futura segunda sede Liceu
El derribo del Imax cambiará de nuevo el skyline de la zona marítima de la ciudad. ©TNBP

El Liceu abrirá una segunda sede en el espacio del Imax Port Vell

La institución cultural estudiará en los próximos meses la viabilidad técnica y económica del proyecto que le tiene que permitir ampliar sus capacidades actuales. Con el aval inicial del Ayuntamiento y el Port de Barcelona, la nueva iniciativa está mejor posicionada para hacerse realidad que la última propuesta del coso operísticoue se para instalarse en el frente marítimo, que iba de la mano del Hermitage.

El espacio que hoy ocupa el olvidado Imax Port Vell se perfila como la futura ubicación de la segunda sede del Gran Teatre del Liceu, un objetivo que la institución cultural persigue desde hace tiempo. Esta nueva sede se convertirá en un espacio polivalente y abierto a la ciudadanía, y tiene que servir para ampliar las instalaciones actuales del Liceu en la Rambla, así como abrir la puerta a trabajar en red con otros profesionales y actores del ámbito escénico y musical.

Imax Port Vell
El Imax Port Vell, en una foto de archivo. © Wikimedia Commons

La segunda sede de la institución cultural, el Liceu Mar, servirá para desarrollar un Centro de Ópera de Nueva Creación, un ente que permitirá impulsar la ópera del futuro desde todos sus ámbitos, como la composición, la dramaturgia o la dirección de escena. También se quiere destinar a complementar la actividad educativa del propio teatro y la programación del Petit Liceu y a fijar una temporada estable de danza y programar óperas barrocas o de cámara.

La comisión ejecutiva del Liceu, presidida por Salvador Alemany e integrada por el Ayuntamiento de Barcelona, la Diputación, la Generalitat y el Gobierno, ha acordado seguir trabajando en los estudios técnicos y económicos necesarios para evaluar la viabilidad del proyecto y poder presentar el anteproyecto del nuevo equipamiento en el Port Vell, donde el Port de Barcelona se tendrá que encargar de derribar el antiguo cine 3D, abandonado desde el año 2014. Se espera que se pueda presentar la hoja de ruta que se prevé seguir de cara al mes de abril.

La iniciativa dada a conocer este miércoles es el resultado de conversaciones previas entre el Port de Barcelona, el Ayuntamiento y el Liceu, cuestión que puede allanar el camino para garantizar su éxito, a diferencia de la última propuesta que se puso sobre la mesa de ubicar una sede de la institución cultural en el frente marítimo. En mayo del año pasado, se planteó la posibilidad de impulsar “un gran hub cultural del mar” por parte del Port, el Liceu y el Hermitage en la Nova Bocana. Este proyecto tenía que solucionar la necesidad del teatro de disponer de espacios complementarios para desarrollar actividades artísticas, sociales y formativas, según explicaron los impulsores. La propuesta debería haber ayudado, además, a convencer al consistorio para aprobar la llegada de este nuevo museo a la ciudad, pero no fue así. Después de múltiples recursos, esta cuestión todavía está lejos de solucionarse.

Reurbanización del Moll Espanya

El primer paso para desarrollar la nueva sede del Liceu será el derribo del Imax, en desuso desde hace casi ocho años. Inaugurado en 1995 por Pasqual Maragall, que lo definió como uno de los símbolos de la Barcelona del siglo XXI, fue el primer cine de toda España en incorporar tecnología de última generación que permitía visualizar películas y documentales en 3D. La crisis que sufría el sector, la falta de público y el desfase tecnológico de las instalaciones fueron las causas que provocaron su cierre.

En todos estos años, se ha estudiado cómo llenar de nuevo este edificio de grandes dimensiones, obra de los arquitectos Enric Sòria y Jordi Garcés, con diferentes usos, con propuestas como su reconversión en un teatro espectáculo o utilizarlo para ampliar el Aquàrium. Ninguna de ellas prosperó y el Port aprobó derribarlo en febrero de 2020, “ante la falta de actividad en la concesión y la evidente situación de abandono de las instalaciones” y con el objetivo de garantizar la seguridad. De hecho, un mes antes, se había producido un incendio y una persona que malvivía en su interior resultó herida.

El derribo del Imax será una de las fases de la reurbanización que el Port tiene pensada desde hace tiempo para el Moll Espanya, donde también está el Maremagnum y el Aquàrium. Esta reforma incluirá la remodelación del centro comercial y el derribo de los cines Maremagnum, también cerrados desde hace años. Gestionados por la cadena Cinesa, fueron una de las primeras multisalas que se instalaron en la ciudad y se inauguraron en 1995, como el Imax. La pérdida de espectadores y la necesidad de reformas fueron los motivos que Cinesa justificó para cerrarlos en 2015.

Maremagnum cines cinesa
La reurbanización que prevé el Port para el Moll Espanya también incluirá la remodelación del centro comercial y el derribo de los antiguos cines Maremagnum. © HEMAV