Agenda cultural Barcelona septiembre 2021

AGENDA CULTURAL
por JACOBO ZABALO

Una selección mensual de conciertos,
artes escénicas y exposiciones.

MÚSICA Y
ARTES ESCÉNICAS

MÚSICA Y ARTES ESCÉNICAS

 01 / 09 / 21 

Ariadne Auf Naxos

Gran Teatre del Liceu, del 22 de septiembre al 4 de octubre

Con una maravillosa Lucia di Lammermoor, caracterizada por Nadine Sierra -y Javier Camarena en el papel de co-protagonista- el Gran Teatre del Liceu concluyó la temporada pasada, y la presente se inicia con otra historia de amor imposible, la de Ariadna abandonada a su suerte en Naxos, en una versión, por parte de Richard Strauss, que deslocaliza la acción y revisa el mito desde una mirada que no deja de ser contemporánea. Abundando en el artificio de la representación dentro de la representación, el estilo trágico y el cómico conviven -la seriedad y la broma- no sólo a modo de provocación estética. Con la sacudida, con la perplejidad que suscita en el espectador se promueve una reflexión que trasciende la esfera propiamente artística, y sienta las bases para otras maneras de explicar historias. “La Ariadne auf Naxos de Katie Mitchell, la reputada directora teatral, plantea la historia del hombre más rico de Viena, quien ha encargado una ópera seria a un joven compositor, además de invitar a un grupo de actores de la commedia dell’arte. Mientras pide que actúen todos a la vez, la frívola Zerbinetta intenta convencer a la trágica Ariadne de que los hombres son todos iguales e incluso intercambiables. Este debate entre la fidelidad en oposición a la metamorfosis, además de ser un homenaje a Molière y Mozart, es una ópera tan impertinente como irresistible”, explican desde el Liceu. Junto a la celebrativa puesta en escena de Mitchell, otro nombre a destacar es el de Josep Pons, a cargo de la dirección musical.

LOS PLANETAS

Nits del Fòrum, 17 de septiembre

Como una especie de regreso al pasado más visionario, uno de los buques insignia de la música independiente de los años 90 vuelve a amarrar en la cercanía del puerto de Barcelona, no muy lejos de donde tocaron en unas casi remotas fiestas de la Mercè. Entre ambas fechas, por supuesto, han sido muchos los eventos que los han traído a Barcelona, si bien, como recuerdan los organizadores del Festival -los responsables del Primavera Sound- se presentan en público en contadas y muy

especiales ocasiones. “A estas alturas de su carrera, Los Planetas dosifican todos sus advenimientos con la tranquilidad de quien sabe lo que está haciendo. Se han acabado ya los adjetivos para definir su influencia y legado en la música independiente española, pero lejos de apoltronarse en su condición de referentes indiscutibles, salen a jugar cada partido como si fuera el primero”. El símil deportivo está justificado a tenor de algunas de sus letras más míticas (“se ha vuelto a lesionar el niñato…”), y sobre todo por el atrevimiento que demuestran en sus trabajos más recientes, como Zona temporalmente autónoma, en que alcanzan “una madurez que paradójicamente les ha vuelto más contestatarios que nunca. Para este 2021 su plan es que no hay plan: prometen ir publicando singles sorpresa, como ya han hecho con El antiplanetismo o El Rey de España”. Una cita, la del 17 de septiembre, que supone un reencuentro con una banda que todavía tiene mucho que decir sobre los escenarios.

DI DONATO EN EL PALAU

Palau de la Música Catalana, 20 de septiembre

Inauguración de la temporada en el Palau por todo lo alto, con la presencia de una de las voces más apreciadas internacionalmente. La mezzo norteamericana Joyce DiDonato hará gala de su versatilidad al enfrentarse a un repertorio exigente y variado -el del espectáculo titulado My favorite things- que presenta el aliciente de contraponer los compositores “antiguos” (Gli antichi) a “los modernos” (I moderni).

Entre los primeros se encuentran los padres fundadores de la lírica, como por ejemplo -por encima de todos- Claudio Monteverdi, mientras que entre los segundos podrán escucharse arias de gran virtuosismo y expresividad de Adolph Hasse, Georg Friedrich Händel o Jean-Philippe Rameau. Un concierto con muchos puntos de interés, a los que cabe sumar, por supuesto, la calidad del conjunto de música antigua Il Pomo d’Oro, especializado en repertorio barroco, que será dirigido por la concertino Zefira Valova.

