Pasaje interior del Hospital Clínic. © Vicente Zambrano González

El Clínic decidirá en cuatro meses dónde se reubicará en Barcelona

La Generalitat, el Ayuntamiento y la Diputación firman un protocolo para evaluar el futuro emplazamiento del hospital, fijando consensos iniciales como que se tendrá que priorizar preservar su localización en la ciudad de Barcelona

Ideado en otra época, con una medicina completamente diferente a la actual, el edificio que acoge al Hospital Clínic se ha quedado anticuado, además de pequeño por el increíble crecimiento que ha registrado y que lo ha situado como uno de los más punteros. El complejo sanitario responde a cánones obsoletos: las habitaciones son pequeñas; los pasillos, estrechos; los pacientes se apilonan; hay pocas ventanas; el servicio de urgencias está limitado por el poco espacio disponible y su división entre diferentes plantas, que hace depender de escaleras o ascensores para transportar a los usuarios… La sensación general en el Hospital Clínic es que hace falta un nuevo emplazamiento, que sea moderno y se adapte a las necesidades actuales de la medicina.

Aún más, tampoco juega a favor del funcionamiento del hospital que las consultas externas estén ubicadas en otro edificio o que determinadas especialidades como las de Ginecología, Obstetricia y Neonatología se encuentren en otros espacios de la ciudad, en este caso, en la Maternitat, en Les Corts. Cuestiones como estas obligan a derivar pacientes o desplazar médicos de un lugar a otro.

El futuro del Clínic preocupa desde hace años. La dirección del hospital estima las necesidades de espacio en 270.000 metros cuadrados, cifra que choca con la carencia de terrenos existente en la zona en la que se encuentra. “Tenemos una dificultad muy importante de espacios. Realmente, no podemos hacer el trabajo correctamente ni desde el punto de vista sanitario ni desde el punto de vista profesional”, expone el director general del Hospital Clínic, el doctor Josep Maria Campistol. “El Hospital Clínic necesita un nuevo emplazamiento. Somos un hospital de referencia y queremos seguir siendo un hospital de referencia”, añade.

Sobre la mesa del equipo directivo del hospital hay varias opciones, entre ellas, ubicarlo en la Escola Industrial, otro espacio histórico de la ciudad con un elevado valor arquitectónico —su imponente chimenea es obra del prestigioso arquitecto valenciano Rafael Guastavino, también responsable de las bóvedas de la estación Grand Central o el puente de Queensboro de Nueva York— y actualmente dedicado a usos ciudadanos y educativos. Para evaluar esta cuestión desde un punto de vista técnico, la Generalitat, el Ayuntamiento de Barcelona y la Diputación de Barcelona han acordado la creación de una comisión de expertos que proponga un nuevo emplazamiento para el hospital, determinando unos cuantos consensos iniciales.

En esta comisión, habrá dos representantes por cada una de las administraciones firmantes y, además, participarán el arquitecto Ramon Sanabria y el doctor Ramon Canal, ambos con una amplia trayectoria profesional. A Sanabria lo avala haber ideado el Hospital de Olot y Comarcal de la Garrotxa, la Clínica Dexeus, la ampliación de la terminal 2 del Aeropuerto de Barcelona, el Parlamento de Andorra, y el Institut del Teatre. Por otro lado, Canal ha formado parte del Hospital General de Catalunya, el Hospital Mútua de Terrassa y el Hospital de la Santa Creu y Sant Pau y, actualmente, trabaja en el Fútbol Club Barcelona, como director de Ciencias del Deporte y Servicios Médicos.

Puntos de partida

En primer lugar, el protocolo prioriza preservar la localización del nuevo centro en la ciudad de Barcelona y determina que la comisión analizará todos los emplazamientos posibles en potencia dentro del ámbito de referencia del Hospital Clínic en la capital catalana. En concreto, se trata de la Àrea Integral de Salut Barcelona Esquerra, que da servicio a un total de 523.725 pacientes y va desde Vallvidrera, pasando por Les Corts y el Eixample, hasta Sants-Montjuïc.

Asimismo, el protocolo valora dos opciones: un conjunto hospitalario concebido en un único emplazamiento o en varias ubicaciones en el entorno del Eixample donde se ubica actualmente el Clínic. En este punto, se hace referencia a la Escola Industrial, remarcando que es una posibilidad entre otras y estableciendo que puede acoger alguna parte del complejo hospitalario, pero descartando construir un gran edificio en esta zona.

El protocolo firmado por la Generalitat, el Ayuntamiento y la Diputación prioriza preservar la localización del nuevo centro en la ciudad de Barcelona

La decisión se tendrá que adoptar y aprobar durante el primer semestre de este año. La determinación de este calendario radica en la voluntad de las tres administraciones de presentar este proyecto de reforma a la financiación que ofrecen los fondos europeos.

Como respuesta al convenio firmado entre las tres administraciones, el Hospital Clínic señala que están abiertos a escuchar todas las propuestas pero determina dos condiciones para el nuevo complejo. En primer lugar, pide mantener la ubicación en el actual ámbito de referencia, la Àrea Integral de Salut Barcelona Esquerra. “Este es nuestra área natural”, remarca el doctor Campistol. En segundo lugar, el director general del Hospital Clínic reclama que no se divida el hospital en diferentes partes y que se integren en un único emplazamiento todas las especialidades, la asistencia, la investigación y la docencia. “Este convenio es clave para este hospital. Es un punto de inflexión muy importante que nos tiene que garantizar el futuro del Hospital Clínic”, defiende.

Imagen de archivo de la entrada por la calle Villarroel al Hospital Clínic. © Vicente Zambrano González