LA FÁBRICA DE DAMM EN LA CALLE ROSSELLÓ, CONOCIDA COMO LA BOHEMIA, SE ESTRENÓ EN 1905.
LA FÁBRICA DE DAMM EN LA CALLE ROSSELLÓ, CONOCIDA COMO LA BOHEMIA, SE ESTRENÓ EN 1905.

La Fundación Damm digitaliza su archivo histórico, con 140.000 piezas

El grupo cervecero quiere poner a disposición de toda la sociedad un patrimonio de más de 140.000 objetos, imágenes y películas que ha reunido desde su nacimiento en 1876 y que son un fiel reflejo de la evolución de Barcelona y de los cambios sociales.

Damm atesora uno de los mayores archivos históricos privados de España. Se trata de una faceta poco conocida de la compañía cervecera, pero ahora se quiere impulsar con un plan de digitalización que permita poner a disposición de toda la sociedad un patrimonio único que atestigua no solo la evolución de la propia empresa, sino de toda la sociedad. El legado de Damm está integrado por más de 140.000 piezas, entre las que destacan 118.000 fotografías antiguas digitalizadas y cientos de películas que suman más de 6.100 horas de visionado en sesión continua.

 

Toda esta riqueza histórica está siendo digitalizada gracias a la Fundación Damm, que tiene la custodia del archivo, ubicado en un espacio de más de 1.300 metros cuadrados en la Antigua Fábrica Estrella Damm, el emblema de la compañía. En palabras de Demetrio Carceller Arce, presidente de la Fundación Damm, “es admirable el trabajo diligente del Archivo Histórico de Damm por recuperar y poner al alcance de toda la sociedad un legado único. Una labor que se realiza día a día, etiqueta a etiqueta”. Y es que la fundación ha invertido más de un millón de euros en los últimos tres años para recuperar, digitalizar y poner el archivo al alcance de toda la sociedad. Carceller Arce destaca que “este proyecto es un orgullo para la fundación y para todos los que forman parte de Damm”. Cabe recordar que la empresa acumula 144 años de vida.

Damm forma parte de la historia de la publicidad.
Damm forma parte de la historia de la publicidad.

La historia de la compañía, que permite seguirse a través del extenso legado del archivo, es también la historia de la sociedad barcelonesa, de los cambios de hábitos, de la evolución de los medios de transporte, la historia de la publicidad, de los acontecimientos culturales, de los triunfos deportivos y también de la de la solidaridad y la responsabilidad hacia una sociedad con la que el grupo ha evolucionado en paralelo. En este sentido, la inversión que está efectuando la Fundación Damm tiene como misión convertir el archivo histórico en un recurso accesible a todos los ciudadanos, ya sea por interés personal o para labores de investigación, trabajos académicos e incluso producciones audiovisuales, según explica el presidente de la fundación que recuerda que “nuestro objetivo es poder compartir y poner a disposición de toda la sociedad los 144 años de historia de la compañía. El proceso de digitalización permitirá a todo el que quiera poder acceder a este patrimonio desde cualquier rincón del mundo”.

¿Y qué tipo de objetos reúne la colección? Botellas antiguas, viejos carteles, neveras, calendarios, botas de fútbol, balanzas, cajas, planos, teléfonos, camisetas, parasoles… hasta 24.170 piezas que nos trasladan a otras épocas y documentan los cambios sociales, culturales, económicos, históricos y gastronómicos desde finales del siglo XIX hasta nuestros días.

El archivo tiene documentados más de 24.000 objetos de todo tipo.
El archivo tiene documentados más de 24.000 objetos de todo tipo.

Recientemente, por ejemplo, algunas de las piezas del archivo han tenido su minuto de oro al aparecer en la serie Hache, de Netflix. También el Teatro Real de Madrid utilizó algunas cajas de botellas de cerveza de los años 70 para ambientar las escenas de la ópera Carmen, de Bizet. Recientemente, se han incorporado al legado la chaqueta y las botas que llevaba el actor Peter Dinklage —el popular Tyron Lannister de la serie Juego de Tronos— en uno de los últimos anuncios veraniegos de Estrella Damm.

Botellas antiguas de Damm.
Botellas antiguas de Damm.

El archivo de la Fundación Damm empezó a reunirse cuando la empresa dejó de fabricar cerveza en el histórico edificio de la calle Rosselló, conocido como La Bohemia, que funcionó como fábrica entre 1905 y 1992. El inmueble, que actualmente es un punto de encuentro social y cultural de Barcelona, ha acumulado todo tipo de objetos en sus almacenes que, perfectamente, podían haber acabado en la basura. Sin embargo, todos aquellos miles de trastos fueron salvados gracias a tres empleados de la empresa que tuvieron la visión de darse cuenta de que si se perdían esos objetos se dejaba también morir la esencia de la compañía.

Así fue como Carlos Cervantes, Pedro Peiró y Manuel Peribáñez decidieron rescatar del olvido todos estos materiales y ponerlos en valor gracias al apoyo de la Fundación Damm, hasta configurar una de las colecciones históricas más potentes tanto por dimensión como por variedad en nuestro mercado. Junto a las fotografías y películas, entre las miles de piezas que integran la colección sobresalen la primera botella de Estrella, producida en 1876, o una invitación que se envió para el acto de inauguración de la fábrica de Damm en la calle Rosselló en 1905. Se conserva también el primer anuncio que emitió Damm en televisión, en blanco y negro, en TVE en 1970. Otro de los objetos curiosos es una caja de madera en la que se conserva una talla de la Virgen de la Viña, patrona de la cerveza y el vino, que se sacaba anualmente en procesión.

Demetrio Carceller, presidente de la Fundación Damm.
Demetrio Carceller, presidente de la Fundación Damm.

La Fundación Damm, más de 65 años comprometidos con la sociedad

El archivo histórico es una de las acciones que impulsa la Fundación Damm, pero su vínculo con la sociedad también se establece a través del deporte. El Club de Fútbol Damm cumplió el año pasado 65 años inculcando valores como la deportividad, el compañerismo, el afán de superación, la profesionalidad y la igualdad de género, siendo una escuela formativa pero también una cantera de talentos que han alcanzado la máxima competición.

El Club de Fútbol Damm es, sin duda, la cara más conocida de la fundación que preside Demetrio Carceller. En 2019, contaba con 231 jugadores y jugadoras de benjamín a juvenil. El club se fundó en 1954 gracias al impulso de un grupo de trabajadores aficionados y ha alcanzado un reconocido prestigio gracias a su espíritu formativo y de impulso al deporte de base. Los equipos de la Damm son también una cantera recurrente para los grandes clubs. Sólo el pasado año, 32 deportistas del CF Damm fueron fichados por equipos profesionales como el RCD Espanyol, el FC Barcelona y el Girona FC.

Y a pesar de su juventud, el Club de Pádel Damm, nacido en 2012, ya es un referente formativo en este deporte a nivel español.

Además de todo ello, la Fundación Damm colabora con entidades sociales, culturales y deportivas que comparten un objetivo común: ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas para contribuir a la construcción de una sociedad mejor.