Featured Video Play Icon

180 cortometrajes internacionales inundan los Renoir

Del 13 al 15 de abril aterriza en Barcelona el Festival Micro después de pasar por Madrid y Hondarribia. Cuenta con la participación de casi doscientos cortos que proceden de 43 países diferentes.

Vivimos en un mundo dominado por la inmediatez, en parte promovida por las redes sociales, y esto provoca que los contenidos audiovisuales que consumimos cada vez tengan menos duración. Consecuentemente, el mundo del cine también ha visto como esta tendencia cada vez coge más impulso y los cortometrajes se abren paso como nunca antes lo habían hecho. Ahora aterriza en Barcelona el Festival Micro, una muestra para cortometrajes internacionales que se podrá ver en los cines Renoir Floridablanca entre el 13 y el 15 de abril.

Este acontecimiento ha sido creado por el emprendedor cultural Marc Esquriol y ya ha pasado por Madrid y Hondarribia, y ahora, un año después de lo previsto a causa de la covid, llega a Barcelona.

El festival cuenta con la participación de 180 cortometrajes de menos de dos minutos de duración que provienen de 43 países diferentes, como Taiwán, Finlandia, Chile, Irán, India, Croacia o República Dominicana. La diversidad cultural y cinematográfica que presentarán estos filmes se podrá apreciar en tres sesiones de una hora y media cada una y las entradas ya están a la venta en la web de los cines Renoir. El festival está dividido en siete categorías diferentes: experimental, animación, realidades, danza, comedia, horror y amor.

“Lo bueno, si breve, dos veces bueno”, dice la frase de Baltasar Gracián y que ahora cita el creador de este acontecimiento, Marc Esquirol, al hablar sobre la importancia de la síntesis y la brevedad. “Hoy en día consumimos mucho contenido en las redes de muy poca duración y nosotros ahora queremos explorar este formato de una forma más artística y cinematográfica”, comenta Esquirol. El festival se celebró en la Sala Equis de Madrid y en Hondarribia, con 800 y 400 espectadores, respectivamente. La tercera parada tenía que ser Barcelona en abril del año pasado, pero la Covid ha atrasado los planes del joven emprendedor.

“Ha sido un camino lleno de trampas y complicaciones, pero finalmente hemos ganado la partida a la pandemia. Esperamos que el festival sea todo un éxito, a pesar de las medidas de seguridad por la pandemia. En un futuro próximo también nos gustaría exportar este formato a diferentes ciudades de Europa y del mundo, creemos que ha tenido una gran aceptación y que tiene mucho futuro”, comenta Esquirol.

La pandemia ha sido sin duda uno de los escollos más complicados de superar. Si bien en verano se pudo celebrar la edición de Hondarribia, no ha sido hasta después de más de siete meses que el festival ha podido llegar a su ciudad natal. “La preparación del festival la empezamos hace más de un año y en los últimos meses hemos acelerado para poder convertirlo en una realidad en Barcelona, pero hasta que no hemos podido asegurar que se podía hacer con las medidas actuales no lo hemos hecho público”, afirma el creador del acontecimiento.

Instantánea de Hondarribia el pasado verano durante la celebración del Festival Micro.

Esquirol ha impulsado este festival a través de la plataforma Letto Studio, un estudio de emprendimiento cultural que ya ha organizado tres ediciones del Festival Micro, una edición del Festival U22 en el MACBA celebrado en 2019 y varias charlas y meetings sobre cine. “El emprendimiento cultural es importante y puede ser un factor determinante en la aparición de artistas jóvenes y proyectos nuevos en este sector. También creo que en Barcelona hay muchos jóvenes con talento y con ganas de poder enseñar al mundo qué son capaces de hacer”, finaliza Esquirol.