Sala blanca on es preparen els CAR-T.
Sala blanca en la que se preparan los CAR-T. © Francisco Avia

El Clínic marca un nuevo hito con la primera terapia génica europea para la leucemia

El CAR-T ARI-0001 servirá para tratar la leucemia linfoblástica aguda, que mata entre un 10% y un 15% de los pacientes. La terapia se ha podido desarrollar en el Hospital Clínic gracias a la contribución de Ari Benedé, a quien se la diagnosticaron con 13 años e hizo todo lo posible para movilizar los recursos necesarios para traer este tratamiento a Barcelona.

Ari Benedé tenía 13 años cuando le diagnosticaron leucemia linfoblástica aguda (LLA), uno de los cuatro tipos principales de leucemia. Se la detectaron después de volver de un viaje a Inglaterra, cuando notó que no se encontraba del todo bien. Le empezaron tratando con quimioterapia durante un año y medio. Años más tarde, tuvo una recaída y la volvieron a ingresar, aplicando tratamientos más invasivos. Su familia empezó a buscar posibles tratamientos de la enfermedad en todo el mundo y encontraron que en Estados Unidos existía el CAR-T, una terapia celular y génica que modifica unos linfocitos para que sean capaces de destruir a las células cancerígenas.

Es así como surgió el proyecto ARI, que quería recaudar los fondos necesarios para poder traer este tratamiento a Barcelona, ya que era demasiado caro. Numerosas personalidades, como Leo Messi, Judit Mascó, Mercedes Milà o Joan Manuel Serrat, le apoyaron y Ari, junto a dos amigas, organizó un concierto de Love of Lesbian en Luz de Gas, que agotó todas las entradas. En total, el proyecto ARI consiguió sumar cerca de 1,8 millones de euros.


Ari murió en septiembre de 2016 con 18 años, pero sus esfuerzos han permitido que el Clínic haya desarrollado el CAR-T ARI-0001. La Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS) acaba de aprobar su uso como medicamento para pacientes adultos con este tipo de leucemia a los que los tratamientos convencionales ya no les funcionan. De este modo, se convierte en el primer CAR-T desarrollado íntegramente en Europa que es aprobado por una agencia reguladora y que, además, es público, hecho que permitirá que tenga un coste más asequible para el sistema sanitario. Con la aprobación, el Hospital Clínic espera poder atender a 25 pacientes al año y ha puesto en marcha un nuevo ensayo clínico para ampliar el uso de esta terapia a otros hospitales.

“Con el proyecto ARI empezó todo. No solo los recursos económicos necesarios, sino la motivación, la ilusión, el trabajo en equipo. Siempre estaremos en deuda con Ari”, ha expuesto el director del Institut Clínic de Malalties Hemato-Oncològiques, el doctor Álvaro Urbano-Ispizua, en la presentación de la autorización obtenida por la AEMPS, en la cual también estaba la madre de Ari, Ángela Jove, que ha seguido impulsando el proyecto puesto en marcha por su hija. “Hoy es un homenaje a Ángela, pero sobre todo a Ariana, que realmente se lo merece y se lo merecía. Hoy sería un día muy especial para ella”, ha añadido el director general del Clínic, el doctor Josep M.Campistol.

En el centro, Ari y su madre, en una foto de archivo.

¿Qué es el CAR-T?

En este tipo de terapia celular y génica, el paciente se convierte en su propio donante. Se basa en modificar los linfocitos T del paciente para que tengan la capacidad de atacar a las células tumorales. En el caso del CAR-T ARI-0001, el Hospital Clínic lo ha desarrollado a partir de un anticuerpo propio creado en el hospital hace más de 30 años, según ha explicado el jefe de servicio de Inmunología en el Centre de Diagnòstic Mèdic (CDB) del Clínic y responsable de las plataformas conjuntas de Hospital Sant Joan de Déu y Banc de Sangs i Teixits, el doctor Manel Juan. Mediante la aféresis, una técnica que permite la separación de los componentes de la sangre, se obtienen los linfocitos T, un tipo de glóbulos blancos que se encargan de la respuesta inmunitaria. Los linfocitos T se reprograman genéticamente para que puedan reconocer a las células tumorales y atacarlas, una vez se han transfundido de nuevo al paciente.

El ensayo clínico para evaluar este CAR-T se puso en marcha en julio de 2017. Liderato por el doctor Julio Delgado, del Servicio de Hematología del Hospital Clínic, y la doctora Susana Rives, del Servicio de Hematología del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, el estudio incluyó a 58 pacientes, adultos y niños, de los cuales 38 tenían leucemia linfoblástica aguda (LLA) y fueron tratados con el CAR-T desarrollado en el hospital barcelonés. Todos los pacientes habían recibido varios tratamientos y la gran mayoría habían sido trasplantados de médula ósea y, por lo tanto, ya no les quedaban más alternativas terapéuticas.

El CAR-T ARI -0001 se ha probado en un ensayo clínico con 58 pacientes, de los cuales el 47% ha quedado libre de la enfermedad

Los resultados del ensayo indican que el 69% de los pacientes participantes, que tenían una esperanza de vida de semanas, continúan vivos un año después y que el 47% han quedado libres de la enfermedad. “Nuestro CAR-T es seguro y muy eficaz, con unos resultados comparables a los descritos por otras terapias CAR-T”, explica el doctor Urbano-Ispizua. “Este CAR-T cubre una necesidad no cubierta para el tratamiento de pacientes con LLA, en concreto para aquellos pacientes adultos y refractarios a los tratamientos disponibles, para los cuales no había ninguna otra opción”, remarca.

Asimismo, el doctor Josep M.Campistol ha puesto en valor la trascendencia de este avance médico, que ha calificado de “hito importante”. “Es un momento relevante para nuestro país, la investigación y la sanidad pública”, ha defendido Campistol, que ha remarcado que, habiéndose desarrollado completamente por centros de investigación y no por compañías privadas, se garantiza que al tratamiento podrán acceder muchos pacientes.

Presentación de la terapia génica CAR-T. Con una chaqueta beige, la madre de Ari, Ángela Jover. © Francisco Avia