Cinemes Verdi
Entrada principal de los Verdi, en el barrio de Gràcia.

Los jueves, día de clásicos en los Verdi

Los cines más populares de Gràcia programan cada semana una película imprescindible para los amantes de la gran pantalla

Nunca hay excusas para ir al cine y menos si es para ver un clásico. Los cines Verdi, otro clásico de Barcelona, programan cada jueves una película esencial para la historia de la cinematografía en el ciclo Dijous d’imprescindibles. Además, lo hacen a precio reducido, con una entrada general de 3,9 euros. Y, para los Amigos del Verdi, a 2,9 euros.

Este jueves 30 de junio el film escogido será un gran clásico español, Moros y cristianos (1987), de Luís García Berlanga. Con una trama insuperable, la comedia protagonizada por Fernando Fernán Gómez cuenta la historia de una familia, propietaria de una fábrica de turrones, que va a Madrid para promocionar sus productos en una feria gastronómica. Una decisión tomada en contra del patriarca y creador de la empresa, don Fernando Planchadell, fiel a sus principios y alérgico a la innovación. El reparto lo completan Verónica Forqué, Rosa Maria Sardà, Agustín González, Chus Lampreave, José Luis López Vázquez, Andrés Pajares, María Luisa Ponte y Antonio Resines. Y, como en la mayoría de los títulos incluidos en Dijous d’imprescindibles, la proyección coincidirá con una efeméride, en este caso, el centenario de José Luis López Vázquez y el de Luís García Berlanga.

Para los que se animen a pasar la tarde en los Verdi viendo un clásico, pero no les convenza el film de esta semana, julio empezará con el cine negro de Jules Dassin en Fuerza bruta (1947), acompañado por Burt Lancaster, Hume Cronyn y Charles Bickford. Programada para el jueves 7 de julio, la película celebrará el 75 aniversario de su estreno.

El mes seguirá con Las bicicletas son para el verano (1984), de Jaime Chávarri, prevista para el 14 de julio. Basada en la obra teatral homónima de Fernando Fernán Gómez, se rendirá homenaje al dramaturgo y actor en el centenario de su nacimiento. Por si no había habido suficiente con Moros y cristianos.

El jueves 21 de julio vendrá Mi hermosa lavandería (1985), de Stephen Frears. Protagonizada por Daniel Day-Lewis, el actor británico logró con este título el reconocimiento de la crítica, consolidado poco después en la adaptación cinematográfica de Una habitación con vistas (1985) y los demás éxitos que le han seguido, sumando ya tres Oscars, dos Globos de Oro y cuatro Bafta.

Julio terminará con Todo va bien (1972), de Jean-Luc Godard y con Jane Fonda y Yves Montand en el reparto. Celebrando el 50 aniversario de su estreno, los Verdi recuperan este clásico sobre lucha de clases en una fábrica con ecos de mayo de 1968, sin faltar los piquetes y el secuestro al jefe.

Para empezar agosto, una imprescindible reciente que no necesita efeméride. The Queen (2006) es la escogida para el jueves 4 de agosto, otro clásico de Stephen Frears, con una Helen Mirren impoluta haciendo de Isabel II en uno de los momentos más críticos de su prolífico reinado, la muerte de Lady Di.

The Queen
The Queen se podrá ver el jueves 4 de agosto en los Verdi.

Para los que trabajen o se queden en Barcelona en agosto, el segundo jueves del mes, el día 11, podrán reírse con Rufufú (1958), de Mario Monicelli. Basada en el cuento de Italo Calvino Robo en una pastelería, cuenta en el reparto con Vittorio Gassman, Renato Salvatori, Memmo Carotenuto, Carla Gravina, Marcello Mastroianni, Totò y Claudia Cardinale. Nominada al Óscar como mejor película extranjera, la comedia supuso un impulso para las carreras de Mastroianni y Grassman.

Después de una italiana, una francesa. El mes seguirá el jueves 18 de agosto con Todas las mañanas del mundo (1991), de Alain Corneau. Protagonizada por Gérard Depardieu y Jean-Pierre Marielle, explica la relación —y los choques— entre un maestro, el compositor Monsieur de Sainte-Colombe, y su discípulo, Marin Marai. Apunte: la banda sonora está dirigida e interpretada por el compositor y director de orquesta igualadino Jordi Savall.

El último clásico del mes será El honor perdido de Katharina Blum (1975), de Volker Schlöndorff y Margarethe von Trotta y con Angela Winkler como protagonista. El cine proyectará este film alemán el jueves 25 de agosto, 50 años después del Premio Nobel de Literatura de Heinrich Böll, autor de la novela que se adaptó para la gran pantalla y se podrá ver en los Verdi como colofón a un verano de clásicos.

Cines Verdi
La entrada para los Dijous d’imprescindibles será de 3,9 euros para el público general y de 2,9 euros para los Amigos del Verdi.