Albert Solé EIT
Albert Solé Frexas, manager de Innovación en el European Institute of Innovation & Technology (EIT).
BARCELONA GLOBAL YOUNG TALENT

“Barcelona debe seguir posicionada como uno de los ecosistemas innovadores más competitivos de Europa”

Entrevistamos a Albert Solé Frexas, participante del programa de liderazgo y ciudad de Barcelona Global, Barcelona 2040, y manager de Innovación en el European Institute of Innovation & Technology (EIT) Urban Mobilty. Es el responsable de gestionar e implementar proyectos de I+D en el ámbito de la movilidad urbana.

The New Barcelona Post conversa este mes con Albert Solé Frexas, uno de los jóvenes directivos que participan en el Barcelona 2040, el programa de liderazgo y ciudad que imparte Barcelona Global. El objetivo de esta serie de entrevistas es que esta nueva generación de líderes nos compartan su visión sobre la Barcelona del futuro a la que aspiran, así como sus propuestas de impacto para la mejora de la ciudad.

— ¿Qué esperas de la Barcelona del año 2040?

— Espero que sea una ciudad que ofrezca una elevada calidad de vida, yendo más allá de la playa y el buen tiempo. Espero que Barcelona sea una ciudad que pueda ofrecer a sus ciudadanos oportunidades de calidad (económicas, culturales, habitacionales, etc), que ofrezca equipamientos y espacios públicos saludables, que siga innovando en sectores clave sin perder de vista su identidad, y que pueda ofrecer un modelo de ciudad que sirva de inspiración a otras ciudades del mundo.

— ¿Con qué ciudad compararías Barcelona?

— Es difícil escoger tan sólo una. Lisboa, a pesar de las diferencias poblacionales, tiene ciertas similitudes con Barcelona: es una ciudad costera que tiene también un ecosistema de innovación competitivo. Ambas ciudades tenemos retos compartidos como la vivienda o el impacto del turismo. Y últimamente, especialmente desde el final del confinamiento, tanto Barcelona como Lisboa han experimentado un notable incremento del fenómeno expat.

— ¿A qué modelo de ciudad crees que debería parecerse Barcelona?

— El modelo de ciudad de Barcelona es una referencia mundial en sí mismo. Especialmente en el ámbito de la planificación urbana y la movilidad. Sin embargo, es imprescindible que se incorpore una visión metropolitana para poder dar soluciones efectivas a los problemas que tenemos, como se intenta hacer en el Greater London o el Grand Paris. En el caso de París, actualmente se está ejecutando el Grand Paris Express, que se traducirá en 200 kilómetros nuevos de metro que darán servicio a las ciudades que rodean París, lo que sin duda comportará un importante impacto económico y social en toda la región.

— ¿Cuál es el reto principal que debe resolver Barcelona en los próximos años?

— Como ocurre en muchas ciudades y entornos urbanos europeos, la vivienda es uno de los principales retos que tenemos. Y personalmente, creo que es difícil darle solución sin una visión metropolitana. El área funcional de Barcelona es mucho más extensa que la que delimitan sus límites municipales. Por tanto, es necesario plantear soluciones metropolitanas al problema de la vivienda y complementarlas con una red de transporte público potente, que facilite la movilidad entre los diferentes centros de actividad del área metropolitana.

— ¿Cuál crees que debe ser el papel de las nuevas generaciones y su implicación en el desarrollo de la ciudad?

— Las ciudades las conforman sus ciudadanos, y en este sentido, es importante que todos nos involucremos en la construcción de nuestra ciudad. Las nuevas generaciones debemos ser activas en diferentes niveles: desde participar en entidades de nuestros barrios que generan sentimiento de comunidad y pertenencia, hasta informarnos de los proyectos de ciudad que están previstos e identificar los canales de participación existentes para poder decir la nuestra. También es importante garantizar que las personas recién llegadas puedan integrarse y participar en la construcción colectiva de ciudad. En Barcelona, actualmente, aproximadamente la mitad de la población de 25 a 39 años es de origen extranjero. Aunque es cierto que algunos optan por vivir en una burbuja, es necesario que entre todos les hagamos partícipes de la vida de la ciudad para que ellos también contribuyan activamente a construir Barcelona.

— ¿Por qué sectores empresariales crees que debe apostar Barcelona?

— Barcelona debe continuar promoviendo la economía del conocimiento, la investigación, la salud y la medicina, así como seguir apostando por el emprendimiento. Barcelona debe seguir posicionada como uno de los ecosistemas innovadores más competitivos de Europa.