Agenda cultural Barcelona junio 2021

AGENDA CULTURAL
por JACOBO ZABALO

Una selección mensual de conciertos,
artes escénicas y exposiciones.

MÚSICA Y
ARTES ESCÉNICAS

MÚSICA Y ARTES ESCÉNICAS

 01 / 06 / 21 

El piano de Mehldau

Palau de la Música, 9 de junio

Figura mundial del jazz celebrada desde hace décadas, Brad Mehldau se ha ganado asimismo el aplauso del público de Barcelona, que lo ha recibido calurosamente en diferentes escenarios y formatos. Ya sea en combo jazzístico o en diálogo con la música sinfónica -una de sus últimas visitas- en un concierto acontecido en l’Auditori de Barcelona, en que además interpretó obras propias. La presente ocasión, enmarcada en una edición extraordinaria del Voll-Damm Jazz Festival -que ha habido de desplazar muchos de sus conciertos- tendrá lugar en un Palau de la Música que imaginamos lleno, dentro de los límites de aforo permitidos por las autoridades sanitarias. Se tratará de un concierto muy especial, de corte intimista. Un recital con piano solo, en que el artista norteamericano compartirá con el público su pasión por la improvisación y la recreación personalísima de algunos de sus temas favoritos.

TRÍO DE MÚSICOS CATALANES E INTERNACIONALES

Teatre de Sarrià, 16 de junio

La pianista Maria Canyigueral es la protagonista y eje vertebrador de los conciertos en el marco del primer Ciclo de Música de Cámara del Teatre de Sarrià, del cual ella misma nos reveló algunos detalles.

Uno de los conciertos más interesante, probablemente, será aquel en que comparta escenario con los hermanos Abel y Arnau Tomàs, violín y violonchelo del renombrado Cuarteto Casals, que recientemente actúo en el Palau de la Música Catalana. Los tres músicos catalanes, de hecho, han recibido reconocimiento internacional por la excelencia de sus interpretaciones. Las piezas programadas en este bonito emplazamiento permitirán lucir sus mejores virtudes, ya que resultan de una intensidad muy llamativa a pesar del formato camerístico. Se trata de la Sonata para violín y piano nº 1, op. 78, de la Sonata para violonchelo y piano nº 1, op. 38, y del Trio para violín, violonchelo y piano nº 1, op. 8. Tres piezas profundamente románticas, en que el compositor alemán explora muchos de los rincones de la afectividad humana.

LA GRAN MISA DE BACH

Auditori, 21 de junio

Aunque en la agenda del mes de mayo ya recomendamos una actuación de Jordi Savall en el Palau de la Música, no por ello puede pasarse por alto la programación de esta obra capital del repertorio clásico, que se interpretará el Día Internacional de la Música, el 21 de junio. La Misa en Si menor es una de las creaciones más portentosas de Johann Sebastian Bach, lo cual la convierte, en sí misma, en una pieza de referencia.

Dejando de lado sus Pasiones, sólo un puñado de piezas sacras pueden resistir la comparación en términos de magnitud y trascendencia, entre ellas las que se cuenta la Misa en Do menor de Mozart o la Solemnis de Beethoven. Dotada de una arquitectura inquebrantable y de unas dimensiones infrecuentes, esta creación va más allá de su momento de composición e incluso la propia espiritualidad que la inspira. Es sabido que Bach componía movido por amor a Dios, como modesta contribución a la difusión de la espiritualidad luterana entre sus compatriotas, probablemente ignorante de la tremenda trascendencia de su sacrificada labor, incluso entre los no practicantes. El despliegue de medios del kantor de Leipzig lucirá con la pompa merecida en la sala grande del Auditori. Le Concert de Nations y La Capella Reial de Catalunya bajo la dirección del maestro Savall ofrecerán, junto a un elenco solista de gran nivel, una versión vibrante, cargada de aquella intensidad que es ya característica de los intérpretes convocados. En el marco del ciclo “El So original” los oyentes se sentirán transportados al espíritu de la época gracias unos criterios interpretativos cuya validez, de hecho, se confirmará nuevamente atemporal.

