Port de Barcelona
Vista aérea de contenedores en el Port de Barcelona.

Récord de tráfico de contenedores en el Port de Barcelona durante el primer semestre

El pasaje continúa siendo la actividad más afectada por la pandemia, pese a la reciente reanudación de la actividad crucerística

La actividad portuaria va superando poco a poco la crisis provocada por la pandemia. Así se constata en los resultados que ha obtenido la infraestructura barcelonesa durante el primer semestre de este 2021, periodo en el que ha registrado un récord histórico en el tráfico de contenedores, con 1,8 millones de unidades, un 31% más que hace un año. También está por encima de los 1,7 millones de 2019 —un 4,2%—. “Estamos en el camino de la recuperación”, ha defendido el presidente del Port de Barcelona, Damià Calvet, en la que ha sido su primera presentación de resultados.

Una recuperación que también se va trasladando al tráfico total, que se ha situado en los 32,7 millones de toneladas, casi un 17% más que durante los primeros seis meses de 2020, a pesar de que todavía está un 5% por debajo respecto a 2019. Esta cifra se explica por las tendencias negativas que están registrando algunos tráficos como los vehículos, los líquidos a granel y, especialmente, los pasajeros, según ha remarcado Calvet.

Concretamente, el tráfico de pasajeros continúa siendo el más afectado por la crisis de la covid, teniendo en cuenta la paralización que ha vivido la actividad crucerística hasta mediados de junio. La caída respecto al primer semestre de 2020 ha sido del 43,7%, con solo 240.904 pasajeros. Los ferris han sumado buena parte del pasaje, con un total de 238.054, y han crecido un 4%. Esta actividad, a diferencia de los cruceros, se retomó en junio de 2020 y se ha ido recuperando progresivamente.

En cuanto a los cruceros, no fue hasta el 26 de junio que arrancó la temporada, con la llegada del MSC Grandiosa. Otras navieras como Costa Cruceros y Royal Caribbean se han ido sumando a la reanudación, pero todavía se está lejos de las cifras prepandemia. De hecho, el Port de Barcelona calcula que solo recibirá entre 75 y 100 escalas de cruceros a lo largo de 2021, con unos 200.000 cruceristas a bordo.

Los ingresos del Port de Barcelona también van dejando atrás el shock de hace un año. Durante el primer semestre, se han recuperado en un 7% respecto a 2020, llegando hasta los 73,2 millones de euros. A pesar de esto, la cifra de negocio continúa siendo un 15% inferior si se compara con los resultados prepandemia. Asimismo, el resultado de explotación ha sido de 13 millones de euros, un 147% más que el obtenido durante los primeros seis meses de 2020, pero aún un 31% por debajo respecto a 2019.

El proyecto del Hermitage continúa enquistado

Una cuestión que Calvet ha heredado del anterior mandato ha sido el proyecto del Hermitage. Aún se está lejos de su resolución, después de que los promotores, el Port de Barcelona y el Ayuntamiento de Barcelona hayan presentado recursos cruzados para hacer valer sus respectivas posiciones. “Hay una voluntad de trabajar conjuntamente y encontrar soluciones”, ha asegurado Calvet, señalando que tanto el consistorio como el Port quieren dotar de usos culturales esta zona del litoral barcelonés, además de recalcar que siempre se puede dar marcha atrás en la presentación de recursos.