El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre

El empresariado dice basta a las protestas violentas en un acto unitario

El evento, impulsado por Foment del Treball, reúne a unos 300 empresarios que reclaman poner fin a los disturbios y centrarse en la recuperación económica y social

“Basta. Centrémonos en la recuperación” ha sido el mantra que se ha repetido continuamente este jueves en la Estació del Nord, la ubicación escogida para reunir al empresariado en un acto de condena a los disturbios que se han producido durante las últimas semanas en Barcelona y otras ciudades. Unas 300 entidades del mundo empresarial y económico, pero también social, cultural y deportivo, han apoyado esta declaración, que aboga por ejercer el derecho a protesta de una manera pacífica y apoya a los cuerpos policiales.

“Este es el acto que no habríamos querido hacer nunca y que lo hemos hecho a regañadientes. No queremos hacer más ruido, sino calmar. Queremos acabar con la angustia que están sufriendo personas y negocios y trabajar para recuperar el prestigio reputacional de Catalunya, de Barcelona, su capital, y de todas las ciudades y pueblos de nuestro país”, ha expuesto el presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, en su discurso. El empresariado ha reclamado unitariamente a las administraciones que pongan énfasis en la recuperación económica y social para salir de la crisis provocada por la covid-19. “Gobiernen con la prioridad de levantar la economía y volver a crear ocupación”, ha pedido Sánchez Llibre, además de instar a acabar con la confrontación política y fomentar el diálogo.

El presidente de Foment del Treball ha celebrado haber conseguido un gran consenso para organizar un evento como el de este jueves, transversal y con una elevada participación de varias entidades de la sociedad civil. “La sociedad organizada no es un contrapoder, es el poder, que democráticamente y a través del voto delegamos en el Parlament y al Govern. No nos frenen, gobiernen”, ha expuesto Sánchez Llibre. En este sentido, ha señalado que los presentes en la Estació del Nord representan, nada más y nada menos, que al 90% del PIB catalán, 400.000 empresas y 2,2 millones de familias. “Todos los aquí presentes nos conjuramos para ayudar a levantar el país de los efectos económicos y sociales de la pandemia”, ha sostenido. “Futuro Govern, partidos políticos, alcaldes, diputaciones, consejos comarcales, todos en un mismo objetivo: centrémonos en la recuperación. Nosotros no fallaremos”, ha agregado.

El acto, impulsado por Foment del Treball, ha contado con la participación del nuevo presidente de Pimec, Antoni Cañete, en una muestra más del frente patronal que se ha instaurado en el panorama empresarial catalán después de superar el eterno conflicto de la representatividad patronal. Pero también ha habido una confirmación de última hora al acto, la de la Cambra de Barcelona. La presidenta en funciones de la Cambra de Barcelona, Mònica Roca, ha asistido finalmente al acto y ha ocupado una posición destacada, junto a Sánchez Llibre, a pesar de que no ha hecho ningún parlamento. “Era y es muy importante que Mònica Roca representara a la Cambra”, ha subrayado Sánchez Llibre en su discurso. La organización del acto, según el presidente de Foment del Treball, también ha servido para que él y Roca se conocieran.

Consciente de que la Estació del Nord es un escenario poco habitual para reuniones empresariales, el presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, ha empezado su discurso explicando el porqué de esta elección. El presidente de la Unió de Federacions Esportives de Catalunya (UFEC), Gerard Esteve, fue quien lo propuso, teniendo en cuenta sus dimensiones, que permitían agrupar a todos los asistentes respetando las distancias de seguridad. A pesar de esto, no han faltado invitados accidentales, como los usuarios de la piscina y el gimnasio que hay en el interior de la Estació del Nord, engalanados con sus mochilas y sin americanas ni corbatas, que se paraban a ver qué pasaba y se preguntaban por qué había tanta gente sentada en la pista donde se suele jugar a baloncesto o balonmano.

Manifiesto Basta ya, centrémonos en la recuperación

Los ciudadanos catalanes, y también los empresarios, estamos agotados. Precisamente cuando, con grandes esfuerzos y sacrificios en rentas y puestos de trabajo, salíamos de la grave crisis financiera que hemos sufrido durante diez años recuperando rentas y puestos de trabajo, hemos sido golpeados por la covid-19 y por las medidas adoptadas por distintas administraciones públicas para combatirlo.

