Kelly y Zach Weinersmith, 2011. Foto de Christina Xu

Un viaje en ascensor al espacio con los Weinersmith

El matrimonio que forman Kelly y Zach Weinersmith acaba de publicar Un ascensor al espacio (Blackie Books), elegido el mejor libro del año en EEUU. Este matrimonio de nerds disfrutaría inventando una interfaz cerebro-computadora que permitiera leer libros más rápidamente

E

l libro de ciencia del año en Estados Unidos es Un ascensor al espacio (Blackie Books). Narra un viaje al futuro ligado a las innovaciones científicas que imaginan los Weinersmith,  un matrimonio de nerds (empollones, en castellano). Ella es Kelly, profesora adjunta en el departamento de biociencia de la Universidad de Rice (Houston), reconocida investigadora con publicaciones en revistas científicas de primer nivel, como Science y Nature, además de famosa divulgadora científica en medios de comunicación como National Geographic o BBC World, así como presentadora de uno de los podcast más seguidos de Estados Unidos, llamado Sience… sort of. Y él, Zach, es conocido por su webcomic Saturday Morning Breakfast Cereal, donde hermana comic y ciencia, ya que es físico de formación y dibujante de profesión.

La periodista empollona que suscribe estas líneas ha disfrutado y aprendido leyendo este ingenioso libro, sobre el que ha tenido el privilegio de conversar, durante este particular elevator pitch entre empollones que compartimos para The New Barcelona Post:

Decís en el libro que vuestro orgullo de empollones estaba en juego. ¿Qué les ha parecido que medios como The Wall Street Journal o Popular Science lo consideren  el mejor libro de ciencia del año en EE. UU.?
¡Bastante halagador! Sin embargo, el orgullo del nerd depende de la opinión de un pequeño grupo de nerds obsesivos. Como los nerds obsesivos parecían contentos con el libro (¡o al menos no nos inundaron con correos electrónicos que contenían correcciones!), sentimos que nuestro orgullo nerd está intacto.

A lo largo de toda la obra os referís a la falta de recursos para hacer realidad ciertos avances científicos ¿El dinero es un factor clave que impide que el “futuro” se haga realidad?
Sí, pero es más complicado que sólo dinero. Esto es una parte de por qué será muy difícil conseguir un ascensor al espacio. Los materiales ideales son moléculas muy largas, muy fuertes y muy, muy ligeras. Esas moléculas son extremadamente costosas de fabricar, y es probable que nunca se vuelvan baratas a menos que algún aspecto de su producción sea valioso para un mercado. Por ejemplo, si cada automóvil estuviera fabricado con largos nanotubos de carbono, eso reduciría el precio de ellos, lo que tal vez nos daría el material para construir un cable elevador espacial. Creemos que algo así es más probable que cree un ascensor espacial que, por ejemplo, gastar una gran cantidad de dinero de impuestos en una agencia científica para construir ascensores espaciales.

Desafortunadamente, muchos de los genios locos que entrevistamos no tenían un lado negativo, sino que eran inteligentes, físicamente atractivos y ricos. La vida es injusta.

Ilustración que aparece en el libro “Un ascensor al espacio” de Kelly y Zach Weinersmith

Los antiguos egipcios inventaron el taburete plegable pero nunca construyeron un IKEA; los griegos crearon sistemas de engranajes complejos, pero nunca hicieron un reloj adecuado… ¿Hay algo parecido que podamos tener más cerca de lo que realmente sabemos?
¡Es difícil de predecir! Ryan North escribió un maravilloso libro llamado How to Invent Everything: A Survival Guide for the Stranded Time Traveler [Cómo inventar todo: una guía de supervivencia para un varado viajero del tiempo]  que habla sobre este tipo de cosas. Él señala que para hacer una brújula, solo necesitas un trozo de cuerda y un poco de imán. ¡Esto lo podrían haber hecho neandertales! Es muy posible que haya un avance increíble que podríamos haber hecho hace 100 años, del que simplemente no nos hemos percatado.

Confesáis en el libro que hablasteis con varios “profesores locos” para documentaros, y que os encantan. ¿Cuál es su atractivo?
Es difícil de decir, tal vez nos atrae la idea de que el genio tenga un lado negativo, como si dijera “tal vez ella es más inteligente que yo, ¡pero también es raro!” Desafortunadamente, muchos de los genios locos que entrevistamos no tenían un lado negativo, sino que eran inteligentes, físicamente atractivos y ricos. La vida es injusta.

Si actuamos para mejorar el mundo, la ciencia nos ayudará; si actuamos para empeorar el mundo, la ciencia nos ayudará ahí también

Cubierta del libro “Un ascensor al espacio” de Kelly y Zach Weinersmith

En ciencia, explicáis que lo que parece ser complicado es fácil, y lo que parece fácil en realidad es difícil. ¿Ejemplos?
A menudo, cuando se investiga un tema, tu opinión es excesivamente informada por la ciencia popular y por las ideas erróneas que tengas en tu cerebro. Por ejemplo, hacer funcionar un reactor de fusión en tu escritorio es relativamente fácil aunque, por supuesto, no será una buena manera de impulsar tu casa, ya que consume más energía de la que genera. En cambio, algo que parece fácil y bastante difícil es aterrizar en asteroides. En las películas, los astronautas simplemente aparcan sus naves espaciales en gigantescas rocas sólidas. En realidad, sería mucho más difícil. Los asteroides proporcionan muy poca gravedad. Si no se engancha al asteroide, simplemente rebotará y volverá al espacio. En realidad, es peor que eso: los asteroides a menudo son “pilas de escombros”, hechas de pequeñas rocas y polvo, en lugar de roca sólida o metal. Entonces, estás tratando de aterrizar sobre algo que casi no tiene gravedad, y que se rompe cada vez que lo tocas. No es una tarea fácil, aunque discutimos algunos métodos posibles en el libro.

¿Qué os gustaría inventar?
Nos encantaría una interfaz cerebro-computadora que nos permitiera leer libros más rápidamente.

Ilustración que aparece en el libro “Un ascensor al espacio” de Kelly y Zach Weinersmith

A mi también. ¿Y podríamos tener un mundo mejor gracias a la ciencia?
La ciencia puede hacer la vida más fácil, y la ciencia puede darnos más opciones, y la ciencia incluso puede decir “si quieres obtener algo bueno de la vida, ésta es la mejor manera”. Pero la ciencia no puede decirte lo que está bien en la vida. ¿Es mejor ser feliz o libre? ¿Es mejor vivir una gran vida o hacer una gran cosa? ¿Es mejor tener una vida de ocio o una vida de lucha? Estas son preguntas para la filosofía y para el individuo. Dicho esto, todos podemos estar de acuerdo en que, por ejemplo, un nuevo medicamento contra el cáncer o una nueva forma de detener la malaria son objetivamente “mejores”. Sin embargo, la mayoría los descubrimientos científicos pueden hacer la vida mejor dependiendo de cómo usemos la tecnología. En pocas palabras, si actuamos para mejorar el mundo, la ciencia nos ayudará; si actuamos para empeorar el mundo, la ciencia nos ayudará ahí también.