© Celler La Vinyeta

Dormir entre un mar de viñedos, un buen plan para este otoño

Dice el refrán español: “En septiembre el vendimiador, corta los racimos de dos en dos”. Los meses de septiembre y octubre son una de las épocas más bonitas del año para visitar viñedos. Son semanas en las que los pueblos se llenan de vida y los vendimiadores se reencuentran con amigos y compañeros a los que el vino ha unido cosecha tras cosecha. La emoción se nota en el ambiente, igual que el estrés en los bodegueros y enólogos; es un no parar. Pero una vez acabada la vendimia, también hay espacio para la fiesta, bien merecida.

Para vivir de cerca y en primera persona esta cotidianidad de los paisajes del vino es una buena idea visitar una bodega en la que, además de poder catar un mosto en pleno proceso de fermentación o conocer mejor el proceso de elaboración del vino, sea posible también alojarse. Hemos seleccionado seis bodegas catalanas para disfrutar de una experiencia única: dormir entre viñedos y barricas de roble. ¡Buen viaje!

1. CLOS FIGUERAS – PUEBLO DE GRATALLOPS, COMARCA DEL PRIORAT


Christopher Cannan se enamoró de una viña en Gratallops que le había mostrado René Barbier. En octubre de 1997, después de unas negociaciones rápidas, nace Clos Figueras (“Clos”, el prefijo de la mayoría de los nuevos vinos del Priorat, y “Figueras” en honor a las dos higueras magníficas que hay en la propiedad). La bodega elabora cerca de 30.000 botellas, hechas con pasión y compromiso. Actualmente, Anne Cannan, una de las grandes mujeres del vino, se encarga de su elaboración, buscando reflejar en cada añada la calidad más alta posible.

Desde marzo de 2015, Clos Figueras dispone de tres habitaciones amplias y confortables, tipo bed&breakfast, desde las que se puede disfrutar de unas estupendas vistas a las montañas del Priorat. Para diferenciar las habitaciones, cada una se ha bautizado con el nombre de uno de los vinos de la bodega. Durante la estancia el huésped disfrutará del turismo rural, de las visitas a los alrededores y de un buen almuerzo en el restaurante de la bodega, donde se pueden degustar platos con ingredientes ecológicos, todo un placer para el gourmet más exigente. ¿Se imagina despertar allí y sentirte como Jack Nicholson en la película “Sangre y vino”?

Info: Carrer de la Font, 38, 43737 Gratallops, Tarragona 
Abren (bodega) todos los días de 10h a 17h. de lunes a domingo
Tel.: +34 977 83 02 17
Instagram: @closfigueras

2.TERRA DOMINICATA, A 1,5 km DE LA CARTUJA DE ESCALADEI, EN EL PARQUE NATURAL DEL MONTSANT

A tan solo 1h30 min del Aeropuerto de Barcelona, en el corazón de una finca de 135 hectáreas, le esperan 26 habitaciones para desconectar y relajarse en el primer hotel  5 estrellas sin televisión. Ubicado en el parque natural del Montsant, es el lugar perfecto para sumergirse en la historia, la naturaleza y la mejor gastronomía. ¡La mejor fusión posible! Recomendamos coger el coche y conducir hasta Escaladei para descubrir Terra Dominicata, el secreto mejor guardado de  uno de los rincones más bonitos de Catalunya.  La familia Vives pone a su disposición todo un remanso de paz para vivir momentos mágicos y ensoñar con el entorno. Además de hotel, la finca cuenta con su propia bodega y dispone de un restaurante de renombre, Almamater, dotado de la carta de vinos del Priorat y del Montsant más extensa del mundo.