LA BOHÈME

Gran Teatre del Liceu, del 14 al 30 de junio

Tras la presentación de la próxima temporada -una temporada espectacular, la 2021-22, como no se recuerda en mucho tiempo-, el final de la presente aún depara algunos alicientes dignos de reseña, especialmente si tenemos en cuenta la creciente accesibilidad al Gran Teatre del Liceu, con un aforo ya del 70%, mucho más cercano al de las condiciones normales

y largamente añoradas. La Bohème de Giacomo Puccini es una de las óperas favoritas del público (acostumbra a encontrarse entre las cinco más representadas en el mundo) y un colofón interesante a este año convulso. Una historia típicamente decimonónica, con su cupo de emotividad y tragedia necesario, que acaso permita el efecto catártico de los presentes por su potencial actualizador. El responsable de la puesta en escena, Àlex Ollé, propone “una relectura audaz de la obra -explican los organizadores- situándola en un barrio popular, el escenario de la obsesión por volver al pasado; un momento efímero en el que Mimì y Rodolfo fueron felices. La música de Puccini resuena de manera sublime, mientras reencontramos la esencia misma de la obra: los recuerdos como frágiles vínculos que nos mantienen suspendidos en la vida”.

ECLECTICISMO EXITOSO

Festival Jardins Pedralbes, meses de junio y julio

Una propuesta típicamente veraniega y atractiva, diseñada para un público amplio, la que ofrece en el presente año el Festival Jardins Pedralbes. Aunque a menudo cuesta detectar el hilo conductor de este tipo de certámenes, lo cierto es que la calidad y recorrido de muchos de los intérpretes concertados avala el proyecto, que de hecho recibió en 2019 el galardón de mejor

festival. En la presente ocasión, siguiendo esta línea, el cartel lo componen nombres muy contrastados, con el denominador común de poseer una trayectoria acreditada, habiendo además participado recientemente en otros festivales con una excelente acogida por el público. Pensamos en el grupo catalán Manel (9 y 11 de junio), que intervino en la última edición del Primavera Sound, o Miguel Poveda (29 de junio) quien cantó en el Voll-Damm Jazz Festival. Otro conjunto con una experiencia del directo muy celebrada -dio la vuelta al mundo por su carácter multitudinario- es Love of Lesbian, que ya han colgado el cartel de sold out para los días 3 y 4. Además del rock alternativo, el pop y el flamenco -voz pero también baile, con Sara Baras actuando en los primeros días de junio- este festival acoge a un músico y divulgador comprometido con justicia social, como es James Rhodes. Su programa, enteramente clásico (compuesto de obras para piano de Beethoven y Brahms), no impedirá que muestre la dimensión accesible y taumatúrgica de una música demasiado a menudo considerada “seria”, como dirigida exclusivamente a un público connaisseur. Junto al éxito de convocatoria que se espera en su recital, otros eventos más abiertamente festivos, o incluso verbeneros, llenarán el aforo y transportarán al público a la mencionada atmósfera veraniega. Pensamos evidentemente en nombres como el de Raphael, Loquillo u Hombres G, que sin duda perpetrarán en algún que otro espectador la experiencia del revival. De mayor actualidad, se darán cita algunos de los representantes de la escena pop, como Aitana, Álvaro Soler o Vanesa Martín. En cualquier caso, más allá del mes de junio se extenderá esa propuesta pluridisciplinar, en que confluyen estilos musicales diversos, del jazz al rock, pasando por la clásica y el pop. Nombres como los de la trompetista Andrea Motis, el cantaor Diego El Cigala, el mítico grupo Fangoria o Jorge Drexler, entre muchos otros, podrán escucharse en las noches del mes de julio.

