha establecido en Colombia —el mercado exterior más consolidado, con un equipo de 45 personas—, Perú y México, y está ultimando su llegada a Miami para finales de 2022 o principios de 2023. “Siempre que nos establecemos en un mercado nuevo lo hacemos de la mano de un socio local, normalmente con una compañía al 50%, y Estados Unidos no será una excepción: estamos cerrando un acuerdo con un empresario catalán establecido en Miami que encabezará un equipo de unas tres o, como máximo, cinco personas”.

Allí donde va, Sosmatic tiene cuatro líneas de negocio: particulares, pymes, cadenas de distribución —alimentación, moda y hostelería— y grandes corporaciones empresariales. Esto permite tener unas prestaciones estándar para todos los segmentos, pero también innovar en acciones de asistencia y capacitación digital más focalizadas.

David Casas Sosmatic
David Casas creó la compañía en 1998 con la idea de vender ayuda informática a particulares y empresas.

Ciberseguridad y herramientas colaborativas

Entre estas innovaciones se encuentra el programa que han diseñado desde la división de asistencia tecnología para el hogar dirigido específicamente a las personas mayores. “Son un colectivo vulnerable a los retos de los cambios tecnológicos y de los que se presupone unas habilidades que no siempre tienen y que necesitan para resolver muchas de sus gestiones diarias, como puede ser pedir cita previa para ir al médico, obtener un documento legal, gestionar sus cuentas bancarias, comprar una entrada para ir al teatro o al cine… multitud de aspectos”, remarca Casas.

Respecto a la demanda, David Casas aclara que la ciberseguridad es uno de los aspectos que más dolor de cabeza está dando a las pymes, “porque las grandes empresas ya llevan tiempo invirtiendo en esta área”. Es por ello, que desde Sosmatic están desarrollando un programa de servicios concretos, “sobre todo preventivos”, para actuar en este ámbito. Sin embargo, añade, “el teletrabajo ha fomentado el uso de herramientas colaborativas porque los usuarios necesitan compartir información que debe subirse a la nube y eso debe hacerse con garantías de accesibilidad y seguridad”.