Anna Gener Savills
Anna Gener defiende el gran potencial que tiene Barcelona en múltiples sectores. © Paul Mac Manus

“Las ciudades que sean muy rígidas perderán oportunidades frente a las rápidas y flexibles”

La directiva de Savills, una de las principales consultoras inmobiliarias de la ciudad y de España, no se esconde de nada. Vinculada profesionalmente a distintos ámbitos de la vida económica y social barcelonesa, nos da su visión sobre el presente y el futuro de Barcelona.

Anna Gener (Barcelona, ​​1974) es la CEO de la consultora inmobiliaria Savills en Barcelona, ​​pero compagina su actividad empresarial con múltiples responsabilidades en entidades, instituciones y asociaciones. Forma parte del Comité Editorial de El Periódico, de la Junta Directiva de MC Mutual, de la Junta Directiva de Pimec, es vocal consultora de la Cámara de Comercio de Barcelona, ​​miembro del Consejo Asesor Internacional de la UPF Barcelona School of Management, miembro de la Junta de la asociación ACG Barcelona y miembro del Board en España del Royal Institution of Chartered Surveyors (RICS).

También es patrona de la Fundación Museo Picasso de Barcelona, ​​patrona de la Fundación Cares y miembro del Consejo de Mecenazgo de la Fundación Catalunya Cultura.

— ¿Cómo está Barcelona?

— En Barcelona están pasando cosas muy interesantes. Y los barceloneses, que amamos nuestra ciudad, debemos valorarlas y hacer difusión. Debemos hacerlo porque la economía es un estado de espíritu y, si todos empezamos a decir “qué mal que está todo”, se acabará cumpliendo la profecía. Sin esconder que hay elementos negativos, —porque también hay que decir las cosas que se pueden mejorar—, yo siempre procuro ser altavoz de todo lo que suma. Y en referencia a nuestra actividad profesional, que al final es un reflejo de la confianza en el tejido económico y empresarial, las cosas están yendo muy bien en los segmentos de oficinas y de logística.

— Póngame datos.

— Sí; pongamos datos. En el volumen de inversión en oficinas de 2021, que es el año que tenemos cerrado, Barcelona ha sido capaz de captar el 70% de la inversión de todo el Estado español. Y esto es una situación extraordinariamente meritoria, si tenemos en cuenta que la dimensión del parque de oficinas en Barcelona es la mitad del que hay en Madrid, alcanzando un volumen de unos 1.700 millones de euros, en gran parte explicado por el atractivo del [email protected]

— Buenas noticias, sí.

— Y con un punto añadido: es una inversión que se queda arraigada en el territorio, no te la puedes llevar, no la puedes deslocalizar. Está basada en la confianza en el tejido empresarial, puesto que un edificio de oficinas lo ocuparán empresas implantadas en el territorio, que pagarán unas rentas a cambio de ocupar el inmueble. Esto es economía real y va absolutamente vinculada al PIB. Barcelona se recupera de la pandemia a buen ritmo.

“Barcelona se recupera de la pandemia a buen ritmo”

— No parece, sin embargo, que ésta sea la sensación de la gente de a pie.

— En Barcelona ocurre algo muy curioso: deberíamos distinguir entre el “¿cómo estamos?”, —y aquí tenemos que mirar los datos— y el “¿cómo nos sentimos?”. Y, ciertamente, estoy de acuerdo en que estamos atravesando una situación, en términos generales, de baja autoestima. Es verdad: hay cosas que podemos mejorar y oportunidades que hubiésemos podido aprovechar mejor. Pero creo que es injusta esa sensación tan depresiva. Y, después, hay una tercera variable: “¿Cómo nos ven?”. Y aquí creo que hay una disparidad bastante grande entre cómo nos ven en el mundo internacional, que nos siguen viendo como una ciudad atractiva; y cómo nos ven en el resto de España que, en estos momentos, tienen la sensación de que hemos ido a menos.

— ¿Compararnos con Madrid es un error?

— Lo es porque somos dos ciudades muy distintas. En cierto modo, es inevitable porque Barcelona y Madrid son las dos ciudades más relevantes del Estado. En el mercado de inversión lo hacemos constantemente, puesto que las principales oportunidades de captación pasan por estas dos ciudades. Deberíamos estar comparándonos más con Berlín o Ámsterdam, que es una liga de ciudades extraordinariamente competitiva, atractiva y con una personalidad muy definida.

— Antes lo hacíamos más, tal vez.

— Efectivamente. Nuestra competencia está mucho más allá de Madrid. Dicho esto, creo que Madrid y Barcelona deberían establecer estrategias mucho más inteligentes que las que estamos teniendo ahora. Y en lugar de mirar al modelo francés, deberíamos mirar al modelo alemán.

La amplia visión que Gener tiene de la ciudad la lleva a defender que debería estructurarse a nivel metropolitano. © Paul Mac Manus

— ¿Y cuál es éste?

