Oscar Andreu, director general de IMPALA, y Josep Benito, consejero delegado de Seidor.

Seidor compra Impala a la espera de cerrar la entrada de un socio

La consultora tecnológica familiar catalana adquiere una empresa barcelonesa de servicios de comunicaciones corporativas y seguridad e impulsa su plan de crecimiento, que pasa por alcanzar una facturación de mil millones de euros en 2025

La consultora tecnológica Seidor avanza en su estrategia de adquisiciones selectivas para reforzar y diversificar sus áreas de negocio e incrementar el tamaño de la compañía. El grupo ambiciona alcanzar en 2025 una facturación de mil millones de euros, cifra que supone duplicar las ventas actuales, que en 2020 —últimos datos disponibles— alcanzaron los 468 millones de euros. Para acelerar su crecimiento y dar cumplimiento a estos objetivos, Seidor negocia desde hace meses dar entrada a un socio financiero que podría comprar alrededor del 30% del grupo por 150 millones de euros.

La empresa, controlada ahora al 100% por la familia Benito, es uno de los mayores especialistas en la implantación del software empresarial SAP. Nació y tiene su sede en Vic (Osona), pero sus oficinas centrales se encuentran en el distrito [email protected] de Barcelona. La compañía  acaba de anunciar la compra de Impala Networking Solutions, con sede también en la capital catalana y presencia en Madrid. Con esta integración, el grupo de consultoría y soluciones tecnológicas da un paso firme para posicionarse en el mercado de los servicios de comunicaciones corporativas, seguridad del puesto de trabajo, 5G, entornos en la nube e infraestructura para centros de almacenamiento de datos, ámbitos en los que Impala es un especialista en la integración de sistemas desarrollados por multinacionales como Cisco.

“La integración de Impala supone una oportunidad para reforzar y fortalecer la unidad de comunicaciones, networking, seguridad y conectividad de nuestra compañía, cubriendo una mayor diversidad de clientes y atendiendo mejor a sus necesidades en materia de soluciones tecnológicas”, ha explicado el consejero delegado de Seidor, Josep Benito, el menor de los tres hermanos propietarios del grupo.

Según Seidor, la compra de Impala se acompañará de la creación de un Centro de Competencia de Comunicaciones que dará servicio a sus filiales internacionales. La unidad de negocio de Comunicaciones de Seidor, todavía muy pequeña dentro del grupo, alcanza con esta operación una cifra de negocio de 20 millones y suma más de 120 empleados. “Nos encontramos en un momento en el que los DataCenters, los puestos de trabajo y los crecientes servicios en la nube precisan de una mejor capacidad de comunicaciones y seguridad. Con esta compra, se abren nuevas vías para que Seidor cubra las necesidades de tecnologías de la información de estos ámbitos”, ha apuntado Benito.

El hasta ahora director general de Impala, Oscar Andreu, seguirá liderando la nueva Impala Seidor y será también el director del área de Comunicaciones del grupo, que cuenta con presencia directa en 39 países de Europa, América Latina, Estados Unidos, Oriente Medio, África y Asia. “De la mano de un partner referencial en el sector TI como Seidor, esta operación nos permite aumentar nuestro músculo comercial y, con ello, llegar a un mayor número de clientes, penetrando en nuevos mercados geográficos, tanto en España como en el extranjero, a la vez que multiplicando nuestra capacidad para atraer talento”, señala Andreu. El 40% de los clientes de Impala son del sector público.

Seidor también subraya que con Impala se convierte en Gold Partner de Cisco, sello que sumará al carácter de socio destacado de SAP, Microsoft, IBM y Adobe. El grupo catalán suma ahora una plantilla de 6.000 trabajadores y una cartera de 8.000 clientes.

A mediados del pasado año trascendió que la familia Benito contrató al grupo de servicios financieros y banca de inversión Alantra para buscar un socio minoritario que le permita activar una nueva fase de crecimiento sustentada en adquisiciones de mayor tamaño, tanto fuera como dentro de España, con el reto de duplicar su facturación en cuatro años, hasta los mil millones de euros. Según avanzó El Periódico de España, Peninsula Capital, un fondo liderado por el expresidente de Endesa, Borja Prado, podría haber sido el elegido por los hermanos Benito para negociar la operación, que oficialmente todavía no ha sido anunciada.