MES SIGUIENTE >

< MES ANTERIOR MES SIGUIENTE >

EXPOSICIONES

EXPOSICIONES

 01 / 06 / 21

Miró y los 'amics de l'Art Nou'

Fundació Miró, hasta el 4 de julio

El grupo de artistas e intelectuales Amics de l'Art Nou, conocidos por las siglas ADLAN, tomó a Joan Miró como referente en el camino de la promoción de un arte vanguardista, que rompiera con las convenciones del arte académico. Los organizadores de la muestra explican que “mientras que en las grandes ciudades de Europa las vanguardias contaban con el apoyo de la crítica y de los coleccionistas, aquí la modernidad necesitó el empujón de un grupo entusiasta que quería regenerar la cultura catalana”. Los documentos y materiales del gran archivo de ADLAN revelan aquel entusiasmo programático, con un énfasis en las afirmaciones que, en efecto, parecen propias de un manifiesto. Junto a los documentos, por supuesto pueden contemplarse obras significativas, procedentes de las “exposiciones efímeras” que organizó Miró en la ciudad de Barcelona “con el objetivo -se precisa- de que los socios del grupo cultural pudieran conocer en primicia las piezas que después viajarían a París, Nueva York o Zúrich. Esas muestras, abiertas solo a los socios de ADLAN, servían al artista de laboratorio o de preescenario y ponen de manifiesto el carácter experimental de su obra”.

ENIGMÁTICO ESCHER

Museu Marítim - Les Drassanes, hasta el 26 de septiembre

Acertijos visuales o geometrías imposibles, mundos que se recrean desde el espejismo, en que la matemática no anula el misterio, sino que lo mantiene y perpetua. La obra del holandés Maurits Cornelis Escher fascina y desconcierta, resulta altamente

popular en el imaginario colectivo por su potencial icónico, y por las reflexiones que suscitan sus efectos ópticos. Laberíntica y fecunda en enigmas, apreciada asimismo por la comunidad científica, parece estar inspirada en las cárceles de Piranesi y en cierto modo vinculada, por la presencia del misterio y el regusto surrealista, con la de su estricto contemporáneo René Magritte (ambos nacieron en 1898). En un escenario tan emblemático como las Drassanes, hasta el 26 de septiembre, se podrán contemplar más de 200 obras originales, entre las cuales algunas tan míticas como Mano con esfera reflectante, Lazo y unión, Relatividad o Belvedere.

EL SUEÑO AMERICANO

Caixaforum, hasta el 13 de junio

Últimas semanas para poder visitar una de las exposiciones de arte contemporáneo más ambiciosas y completas de cuantas se han organizado en Barcelona, gracias a la colaboración del prestigioso British Museum. Centrada en las diferentes corrientes artísticas que recorrieron el s. XX norteamericano, El sueño americano. Del pop a la actualidad expone más de 200 obras de algunos de los creadores más influyentes internacionalmente, también presentes en el imaginario colectivo.

Pensamos en Warhol, por supuesto, pero también en Rauschenberg, Roy Lichtenstein o Jasper Johns. El tópico del way of life es ilustrado en toda amplitud, sacando a la luz su reverso eventualmente sombrío. Junto a la afirmación figurativa de un ethos que se quiere típicamente americano se asiste, en paralelo, a la disolución del sentido por parte de los expresionismos abstractos, los casos de Motherwell o De Kooning. Y es que además de los ejemplos icónicos del Pop Art -que, a partir de los años 60, sobre todo, revelan el poder de la imagen y su incidencia en los hábitos de consumo- la muestra de Caixaforum ofrece secciones en que el contradiscurso o la reivindicación de minorías segregadas hallan un espacio para la expresión. Artistas contemporáneas como Kiki Smith, Louise Bourgeois o Kara Walker sacuden los presupuestos estéticos y morales de una sociedad, la americana, que se ha convertido en paradigma, en referencia mundial. El toque de atención no se dirige por tanto sólo a un país, sino a una manera de entender el mundo, una cosmovisión que no siempre respeta la pluralidad. El sueño americano. Del pop a la actualidad despliega así, en fascinante ambivalencia, el movimiento de apertura, reafirmación estética y crítica de los valores occidentales.

