El parque logístico de la ZAL cuenta con una superficie de 920.000 metros cuadrados.

El Port de Barcelona ganará 100.000 metros cuadrados para ampliar la ZAL

El Port de Barcelona prepara una nueva ampliación de 100.000 metros cuadrados para poder incrementar la superficie que pone a disposición del sector logístico. Incorporará a su dominio los terrenos que hasta ahora ocupaba en pleno territorio de la ZAL-Prat la fábrica del grupo francés Total Petrochemicals.
L

a Zona de Actividades Logísticas (ZAL) del Port de Barcelona se ha convertido en un enclave privilegiado a la hora de atraer inversiones y proyectos estratégicos para potenciar la competitividad de la región metropolitana. Es constante el goteo de nuevas iniciativas y de empresas que anuncian sus planes para instalarse en este macro-polígono, gestionado por la empresa público-privada Cilsa.

Decathlon, Caprabo, Damm, Lidl, UPS, Agility, Kuehne + Nagel, Carrefour, DB Schenker y Fedex son algunas de las compañías que han apostado por instalarse o reforzar su presencia en la ZAL gracias a su privilegiada posición geográfica y al hecho de ser uno de los mayores hubs intermodales del Sur de Europa, con conexión marítima, aeroportuaria, por ferrocarril y rápido acceso a los principales ejes viarios.

El éxito de la ZAL ha provocado que se haya agotado todo el suelo disponible tanto en la denominada ZAL Port Ciutat como en la ZAL Port Prat, lo que obliga permanentemente a evaluar todas las oportunidades que puedan surgir para satisfacer la demanda de superficie logística que existe en Barcelona. Así, el pasado mes de abril, el Port de Barcelona aprobó conceder a Cilsa la explotación de las dos últimas parcelas que quedaban por construir en la ZAL Port, lo que supuso sumar dos solares de 14.409 metros cuadrados y 10.874 metros cuadrados.

Ahora, la superficie de la ZAL podría volver a incrementarse gracias al preacuerdo que la autoridad portuaria que preside Mercè Conesa ha alcanzado con la multinacional francesa Total Petrochemicals para adquirir los terrenos de la fábrica de productos químicos que tenía en El Prat hasta el pasado año. Se trata una superficie de 99.183 metros cuadrados que “permitirá dar respuesta a las necesidades de superficie logística que necesita el tráfico portuario”, según explica el Port de Barcelona.

Total Petrochemicals anunció a comienzos de 2019 su decisión de cerrar la planta de El Prat ante la reducción de las ventas de polietileno en todo el mundo y por los cambios regulatorios a nivel europeo e internacional, que impactaban en la competitividad del centro de trabajo.

Alfonso Martínez, director general de Cilsa, con Mercè Conesa, presidenta de Cilsa y de Port de Barcelona, e Ismael Clemente, consejero delegado de Merlin Properties.

Según Port de Barcelona, la parcela de Total está considerada como un enclave industrial que actualmente no forma parte de la ZAL, a pesar de que urbanísticamente ya ha quedado prácticamente integrada en el polígono. La fábrica se pudo construir gracias a un plan de ordenación del polígono Pratenc de 1969, cuando esos terrenos no formaban parte de la denominada zona de servicio del puerto. Ahora, gracias al preacuerdo con Total, el consejo de administración de la Autoritat Portuària de Barcelona (APB) ha iniciado los trámites ante el Ministerio de Hacienda para incorporar a este enclave industrial a su dominio.

La ZAL dispone actualmente de una superficie logística de más de 920.000 metros cuadrados, por lo que con esta actuación el hub superará el millón de metros cuadrados. La empresa gestora de los terrenos, Cilsa, está controlada en un 51,5% por la APB y en un 48,5% por la inmobiliaria cotizada Merlin Properties, liderada por Ismael Clemente. Alfonso Martínez es el director general de Cilsa y Mercè Conesa ocupa la presidencia.