Info: Carretera, T-702, Km 13, 43379 Escaladei, Tarragona
Tel: +34 877912292
Instagram: @TerraDominicata

3. LA VINYETA – DO EMPORDÀ

¿Cansado de estar encerrado en pequeñas habitaciones en la ciudad?, ¿busca tener tu momento de paz y sentirse más cerca de la naturaleza? Su sitio es La Vinyeta. En Mollet de Peralada uno puede disfrutar del turismo rural en el Empordà más salvaje. Imagine tener Sant Quirze de Colera, Sant Pere de Rodes, el Cap de Creus y el Museo Dalí a un tiro de piedra. O despertarse con el canto de un gallo, ya que nos encontramos en una finca que dispone de su propio gallinero. Disfrutar de un buen desayuno con una gran mayoría de productos elaborados en la misma finca es otro de los grandes activos de La Vinyeta. Si le gusta remolonear en la cama, no hay problema: Marta y Josep le harán sentir como en casa al prepararle un picnic increíble con dos copas de vino y una cesta llena de productos locales, como quesos, miel y aceite de oliva. Ver la puesta de sol entre las viñas es otro de los grandes lujos que se viven en La Vinyeta. ¿Se lo va a perder?

Info: Ctra. Mollet a, 17752 Masarac, Girona
Instagram: @cellerlavinyeta
Tel: 647 74 88 09

4. HOTEL PERALADA, EL SPA DEL VINO

Estamos viviendo una época de mucho estrés, por lo que conviene saber que hay un sitio que es un santuario de relajación: el Hotel Peralada Wine Spa& Golf. 64 habitaciones cómodas y cálidas le harán olvidarse de todos los problemas de la semana. Para disfrutar de una experiencia vital ancestral, han recuperado la vinoterapia. En un espacio hedonista, cuerpo y mente fluirán hacia un nuevo horizonte gracias a los distintos tratamientos que se ofrecen. Cuidar la piel con las propiedades del vino es también posible con su línea de cosméticos a base de vid. Morir de placer: sí, es posible.

Info: C/ de Rocabertí, s/n. 17491 Peralada (Girona)
Tel: +34 972 53 88 30
Email: [email protected]

5. MASTINELL CAVA & BOUTIQUE HOTEL BY OLIVIA HOTELS COLLECTION – ALT PENEDÈS

El Penedés es la única destinación enoturística del mundo con un gran valor añadido: los Castellers. Cuatro valores les unen con el mundo del vino: la fuerza, el equilibrio, los valores y la cordura. De esta comarca es el origen del vino y la viña en Catalunya. A tan solo 30 minutos de Barcelona, se encuentra el yacimiento ibérico Font de la Canya. A 230 metros sobre el nivel del mar, flanqueado por dos torrentes, cerca de los núcleos de Avinyó Nou, San Sebastià dels Gorgs y Clariana, los arqueólogos han encontrado cientos de semillas carbonizadas y mineralizadas que demuestran que del siglo VII a.C. (625-600 a.C.) hasta hoy en día, el rol de este asentamiento era para cultivar la viña y elaborar vino. Dicho esto, Mastinell es uno de los sitos más lujosos y espectaculares donde dormir entre viñedos. Inaugurado en 2013, el edificio es respetuoso con el medioambiente y simula botellas de cava en rima: un homenaje a Antonio Gaudí. ¿Quiere disfrutar de deportes acuáticos o ir en caballo? ¿Salir a jugar al golf al atardecer? Todo lo podrá hacer en este establecimiento de 19 habitaciones, que en 2014 obtuvo el premio al Mejor Hotel enoturístico de Catalunya. En el espacio gastronómico del establecimiento también se pueden degustar los vinos de Heretat Mastinell, una pequeña cava fundada en el 1989.

Info: Ctra.de Vilafranca del Penedès a Sant Martí Sarroca km 0,5
08720   Vilafranca del Penedès – Barcelona 
Tel: +34 931156132
Email: [email protected]
Instagram: @hotelmastinell

6. CAN BONASTRE WINE RESOT, MASQUEFA, PENEDÈS


A menos de 40 km de Barcelona se encuentra este pequeño wine resort de 12 habitaciones. Disfrutar de un tratamiento relajante hecho con cava mirando a Montserrat es una de las grandes atracciones del hotel. Descubrir los secretos de la elaboración del vino y sorprender a los sentidos junto a una experiencia gastronómica premium, es todo un lujo donde parece que el tiempo se paraliza. Antes de la pandemia, aquí también se solían celebrar bodas o eventos corporativos junto a las cien hectáreas de viñedo, olivos y bosque que rodean la casa.

Info: Crtra B-224, Km13, Masquefa
Email: [email protected]
Instagram: @canbonastrewineresort