Junta bodegas Corpinnat
Socios y socias de las bodegas que integran Corpinnat.

Las bodegas de Corpinnat venden un 35% más de botellas y superan las cifras prepandemia

La marca colectiva de vinos espumosos que agrupa a firmas como Recaredo, Nadal, Torelló, Llopart y Gramona comercializó 2,3 millones de botellas en 2021, con un precio medio de 17,35 euros y un período de crianza de más de 30 meses en el 83% de la producción

Satisfacción entre las once empresas productoras que forman parte de la marca colectiva europea de vinos espumosos de calidad Corpinnat. Tras la marcada caída de pedidos provocada por la pandemia en 2020, las ventas del sector del vino se recuperaron con fuerza en 2021 como consecuencia de la reapertura de la restauración, con un crecimiento del volumen de botellas comercializadas del 35%, hasta 2,3 millones de unidades.

Superior ha sido el crecimiento en valor, es decir, las botellas se han vendido a un mayor precio, ya que la facturación ha crecido un 37,5%, con 23,1 millones de euros. Concretamente, el precio medio de cada botella Corpinnat se situó el pasado año en los 17,35 euros, un 2% más. Si se compara con 2019, el balance del ejercicio también es muy positivo porque se han superado los niveles prepandemia, con un incremento del 5% en número de botellas y del 12% en facturación.

El presidente de Corpinnat, Ton Mata, propietario de la bodega Recaredo, ha dado a conocer este lunes las cifras a falta de un mes para celebrar el cuarto aniversario del nacimiento de la Asociación de Viticultores y Elaboradores Corpinnat (Avec). La entidad la crearon Recaredo, Gramona, Llopart, Nadal, Torelló, y Sabaté i Coca, que, simultáneamente, se dieron de baja de la Denominación de Origen Cava, provocando un auténtico estruendo en el Penedès. En estos primeros cuatro años se han sumado a la iniciativa las bodegas Huguet de Can Feixes, Júlia Bernet, Mas Candí, Descregut y Pardas.

Según Mata, Corpinnat, que significa corazón del Penedès, “nació de una ilusión convertida en necesidad” y con “la intención plenamente constructiva de poner el territorio y la calidad en el centro del foco”. “Somos una entidad pequeña, pero estamos actuando como catalizadores, como punta de lanza; Corpinnat es una propuesta que demuestra que podemos hacer las cosas de otra forma y que tenemos un potencial enorme como territorio de vinos espumosos de calidad, originalidad y larga crianza”, apunta el bodeguero.

Las once marcas que engloba Corpinnat se han dotado de un reglamento que pasa por ser uno de los más exigentes del mundo del vino espumoso a nivel internacional y que reposa sobre seis pilares fundamentales: producción 100% ecológica; de vendimia manual; fruto de variedades históricas (mínimo del 90%); de viñedos de titularidad propia o con contratos con viticultores a largo plazo a los que se debe pagar un precio mínimo garantizado; con una vinificación hecha al 100% en la propiedad, y apuesta absoluta por las largas crianzas, con un período mínimo de elaboración de 18 meses.

Así, en 2021 el 83% de las botellas comercializadas por los socios de Corpinnat tenían más de 30 meses de crianza en la cava y un 28% superaban los 60 meses, una cifra que se sitúa muy por encima de la media de los vinos espumosos. El 19,7% de la producción se exportó a un conjunto de 55 países.

Las once bodegas suman en propiedad 644 hectáreas, aunque en parte se destinan a la producción de vinos tranquilos. En paralelo, cuentan con 72 viticultores proveedores que controlan 347 hectáreas más. Todas ellas deben estar ubicadas dentro del territorio Corpinnat, que engloba una superficie de 977 kilómetros cuadrados repartida entre 46 municipios. Este 2022 el precio mínimo garantizado de compra a los viticultores será de 0,70 euros por kilo de uva más el IPC agrario.

La vendimia en las fincas de Corpinnat es totalmente manual. ©Corpinnat

Uno de los grandes objetivos de Corpinnat es potenciar el enoturismo para acercar a los consumidores al territorio de producción. En 2021 las bodegas han registrado 21.144 visitas, un 40% menos que antes de la pandemia por las restricciones que todavía estaban vigentes. En este sentido, entre el 20 y el 31 de julio Corpinnat prevé celebrar la segunda edición de un festival gastronómico en el que restaurantes de reconocido prestigio elaboran en cada una de las bodegas un menú especial maridado con los espumosos de cada casa. En total, en 2021 se organizaron 65 cenas con 59 restaurantes participantes y 2.472 comensales. Este año se quiere apostar también por celebrar una fiesta final de vendimia en un entorno singular del Penedès.

“Posiblemente, hace sólo cuatro años nadie habría dicho que Corpinnat era una idea posible. Y, en cambio, es una realidad. Estamos convencidos de que avanzamos en la buena dirección, que es la de participar activamente en el objetivo compartido de convertir este territorio, el corazón del Penedès, en una región vitivinícola reconocida en todo el mundo para la elaboración de grandes vinos espumosos”, concluye la entidad, que tiene como vicepresidente a Xavier Nadal.