La aparente parálisis gubernamental se ha visto agravada por los comportamientos violentos e incívicos de las últimas semanas que contribuyen a hundir, hasta niveles nunca vistos, la imagen de Catalunya y de su capital.

Una vez renovada la legitimación de nuestros representantes políticos y en vísperas de la constitución del nuevo Parlament de Catalunya, todos los sectores aquí representados del mundo de la economía, de la cultura y de la iniciativa social:

Manifestamos nuestro compromiso de recuperar una Barcelona y Catalunya cívicas, dialogantes, cultas, tolerantes y motores económicos y de cohesión social. Y, también, de continuar trabajando para mejorar la calidad de vida, el atractivo, la competitividad y la proyección internacional de Catalunya y de su capital económica y cultural.

Constatamos que los países y las ciudades progresan socialmente y cívicamente y fortalecen su economía cuando las autoridades y la sociedad civil van en la misma dirección. La colaboración público privada es garantía de progreso y de bienestar social.

Respetamos el ejercicio de los derechos fundamentales de reunión y manifestación. Pero estos derechos deben ejercerse de forma cívica y pacífica, tanto cuando expresan adhesiones como cuando expresan protestas, respetando la libertad, la seguridad y los bienes de todos.

Exigimos, cuando no sea así, al Govern de la Generalitat, al Ayuntamiento de Barcelona y al resto de ayuntamientos de Catalunya que ejerzan su autoridad democrática y sus responsabilidades sin complejos, a fin de recuperar la convivencia y la paz en nuestras calles. Ninguna causa justifica actitudes violentas. Para mantener la cohesión social y los puestos de trabajo es imprescindible acabar con la violencia, la mejor aliada para destruir empleo.

Expresamos nuestra enorme preocupación por los disturbios, actos de violencia, destrozos de bienes públicos y privados y saqueos que se han producido y que se siguen haciendo en todo el país, y muy especialmente en la ciudad de Barcelona, capital de Catalunya. Tienen precedentes y tememos que puedan repetirse. La violencia y la difusión internacional de las terribles imágenes que provocan perjudican gravemente a la capacidad de Barcelona y de toda Catalunya de atraer turismo de calidad, talento e inversiones. Comprometen, por tanto, nuestro futuro colectivo.

Reiteramos nuestra exigencia de que los actos vandálicos realizados por los grupos radicales organizados sean erradicados; y de que estos actos sean objeto de la más absoluta condena, sin ningún atenuante.

Pedimos al Govern de la Generalitat, a todos los partidos políticos y al Parlament de Catalunya —cuando se constituya— que den el máximo apoyo a los cuerpos de seguridad, y, en particular, al cuerpo de Mossos d’Esquadra como policía democrática del nuestro país que defiende nuestros derechos y nuestras libertades.

Urgimos a formar el nuevo Govern sin dilaciones: un gobierno estable, cohesionado y activo que tenga como objetivo principal la recuperación económica de la crisis provocada por la pandemia. La crisis económica a la que nos enfrentamos es de una magnitud enorme y no tiene precedentes en nuestra historia reciente. Los ciudadanos, los trabajadores y los empresarios no entenderían que la recuperación no esté en el centro de toda acción de gobierno. No es el momento de disputas políticas, sino el de la cooperación, la responsabilidad y la lealtad institucional.

Requerimos al Gobierno de España que, siguiendo el ejemplo del resto de países de la Unión Europea, instrumente y conceda, de forma inmediata, 50.000 millones de euros de ayudas directas a las empresas, a los autónomos y a los sectores más afectados por la pandemia para salvaguardar la actividad económica, los puestos de trabajo y la cohesión social.

Reclamamos un Gobierno que defienda la economía productiva, el empleo y el estado del bienestar; que sitúe la recuperación económica y la cohesión social como su objetivo principal; que mantenga el orden, es decir, que garantice el libre y pacífico ejercicio de los derechos y libertades para todos, y el normal funcionamiento de las instituciones; y que proporcione seguridad jurídica.

Proponemos la inmediata negociación y suscripción de un Pacto de País por la recuperación económica y social de Catalunya entre las fuerzas políticas, las administraciones públicas y las entidades de la sociedad civil. Lo más transversal y con el mayor consenso posible. Es urgente e imprescindible.

Por todo ello, el Govern de la Generalitat, el Ayuntamiento de Barcelona, todos los ayuntamientos de Catalunya y las fuerzas políticas encontrarán en nosotros complicidad y colaboración para recuperar la normalidad y para alcanzar estos objetivos.