OVELLES

Teatre Poliorama, del 15 al 30 de septiembre

Después de un primer y exitoso contacto con el público barcelonés en la Sala Flyhard, especializada en teatro catalán contemporáneo, el Poliorama acoge en diez sesiones prácticamente consecutivas la comedia Ovelles. Una obra escrita

y dirigida por Carmen Marfà y Yago Alonso que cuenta con la participación de actores bien conocidos por los amantes de las artes escénicas. El trio protagonista lo componen Biel Duran, Albert Triola y Sara Espígul, tres hermanos que reciben en herencia 452 ovejas -“150,6 por cabeza”, se precisa en la sinopsis- y que se reúnen para decidir qué hacer con ese inesperado presente. Una comedia divertida por las propuestas alocadas que surgirán, pero que asimismo revela la insatisfacción y soledad que arrastran los protagonistas, en lo que no deja de ser un ejercicio de desnudamiento de los modos de vida más comunes en el seno de las urbes.

LAURA FARRÉ ROZADA

Petit Palau, Palau de la Música Catalana, 16 de septiembre

Música estrictamente contemporánea, en su mayor parte, la programada por la joven pianista Laura Farré Rozada en la sala del Petit Palau. Pianista de técnica impecable, licenciada en matemáticas, demuestra un grado de concentración tan elevado en la tarea interpretativa que el oyente, por poco conocidas que le resulten las partituras, es vivamente animado a participar de aquel su ensimismamiento, como por efecto del magnetismo que emana de ellas, incluso si son dispares en confección y momento de publicación.

Tenemos obras de compositores relativamente cercanos, a los que el Palau de la Música ha dotado de la visibilidad que merecen, como el caso de Josep Maria Guix, y otros, como Takemitsu o Messiaen, que forman parte del repertorio capital del siglo XX. Como pequeña licencia extemporánea, en ese ejercicio de introspección se ha añadido el Gaspard de la nuit de Maurice Ravel, una obra que la pianista asimismo grabó en su disco Nimbus (SEED) y que -al fin y al cabo- aún pertenece al XX, pues apareció en 1908. Si esa pieza puede considerarse el alfa, el primer puerto de ese periplo, el omega -la última obra compuesta, y escogida a modo de cierre del recital- es Still Life “Dedicated to Laura”, creada por Yixuan Zhao en 2020.

MES SIGUIENTE >

< MES ANTERIOR MES SIGUIENTE >

EXPOSICIONES

EXPOSICIONES

 01 / 09 / 21

Chagall en la Catedral

Museo Diocesano, hasta el 28 de octubre

Un auténtico privilegio poder contemplar 39 obras de Marc Chagall en el marco de la exposición organizada por el Museo Diocesano -Chagall. Los estados del alma- que, de hecho, se ha planteado en términos de diálogo interreligioso. El pintor ruso, que evidenció su vinculación con la tradición hebrea en tantas de sus obras, se ocupó de la temática del Antiguo Testamento que el Cristianismo considera canónica, por encargo del marchante de arte Ambroise Vollard, con la realización de la serie de los “Los siete pecados capitales”. Una serie de grabados, a las que acompaña otras obras centradas en la Biblia, en que se otorga un especial protagonismo a los personajes femeninos. Los organizadores explican que “las pasiones humanas exacerbadas de los pecados capitales (caput, cabeza) origen de otros pecados, son narradas aquí con ironía por Chagall. Junto a ellos, mujeres que aman y son amadas, mujeres fuertes y valientes, astutas y audaces, amigas leales, se muestran junto a la representación más tradicional de las mujeres como madres”. Chagall se basa en los relatos sobre Rut, Ester, Agar, Rahab, Sara, Raquel, Noemí, Mical, Thamar, además -por supuesto- del centrado en la figura de Eva. Junto a las representaciones de Chagall, el Museo Diocesano expone algunos de los tesoros góticos del fondo de la colección, y algunos posteriores a ese periodo, con los que pretende fomentar el puente entre tradiciones y estilos, e ilustrar la materia espiritual.

Así, la Mare de Deu de l’Humilitat, obra anónima del siglo XV, “se sitúa como contraposición a la soberbia, pecado capital que lleva al hombre a su enfrentamiento con Dios desde su misma creación en el Génesis”. Otra contraposición interesante es la que protagoniza el santo Job, con quien se identificó Chagall. Es el único personaje masculino que no aparece en un segundo plano, y que los organizadores han optado por ubicar junto al retablo de San Juan Bautista realizado por Bernat Martorell en 1425.