RECORDANDO A MIRALLES

Museu d’Història de Barcelona, hasta el 4 de julio

Uno de los arquitectos más prometedores e influyentes en la nueva concepción de la ciudad de Barcelona fue Enric Miralles, que nos dejó demasiado pronto, en un momento de madurez y plenitud profesional. Algunos de los proyectos que lamentablemente quedaron a medias, o apenas esbozados, fueron desarrollados por

su esposa Benedetta Tagliabue, como por ejemplo el Mercat de Santa Caterina. Veinte años después de su fallecimiento -que de hecho se cumplieron en 2020- se han organizado una serie de exposiciones en su honor, a modo de homenaje orquestado por Tagliabue, quien ha explicado que “no solo se quiere recordar la figura humana y profesional de Enric Miralles, sino también mantener vivo el espíritu del visionario, del experimentalista como forma de trabajar y de ver el mundo. Y dejar su legado también para las futuras generaciones". Dos de las muestras más interesantes son la organizada por el Museu d’Historia (MUHBA) en el saló del Tinell, titulada A quarts de quatre con un diseño expositivo a cargo de Benedetta Tagliabue y Joan Roig i Duran, y en la que constan sus principales logros como arquitecto internacionalmente reconocido -el caso del Parlamento de Escocia en Edimburgo-; y la exposición organizada por el Centre d’Arts Santa Mónica, bajo el título Photos&Collages y comisariada por Salvador Gilabert Sanz, profesor y jefe de proyectos de Miralles Tagliabue EMBT.

ARTE, TECNOLOGÍA Y NATURALEZA

Caixaforum, hasta el 9 de enero 2022

Recientemente inaugurada, la exposición inmersiva creada por TeamLab ofrece imágenes en perpetuo cambio y oscilación cromática, un flujo de energías siempre distinto que escenifica el contraste entre las formas naturales y el artificio tecnológico que permite recrearlas, haciendo de ello una nueva forma artística, que incorpora el visitante en su proliferación.

Los artífices de esa trasposición digital, uno de los equipos punteros, despliegan en los dos espacios de la sala de Caixaforum un sinfín de formas que interactúan con el espectador, creador él mismo de la obra en la que se incluye, según sus movimientos, en lo que no deja de ser un nuevo guiño de la posmodernidad a la tópica confusión practicada a destajo durante el barroco para complacencia de los sentidos. La realidad del engaño -como la verosimilitud de la ficción o la co-creacion de la obra- se vienen practicando desde antiguo, en la línea de lo que se insinúa ya en la Poética de Aristóteles. Más de veinte siglos después, y con un desarrollo técnico inimaginable en cualquier otra época, la moda de las exposiciones inmersivas recuerda el gusto que el sapiens sapiens halla en el dejarse engañar por lo verosímil o en participar de la recreación fantasiosa, adormeciendo por un instante el principio de realidad que la razón establece a diario para su tranquilidad. La fluctuación de las formas de la exposición creada por TeamLab participa de ese onírico espacio de incerteza, en que el espectador se disloca espaciotemporalmente al tiempo que se encuentra consigo mismo, desde la admiración de sentirse y saberse otro, consciente del carácter novedoso de su interacción con el medio circundante: “El comportamiento y las acciones del público -explican los responsables del evento- provocan cambios en el espacio y generan imágenes únicas e irrepetibles; un proceso de creación colectiva que ofrece infinitas posibilidades”.

MES SIGUIENTE >

< MES ANTERIOR MES SIGUIENTE >

Sé el primero en recibir las novedades de la agenda cultural: