Sede de Naturgy en Avenida Diagonal
La nueva sede corporativa de Naturgy en Diagonal 525.

Naturgy estrena sede en la Diagonal

La empresa energética ha culminado el traslado de sus oficinas corporativas desde la Barceloneta a la antigua sede de la secretaria de Medi Ambient, hoy propiedad de Colonial

Naturgy ha trasladado sus oficinas de Barcelona a la Avenida Diagonal, 525, en un edificio de 9 plantas y una superficie de 5.200 metros cuadrados útiles, a los que se añaden dos plantas de sótano y dos terrazas exteriores. El grupo gasista ha alquilado el inmueble por un periodo inicial de diez años a Colonial, que ha ejecutado una profunda rehabilitación y puesta al día del edificio para adaptarlo a los máximos estándares de ecoeficiencia y sostenibilidad. Exteriormente, el cambio más significativo es la total renovación de la fachada acristalada.

Los servicios corporativos de Narturgy en Barcelona —el grupo también tiene un cuartel general en Madrid— dejarán de estar en la Barceloneta, en el impresionante edificio Torre Marenostrum, obra de los arquitectos Enric Miralles y Benedetta Tagliabue, estrenado en 2006. Antes, durante más de un siglo, la sede de la antigua Gas Natural había estado en el Portal de l’Àngel, en un edificio histórico hoy ocupado parcialmente por una tienda de H&M.

El complejo de la Barceloneta está formado, en realidad, por tres edificios, pero Naturgy ya solo es actualmente el propietario de uno de estos tres inmuebles, el de dimensiones más reducidas. Los otros dos —la torre de cien metros de altura y veinte plantas, y un edificio horizontal conocido como el portaaviones— són íntegramente propiedad de Colonial desde 2019. Naturgy y su filial Nedgia seguirán ocupando ese inmueble más pequeño, por lo que el grupo no abandona totalmente la Barceloneta, un lugar icónico para la empresa, ya que fue donde nació en 1842 la antigua Societat Catalana per l’Enllumenat per Gas, compañía que, con los años, se transformó, sucesivamente, en Catalana de Gas y Electricidad (1912), Gas Natural (1991) y Naturgy (2018).

La nueva sede de Diagonal había acogido en los gobiernos de Jordi Pujol la sede del Departament de Medi Ambient y, tras la desaparición de esta conselleria, albergaba la Secretaria de Medi Ambient i Sostenibilitat, dependiente del Departament de Territori. En 2014, la Generalitat, entonces presidida por Artur Mas,  vendió el edificio a la familia Ayuso, antigua propietaria de Merquinsa, por 16,4 millones de euros, en una época en la que también se vendieron otros edificios públicos. Cuatro años después, en 2018, Colonial anunció la compra del edificio y una inversión de 37 millones de euros que incluía tanto el precio de adquisición como el presupuesto de la rehabilitación ahora culminada.

Sede de Naturgy en Avenida Diagonal
El edificio dispone de nueve plantas y más de 5.000 metros cuadrados.

La reforma se ha podido ejecutar tras la finalización del contrato de alquiler que tenía Medi Ambient, que se ha trasladado, a su vez, al edificio que ocupaba la Agència Catalana de l’Aigua (ACA) en la calle Provença, 204. La ACA, por su parte, se ha reubicado en un inmueble de su propieda en Provença, 260, que también se ha remodelado recientemente.

Según Naturgy, la mudanza a Diagonal “simboliza la transformación de la compañía, con nuevos entornos de trabajo más sostenibles, flexibles y colaborativos”. “No se trata de un simple cambio de ubicación. Forma parte de la transformación en la que estamos inmersos y que también tiene que ver con los espacios. En las oficinas creamos día a día nuestra cultura Naturgy, por eso hemos diseñado un entorno de trabajo que potencia la conexión del talento y el trabajo en equipo, y donde la digitalización nos permita reorientar nuestros procesos de forma más ágil, sencilla y eficiente”, ha argumentado el presidente de Naturgy, Francisco Reynés, para justificar el cambio.

Las nuevas oficinas están diseñadas en la modalidad de espacios abiertos, es decir, sin despachos, y están dotadas de todos los avances tecnológicos para minimizar el uso de papel y la movilidad de los empleados. El diseño de la fachada sur, incorpora un tratamiento de lamas fotovoltaicas, que además de proteger del sol en los meses más cálidos del año, generan energía limpia para una parte de su consumo eléctrico. Gran parte de la cubierta del edificio está diseñada cómo un espacio verde natural, incorporando especies vegetales autóctonas de bajo consumo, que ayudan a minimizar el impacto ambiental y proporcionan un aislamiento extra al edificio.