Carlos Sotelo Silence
El presidente de Acciona, José Manuel Entrecanales, y el consejero delegado de Silence, Carlos Sotelo, muestran el nuevo coche.

Silence se pasa al coche eléctrico

La empresa barcelonesa invertirá 30 millones de euros en poner en marcha la producción de su nuevo vehículo eléctrico urbano en la fábrica de motos que posee en Sant Boi de Llobregat, donde prevé la creación de entre 160 y 400 puestos de trabajo

Después de convertirse en uno de los actores más punteros en el diseño y producción local de motos eléctricas, Silence ha decidido ahondar en su apuesta por la movilidad sostenible con el lanzamiento de su primer coche eléctrico, el S04. Se espera que la producción del nuevo vehículo empiece antes del verano que viene y se haga en la planta que Silence tiene en Sant Boi de Llobregat, con la intención de trasladarla en un futuro a la hasta ahora fábrica de Nissan en Montcada i Reixac si su oferta resulta la seleccionada en el proceso de reindustrialización.

Según señala el consejero delegado de Silence, Carlos Sotelo, la empresa invertirá un total de 30 millones de euros en poner en marcha la producción de su nuevo coche eléctrico y prevé la creación de entre 160 y 400 puestos de trabajo, en función de la producción que se acabe alcanzando. Durante el primer año, la compañía controlada por el grupo Acciona calcula que producirá un total de 1.000 coches eléctricos, cifra que se espera que aumente hasta los 30.000 anuales pasados cinco años.

El nuevo coche está pensado para desplazamientos cortos por la ciudad y su área metropolitana. Tiene una versión más potente, con un motor de 14 kW que puede alcanzar una velocidad máxima de 90 km/h y dos baterías con una capacidad de 11,2 kWh y una autonomía de 149 kilómetros. La versión menos potente del S04 se podrá conducir sin carné a partir de los 15 años.

Coche eléctrico Silence
El nuevo coche eléctrico Silence S04.

El vehículo tiene dos plazas y no es muy grande, pudiéndose aparcar tanto en una plaza para motos como en una para coches, ocupando menos de la mitad del espacio. Concretamente, mide 233 centímetros de largo y 156 centímetros de ancho. En su parte trasera, hay espacio para dos maletas.

A la espera de acabar de concretar los últimos detalles, Sotelo calcula que el coche S04 se venderá a partir de los 7.500 y los 12.000 euros, con un precio más bajo para los que lo compren sin baterías. Las baterías, que son las mismas que las de las motos de Silence, están situadas debajo de los dos asientos y se pueden extraer, pudiéndolas cargar en cualquier enchufe, ya sea en casa o el trabajo, si no se dispone de un punto de recarga. Para realizar una carga completa de cada batería, se requieren unas seis horas.

Para aquellos que adquieran el vehículo sin las dos baterías que necesita para circular, la empresa barcelonesa ha ideado unas estaciones de intercambio de baterías, donde sus clientes podrán ir a recargarlas por un precio mensual de subscripción que estará alrededor de los 20 euros. Cuando necesiten cambiar la batería, seleccionarán la estación que les quede más cerca y reservarán una nueva batería. Una vez allí, extraerán la batería descargada de su coche —también servirá para las motos—, y la sustituirán por una cargada que les proporcionen en la estación. El intercambio no dudará más de unos minutos, similar al tiempo que se tarda en pasar por la gasolinera.

Los clientes que compren el nuevo vehículo de la empresa barcelonesa sin baterías lo podrán recargar en estaciones de intercambio de baterías, con un precio mensual alrededor de los 20 euros

En una primera fase, Silence prevé la construcción de siete estaciones de intercambio de baterías, que estarán ubicadas en centros urbanos. La primera está en la nueva sede principal de la marca barcelonesa, en la calle Córcega número 293. En Barcelona, habrá dos más, que se espera que estén en párkings, talleres o gasolineras, mientras que las otras cuatro estarán en Madrid. Estas estaciones se calcula que pueden reducir en un 40% los costes de adquirir un vehículo eléctrico.

En la nueva sede central, inaugurada este miércoles con la presencia del presidente de Acciona, José Manuel Entrecanales, también se encuentran las oficinas, el servicio técnico y un showroom de Silence, que se reparten en tres plantas. La superficie total es de 4.000 metros cuadrados. Acciona, que tiene una filial centrada en movilidad, compró la mayoría accionarial de Silence a comienzos de este año a inversores que habían apostado por la empresa en sus inicios, como Repsol y Criteria.

Estación baterias Silence
Así son las estaciones de baterías que ha ideado la empresa barcelonesa.