Eduard Castañeda Enric Asunción
Los fundadores de Wallbox, Eduard Castañeda y Enric Asunción.

Wallbox da el salto a la bolsa de Nueva York

El proveedor barcelonés de cargadores para vehículos eléctricos llega a un acuerdo con la spac Kensington Capital para transformarse en una sociedad cotizada, llegando a un valor de 1.500 millones de dólares y convirtiéndose en uno de los pocos unicornios españoles

La transición hacia la movilidad eléctrica es cada vez más una necesidad más urgente y continuamente proliferan compañías que quieren liderar este mercado con futuro. Uno de los actores locales más prometedores, Wallbox, acaba de dar un paso adelante para acelerar su crecimiento y continuar reforzando su posición.

La empresa con sede en Barcelona ha anunciado su salida a la Bolsa de Nueva York después de llegar a un acuerdo con Kensington Capital Acquisition Corp. II, un vehículo de inversión estadounidense con propósito de compra, conocidos por las siglas SPAC. Kensington está especializado en fusiones, compras de acciones y combinaciones de negocio de compañías del sector automovilístico.

El mecanismo escogido por Wallbox para dar el salto a la bolsa estadounidense consiste en la combinación de su negocio con el de Kensington, haciendo posible que la barcelonesa se convierta en una sociedad cotizada. Los consejos de administración de ambas empresas ya han aprobado la operación, que se espera que se complete durante el tercer trimestre. Al cierre de la operación, la compañía resultante mantendrá el nombre de Wallbox y cotizará con el código WBX.

Con este acuerdo, Wallbox ha ampliado capital por 330 millones de dólares de financiación, que incluyen una inversión privada de 100 millones de dólares, totalmente subscrita por los fondos de capital riesgo Janus Henderson Investors, Luxor Capital, Cathay Innovation y Kensington. Asimismo, el valor de Wallbox sin contar con esta ampliación se ha situado en los 1.500 millones de dólares como resultado de la combinación de negocios, convirtiéndose en uno de los pocos unicornios —empresas emergentes valoradas en más de mil millones— que hay en España.

“El día de hoy marca un gran paso en la evolución de nuestra empresa global”, valora el cofundador y consejero delegado de Wallbox, Enric Asunción. “Esta operación con Kensington nos permitirá aumentar significativamente nuestro desarrollo de productos y nuestra capacidad de fabricación a medida que aumentamos las ventas a nivel global”, añade.

Una historia de éxito

Fundada en 2015, Wallbox tiene como misión facilitar la adopción del coche eléctrico para hacer un uso más sostenible de la energía en el corto plazo. Para hacerlo, diseña, fabrica y distribuye soluciones inteligentes de carga para vehículos eléctricos, que se pueden usar en casa, empresas o la calle.

Desde su nacimiento, la empresa ha vendido más de 100.000 cargadores. Iberdrola, su principal inversor institucional, ha anunciado recientemente la adquisición de los 1.000 primeros cargadores rápidos Wallbox Supernova. Los destinará a su plan de movilidad sostenible, con el que prevé desplegar más de 150.000 cargadores en casas, empresas y vías públicas.

Sus productos se fabrican en Sant Andreu de la Barca y China. Sumará una nueva planta en la Zona Franca de Barcelona durante el cuarto trimestre de 2021, en una parcela de 16.800 metros cuadrados, donde hasta ahora había la empresa logística Grupesa. También está trabajando para instalar una fábrica en Estados Unidos durante el año 2022. Con presencia en más de 60 países, la plantilla se sitúa en los 500 trabajadores, repartidos por las nueve oficinas que tiene a Europa, Asia y América.

Equip Wallbox
El equipo de Wallbox.