Futuro espacio restauración Port Olímpic
Así se verá el futuro espacio de restauración del Port Olímpic, cubierto por cuatro pérgolas fotovoltaicas.

El Port Olímpic renovará toda su restauración con ganas de recuperar al público local

El Ayuntamiento invertirá casi 16 millones en transformar 24.000 metros cuadrados del puerto deportivo, revitalizándolo con una oferta gastronómica variada formada por más de diez nuevos restaurantes

El Port Olímpic acelera su transformación con la llegada de la Copa América, el evento deportivo que está llamado a proyectar a la ciudad como en su momento lo hicieron los Juegos Olímpicos. Después de iniciar la reforma del dique de abrigo y del Muelle de Mestral, el Ayuntamiento ha decidido avanzar la última fase de los trabajos, la que servirá para renovar la oferta gastronómica del puerto deportivo, con el objetivo que esté todo listo para cuando la competición náutica amarre en el frente marítimo barcelonés en 2024, recortando así dos años en el plan de obras previsto inicialmente.

El consistorio, a través de la empresa municipal B:SM, destinará casi 16 millones de euros a transformar el Muelle de Gregal, en el imaginario de muchos barceloneses, principalmente, por los arroces que recuerdan haber comido en sus restaurantes y sus míticas carpas. Si bien un espacio emblemático de la ciudad, los años le habían acabado pasando factura. Por ello, la actuación que proyecta el Ayuntamiento será total, dotándolo de una nueva imagen y facilitando su integración con la ciudad, permitiendo, por ejemplo, el acceso directo desde la playa de la Nova Icària.

“No lo reconocerán”, ha advertido este martes el primer teniente de alcalde, Jaume Collboni, en la presentación del proyecto. La arquitectura beberá de las nuevas tendencias que ha traído la pandemia, con una preferencia por los espacios diáfanos, abiertos y luminosos. Se mantendrá la estructura tradicional, con restaurantes a dos niveles, pero se hará más accesible, con rampas y ascensores. También ganarán peso las zonas de paseo y descanso, que se quedarán con casi el 70% de la superficie disponible en el muelle. Entre los restaurantes, habrá pequeñas plazas con bancos y sombras. Estas últimas se generarán gracias a las cuatro pérgolas fotovoltaicas que coronarán los restaurantes. “Será la operación de restauración en la ciudad más importante de la década” ha remarcado Collboni, teniendo en cuenta que se actuará sobre 24.000 metros cuadrados.

Futura zona de paseo muelle Gregal Port Olímpic
Imagen virtual de la zona de paseo que se ubicará en la planta de arriba del Muelle de Gregal, con vistas al puerto deportivo.

Por su parte, la directora general de B:SM, Marta Labata, ha indicado que la futura propuesta gastronómica del Port Olímpic estará integrada por 14 espacios. En el nivel superior, habrá cuatro restaurantes, ubicados en un voladizo sobre el mar, con unas vistas a la Nova Icària que los comensales pensarán que flotan sobre el agua. Abajo, habrá siete restaurantes más, con terrazas abiertas mirando al puerto deportivo. En unos locales más pequeños que resultarán de la nueva configuración, en las plazas que se crearán entre los restaurantes y detrás de las escaleras y los ascensores que comunicarán con el nivel superior, se abrirán tres tiendas gastronómicas.

Los diferentes establecimientos presentarán una oferta variada, con una apuesta clara por la cocina mediterránea y la alimentación saludable y sostenible, poniendo el foco en los productos de proximidad y de temporada. Obviamente, no faltarán los arroces. Los locales también se adaptarán a los diferentes públicos que pueden atraer. “Esperamos que esta transformación sea mucho más que un cambio físico de 24.000 metros cuadrados y que se convierta en una propuesta atractiva para los ciudadanos de Barcelona y sus visitantes”, ha defendido Labata. “El Port Olímpic se tiene que reconciliar con el público local”, ha abundado Collboni. No solo los que quieran ir a cenar o a pasar el día durante el fin de semana, sino todos los trabajadores que se espera que traiga la reforma que se está haciendo en el muelle vecino, el de Mestral, donde se creará un hub de economía azul.

Se abrirán un total de 11 nuevos restaurantes, repartidos en dos niveles, y tres tiendas gastronómicas

La licitación para los nuevos restaurantes se lanzará en el último trimestre de este año. Se espera empezar las obras a principios de 2023, incluyendo la demolición de los establecimientos que aún siguen abiertos. Actualmente, solo siete mantienen su actividad, después de que, en abril de 2020, cuando la pandemia acababa de irrumpir, terminase el contrato y se supliese con uno temporal, a la espera de poder arrancar la transformación en esta zona del Port Olímpic. Los trabajadores de los siete restaurantes serán subrogados.

La previsión es llegar al verano de 2024 con todos los trabajos acabados, creando un nuevo espacio desde el que disfrutar de la Copa América. De hecho, el evento deportivo ubicará entre uno y dos equipos en el Port Olímpic. Según ha apuntado Collboni, se contempla que sean el juvenil y el femenino, que se entrenarán en la competición por primera vez desde Barcelona.

Restaurante Port Olímpic
Así se verá la playa desde los restaurantes de la planta superior, que estarán ubicados en un voladizo sobre el mar.