— Alemania ha sido capaz de configurar un país en el que tiene 5-6 ciudades extraordinariamente atractivas que se han especializado en industrias económicas muy concretas y que no compiten entre sí. La industria farmacéutica está localizada en Frankfurt, la automovilística en Múnich, la creativa en Berlín, etc. Y están trasladando una imagen clara al mundo sobre el talento, las empresas y las inversiones que quieren atraer. Aquí, entre Barcelona y Madrid, no acabamos de hacer las cosas lo suficientemente bien como para que nos vaya mejor a ambas ciudades. Esta situación, aunque muchas veces lo hemos vendido así, no es un juego de suma cero.

“Entre Barcelona y Madrid, no acabamos de hacer las cosas suficientemente bien para que nos vaya mejor a ambas ciudades”

— Hace unas semanas Richard Florida publicaba en Bloomberg un artículo donde explicaba que antes en EE.UU. si General Motors ganaba, Estados Unidos ganaba. Y esto ocurría en casi todos los grandes países. Ahora, sin embargo, ya no es así, ya que la estrategia pasa por una competición entre grandes metrópolis.

— Claramente es así. El talento se establece en las ciudades y las ciudades, más allá de los estados, están compitiendo entre sí para atraerlo. Está comprobado que cuando el talento se establece en un territorio surgen empresas, surge innovación y, por último, surgen oportunidades para toda la sociedad. Y el talento tiene una maravillosa calidad: es móvil. Por tanto, es lógico que participemos de esta competencia a nivel mundial. Hay ciudades que lo tienen clarísimo y establecen estrategias de retención y atracción de talento y otras que no lo tienen tan claro.

“El talento se establece en las ciudades y las ciudades, más allá de los estados, están compitiendo entre sí para atraerlo”

— ¿Nosotros dónde estamos?

— Nosotros estamos en una situación privilegiada porque somos una ciudad extraordinariamente atractiva para el talento internacional. Los últimos datos del censo de Barcelona decían que un 26% de los censados ​​en la ciudad son nacidos fuera de España y este colectivo tiene un nivel de estudios académicos superior a los locales. Esto es extraordinariamente positivo para Barcelona, ​​puesto que genera una serie de oportunidades para todo el territorio.

— Decías que hay ciudades que saben hacia dónde van y otras que no. ¿Barcelona dónde se sitúa?

— Barcelona sabe bastante bien hacia dónde va, pero podría hacer las cosas mejor. Lo concreto: a nivel burocrático es todavía demasiado complicado contratar un perfil internacional para las empresas. Todo esto debería ser mucho más sencillo. Otra: fiscalmente no somos eficientes comparado con lo que ofrecen otras ciudades con las que estamos compitiendo. Y otra más conceptual: debemos definir qué tipo de industrias queremos atraer. Las empresas quieren saber cuál es el talento se encontrarán aquí. Porque el talento quiere estar rodeado de talento. En estas tres patas es donde deberíamos actuar: mejorar todos los aspectos burocráticos, mejorar la fiscalidad y definir en qué industrias queremos sobresalir.

“Fiscalmente no somos eficientes comparado con lo que ofrecen otras ciudades con las que estamos compitiendo”

— ¿En qué debería destacar Barcelona?

— Barcelona tiene un gran potencial en varios sectores. Uno es el mundo médico, científico, biomédico, etc. En este campo somos fuertes y aún deberíamos serlo mucho más. Otro: las industrias creativas vinculadas a la tecnología. Aquí también tenemos la capacidad de formar un ecosistema muy potente. Otro aspecto que es fundamental para mí: el mundo de la arquitectura. Por el simple hecho de que un arquitecto haya desarrollado su formación en Barcelona, ​​una ciudad extraordinariamente rica arquitectónicamente, debería ser un plus competitivo de primer orden. Y, una cuarta: la cultura debe ser un gran dinamizador de nuestra ciudad; una cultura que esté conectada con el mundo económico, que se convierta en industria y que se reivindique como motor económico.

— ¿Cuál es la cultura que se liga a la empresa? Recientemente hemos tenido algunas polémicas con inversiones privadas en torno a la cultura.

— No debería decirse que ‘no’ a ningún proyecto cultural. Y menos si tiene la pretensión de generar puestos de trabajo y crear riqueza. Ojalá hubiera más dinero dispuesto a invertir en cultura. En Barcelona veníamos de unas décadas en las que se decía que sí a casi todo. Acogía cualquier iniciativa que quería establecerse en la ciudad. Y nos fue bastante bien. Barcelona, ​​ahora, ya tiene un sitio en el mundo y, por responsabilidad, debemos ser más selectivos. Dicho esto: ni en una ciudad, ni en una empresa, ni en una asociación suelen presentarse oportunidades que sean perfectas y sin externalidades negativas. Nunca. Esto es imposible. Esto ocurre en el mundo ideal. El mundo real siempre requiere realizar un análisis coste-beneficio de cada oportunidad y decidir en consecuencia. Lo que no puede pasarnos es rechazar oportunidades por apriorismos sin hacer el análisis económico adecuado.

“La cultura debe ser un gran dinamizador de nuestra ciudad, una cultura que esté conectada con el mundo”

— ¿Para asumir las externalidades negativas es fundamental, aparte del proyecto, que exista un liderazgo potente?