POLÍTICA DE LA RELACIÓN

Macba, hasta el 12 de septiembre

Últimos días para visitar la exposición retrospectiva que el MACBA dedica a Félix González. El artista de origen cubano dejó, antes de su fallecimiento en 1996, una serie de instalaciones de alta carga poética, que al mismo tiempo cuestionan los discursos establecidos. El título de la presente muestra -Política de la relación- evidencia el carácter subversivo del arte, su posible incidencia en el orden social y en la redefinición de la identidad personal

y nacional. La exposición “pone énfasis en la lectura de la obra de Gonzalez-Torres en relación con la cultura española, latinoamericana y caribeña, no como una simple narrativa biográfica singular, sino como un modo de complejizar cualquier lectura esencialista de la obra del artista a través de una única idea, tema o identidad”.

ANTONI LLENA

Espais Volart, hasta el 30 de septiembre

Comisariada por Alex Susanna y por el propio artista, la exposición En veu baixa ha sido organizada a partir de un símil musical, como una suerte de “cuarteto en cuatro movimientos” (la que para muchos compositores y melómanos es la creación más equilibrada, sencilla y al mismo tiempo reveladora de su original

complejidad). Antoni Llena, reconocido como uno de los pioneros del arte povera, emplea materiales desechados para plasmar el carácter efímero de la realidad y, paradójicamente, dotarle de una trascendencia modesta y aun así misteriosa. Ubicada en Espais Volart de la Fundación Vila Casas, los organizadores se hacen eco de la paradoja -“tan desconcertante como decisiva”- que, en efecto, planea sobre la muestra. “Una obra repleta de desgarrones, rotos, pliegues, dobleces, fisuras y suturas mediante las cuales quiere habitar la hoja en blanco –o la blancura del vacío, en el caso de las obras tridimensionales–, reconstruir algo más y hacer del silencio una partitura significante”.

JEAN PROUVÉ

Caixaforum, hasta el 31 de octubre

Organizada en colaboración con el Centro Pompidou de Paris, la exposición retrospectiva dedicada a Jean Prouvé reúne dibujos, maquetas, mobiliario y otros elementos arquitectónicos. Caixaforum recupera esta figura clave para entender el diseño industrial del siglo XX, reconocido incluso por figuras como Le Corbusier, quien dijo de él: “Jean Prouvé expresa de manera singularmente armoniosa el tipo de “constructor” que la ley aún no acepta, pero que la época en que vivimos reclama”.

La disposición cronológica de la muestra -a la que dedicamos una pieza en ocasión de su presentación- permite observar la evolución creadora de Prouvé al hilo de las necesidades que se van produciendo en un convulso siglo. Los organizadores, que refieren otros nombres de arquitectos de la época, señalan su participación en importantes proyectos arquitectónicos y su voluntad de mejorar las condiciones de vida en la sociedad, a través de diseños eficientes y que desprenden una belleza sobria: “El universo de Prouvé es el taller, el trabajo en equipo, el dominio de las técnicas, la pasión por los materiales, la colaboración con los arquitectos, el compartir con sus estudiantes de ingeniería y la ambición de crear productos para al mayor número de personas posible”.

VUELO INTERIOR

Museu Nacional de Catalunya, hasta el 12 de septiembre

Últimos días para visitar la instalación de Francesc Torres en la enorme sala oval del MNAC, sorprendentemente titulada Aeronáutica [vuelo] interior. Acostumbrados a la moda de las exposiciones inmersivas habilitadas por la tecnología digital, en esta recreación histórica todo parece ser absolutamente analógico, como procedente de la realidad histórica. Al mismo tiempo, nada de cuanto se muestra se halla exento de un cupo de artificio.

Los dos aviones -enteros o en pedazos- de la contienda fratricida que ahí constan son reproducciones a escala 1:1, ubicadas de manera llamativa. Por su propia posición y por el diálogo que suscitan, al hallarse junto a diversas obras, entre las cuales las del maestro Pere Serra (siglo XIV). Todas ellas son reunidas iconográficamente en torno al tema de la crucifixión, con reminiscencias al sacrificio, al final de los días y por tanto también a la gestión de los tiempos y la memoria, cuestiones que de un modo no discursivo logra sugerir el artista Francesc Torres, responsable de la instalación. Como precisan los organizadores, en la exposición del Museu Nacional “lleva aún más lejos unas coordenadas que ya había explorado otras veces: la ambigüedad entre el arte y el no-arte (…) o la eliminación de la línea divisoria entre los formatos “exposición”, “obra” e instalación”.

MES SIGUIENTE >

< MES ANTERIOR MES SIGUIENTE >

Sé el primero en recibir las novedades de la agenda cultural: