Novelar Barcelona

Si tenemos tantas candidaturas a la gran novela de Barcelona es porque posiblemente todavía nos falte el libro total sobre la ciudad, o porque los retratos que se han hecho son antiguos, insuficientes o parciales. Pero, ¿quién quiere una sola pudiendo tener mil y una?

E

ntre las polémicas regulares que tenemos en la ciudad, una de las que se repiten a menudo es la de la gran novela de Barcelona—léase con voz pomposa. Como en todos los grandes debates universales—Yoga o natación? Mar o montaña? Las profiteroles, de crema o de chocolate?—no hay una sola respuesta: los clásicos suelen citar Vida privada como el novelón barcelonés—siempre quedas bien, citando Sagarra—mientras que los modernillos se decantan por la trilogía del Watusi de Francisco Casavella. Y luego hay Sergi Pàmies que, ni corto ni perezoso, se apropió el título en 1998 con los relatos de La gran novel·la sobre Barcelona: en la era de Internet, esto se llama un secuestro de dominio. En la encuesta improvisada, seguro que encontraríamos lectores que recordarían los tochos superventas ambientados en la ciudad, como La sombra del viento de Carlos Ruiz Zafón, La catedral del Mar de Ildefonso Falcones o la reciente Origen, del incombustible Dan Brown, mientras que un número mucho más reducida de lectores destacaría los intentos colectivos para novelar la ciudad condal, como el proyecto Matar el monstre de la editorial Comanegra, donde siete escritores de ahora han escrito siete novelas barcelonesas conectadas, en un Frankenstein del que ya habló Joan Esculies en estas páginas.

Si tenemos tantas candidaturas a la gran novela de Barcelona es porque posiblemente todavía nos falte el libro total sobre la ciudad, o porque los retratos que se han hecho son antiguos, insuficientes o parciales. Con la voluntad de rellenar huecos, el programa Barcelona Ciudad de la Literatura inició en 2017 las becas Montserrat Roig, que facilitan un salario y un despacho a los plumíferos de nuestra tierra—novelistas, poetas, ensayistas, dramaturgos—para que salgan adelante sus proyectos, y al menos durante un par de meses puedan abandonar la precariedad generalizada. Hasta ahora se han subvencionado treinta autores con treinta proyectos que tienen Barcelona y sus habitantes como protagonistas, y parece que la idea del Ayuntamiento es continuar fomentando la literatura barcelonés durante muchos años más.

Hace unos días se presentaron los últimos proyectos becados en la nueva librería La Carbonera del Poble Sec. En medio de un público selecto—los escritores y sus familias—oímos hablar de proyectos fascinantes, como la novelización que prepara Oliver García Mancebo sobre el enigmático asalto al Banco Central de Barcelona de 1981, con un libro que tendrá la estructura de Elige tu propia aventura—el término técnico es ficción interactiva, y que especulará si realmente fue cosa de anarquistas y macarras, o si hubo algo más oscuro detrás. Escribiendo desde la Sala Beckett, el dramaturgo vasco Mikel Fernandino ha explorado qué harían nuestras autoridades si un día nos levantáramos con una pintura de Banksy estampada en un muro del Raval: aplicarían las normativas de civismo y la borrarían inmediatamente? O se arrancaría con strappo y la expondrían en el MACBA? A las Montserrat Roig también hay lugar para el ensayo, y Álex Chico explicó que le ha ido bien trabajar desde la Fundación Miró para preparar un trabajo sobre la inmigración, con capítulos dedicados al chabolismo que poblaba Montjuïc, mientras que la catalanoargentina Silvana Vogt ambientará su próximo libro en el episodio de sequía extrema que vivimos en 2008.

Y de cara al otoño, las historias barcelonesas no se detienen: se becarán diez escritores más, como el historiador Miquel Carandell, que inmortalizará los cien años de historia del taxidermista de la plaza Real; Gabriel Ventura escribirá sobre dos adolescente descubriendo el mundo del arte en la ciudad, y Lilian Neuman se fijará en el bar El Nus, en el barrio de la Ribera.

Novelas de Barcelona: ¿Quién quiere una sola pudiendo tener mil y una?

Imagen destacada

De arriba a abajo y de izquierda a derecha: El día del Watusi de Francisco Casavella, Vida Privada de Josep Maria de Segarra, La catedral del mar de Ildefonso Falcones, La gran novel·la sobre Barcelona de Sergi Pàmies, Origin de Dan Brown y La sombra del viento de Carlos Ruiz Zafón.