— Tengo mucho respeto por la gente que está en la vida política. Ahora mismo no es un ámbito nada fácil. Esta es la verdad. Se encuentran a una situación de un mundo extraordinariamente complejo. El avance tecnológico hace que el mundo público siempre vaya por detrás. El reto del mundo político, ahora mismo, es inmenso. Porque no deja de recibir nuevas iniciativas disruptivas que debe analizar rápido y que, además, no tienen un marco normativo donde acomodarlas. Y eso ocurrirá cada vez más.

— Y deben responder rápidamente para no perder oportunidades.

— Muy rápido, efectivamente. Porque, además, como comentábamos antes, las ciudades están compitiendo entre sí y la innovación busca donde implantarse. Y aquí existe un riesgo: las ciudades que sean muy rígidas perderán oportunidades frente a las que sean rápidas, flexibles y estén más abiertas a la innovación.

La responsable de Savills en Barcelona considera que “el recuerdo maravilloso de los Juegos Olímpicos nos juega en contra”. © Paul Mac Manus

— También hay mucha gente que, quizás debido a la nostalgia olímpica, echan de menos un proyecto colectivo de ciudad.

— Los microproyectos son importantes porque tejen los barrios y tienen un impacto muy directo en la vida de la gente. Yo pondría sobre la mesa dos grandes proyectos: uno más práctico y otro que quizá sea más difícil de llevar a cabo.

— Adelante. ¿El primero?

— Barcelona, ​​antes de los Juegos Olímpicos, vivió una situación de transformación de la que se habla poco. Todos hablamos del frente marítimo, de las rondas y del barrio Olímpico. Proyectos que fueron fantásticos. Pero hay otra gran transformación que empezó con una campaña llamada Barcelona ponte guapa y que animaba, en colaboración público-privada, a adecuar fachadas de edificios, poner ascensores y dignificar zonas comunes, entre otras propuestas. Fue una transformación tan extraordinaria que llegó a transformarse un tercio de todo el parque de fincas de Barcelona. Tuvo un impacto directo en la vida de la gente, pero también en la percepción de Barcelona en el mundo, puesto que no sólo era una ciudad que, de repente, tenía playas con el agua limpia, sino que también tenía una arquitectura extraordinaria. Barcelona es un auténtico museo al aire libre. Y esto fue una gran transformación. Ahora nos toca pasar del Barcelona ponte guapa al Barcelona se respetuosa con el medio ambiente o Ponte sostenible o Ponte eficiente energéticamente.

“Ahora, toca pasar del Barcelona ponte guapa al Barcelona ponte sostenible

— Concretemos.

— Ahora lo que debemos hacer es una campaña para que las fincas de Barcelona, ​​sobre todo las residenciales, se transformen a los nuevos tiempos y a las nuevas necesidades. Hacer, por ejemplo, que los edificios sean más eficientes energéticamente mediante placas solares o mediante cerramientos que las aíslen del frío y del calor. Deberíamos establecer la misma dinámica de colaboración público-privada que se realizó. Barcelona ya lo logró una vez y ahora debemos volver a hacer este plan. En este sentido, los fondos Next Generation pueden ser una gran oportunidad.

— ¿Y la segunda, la más complicada?

— Un gran plan para estructurarnos a nivel metropolitano. Desde la movilidad hasta los servicios. Estructurar esta gran Barcelona de los 5 millones de habitantes, que va de Mataró a Vilanova y que incluye todo el Vallès. Y no estoy hablando de un efecto centrípeto de Barcelona sino a la inversa: que las oportunidades que es capaz de captar Barcelona se puedan distribuir mejor en un territorio mucho más amplio.

— ¿Y por qué este radio?

— Pues porque, gracias a los móviles, sabemos que la población que vive en este ámbito se desplaza en un porcentaje muy elevado prácticamente a diario en Barcelona. Y los urbanistas, cuando se produce ese tipo de continuo urbano, hablan de núcleos urbanos comunitarios. El problema del acceso a la vivienda o de la movilidad no lo podremos resolver si no miramos a este territorio más amplio. Un adecuado funcionamiento de Rodalies es imprescindible.

“El problema de la vivienda o de la movilidad no lo podremos resolver si no miramos a este territorio más amplio”

— Veo que no idealiza los Juegos Olímpicos del 92.

— Es que creo que el recuerdo maravilloso de los Juegos Olímpicos nos juega en contra. La ilusión que vivimos en ese momento es muy difícil que vuelva a repetirse. La alineación de los astros que se produjo fue casi un milagro. Esto es como quien ha tenido un enamoramiento de película y después, como es habitual, ha tenido relaciones más normales. La felicidad puede que sea más estable, más normal, y que te dé una vida más estable. Ahora deberíamos centrarnos más en una ciudad que dé oportunidades y tenga calidad de vida. Seguramente es menos excitante. Lo sé. Pero esto nos lleva a tener una sociedad mucho más cohesionada socialmente y con muchas más posibilidades de progreso. Y, al final, una ciudad exitosa es esto.