Teamlab Caixaforum
Graffiti Nature: Lost, Immersed and Reborn.

El colectivo artístico TeamLAB invita a ser obra y creador en el Caixaforum

Llega Arte, tecnología, naturaleza, una exposición inmersiva donde somos los espectadores quienes vamos creando la obra a nuestro paso

A todos nos gusta ser partícipes de algo, sea de un juego, una acción o un espectáculo, pero a medida que nos vamos haciendo mayores aprendemos a controlar ese afán por participar y a conformarnos. Cuando visitamos los museos, nos entran ganas de sentir en nuestros dedos la textura del mármol de esa escultura o el grueso de las capas del óleo de aquella pintura, pero somos conscientes de cuánto daño haríamos a las obras y ponemos las manos a nuestra espalda mientras esperamos nuestro turno para situarnos en el ángulo idóneo desde donde visualizar mejor la pieza.

¿Qué sucedería entonces si la obra estuviese condicionada por nuestras acciones o movimientos? ¿Cómo sería poder entrar dentro? ¿Y si no existieran los bordes y las fronteras que nos separan de la obra de arte? Basándose en esa premisa, el colectivo artístico internacional TeamLAB crea sus instalaciones artísticas, para que podamos participar de forma activa en lo que está sucediendo a tiempo real, cambiando el paradigma del espectador pasivo.

Este colectivo japonés, que nació en 2001 de la mano de un grupo de estudiantes liderado por Toshiyuki Inoko, es mucho más que un conjunto de artistas digitales, es un ambicioso proyecto interdisciplinar que reúne a más de 400 profesionales con un fin común: explorar y entender el mundo a través del arte. Además de ser los responsables de fundar el primer museo de arte digital del mundo, el Mori Building Digital Art Museum, en Japón, tienen obras en colecciones permanentes alrededor de todo el globo.

TeamLAB es un colectivo interdisciplinar que reúne a más de 400 profesionales con un fin común: explorar y entender el mundo a través del arte

Para CaixaForum Barcelona han creado Arte, tecnología, naturaleza, una propuesta artística interactiva e inmersiva con posibilidades infinitas, dividida en dos instalaciones de grandes dimensiones ubicadas en la Sala 4 de la antigua Casa Ramona. Estas piezas son un canto a la naturaleza y la sostenibilidad del planeta, y buscan, mediante el uso de las tecnologías digitales, que el espectador tome conciencia del impacto que tiene en ella de un modo lúdico, creando interacciones distintas y nuevas cada vez.

Caixaforum Teamlab
Born From the Darkness a Loving, and Beautiful World.

La primera instalación es Born From the Darkness a Loving, and Beautiful World y funciona como una especie de lienzo que se proyecta en todas las paredes de la sala. En ellas, pueden verse elementos de la naturaleza mezclados con grafías de origen chino. Cuando interactuamos acercándonos a unos centímetros de esta escritura —sin tocar las paredes por cuestiones sanitarias— se despliegan los elementos de la naturaleza a los que hacen referencia. Así, el viento, el agua, los rayos, los pájaros, los árboles o las mariposas, aparecen bajo nuestra mano como si nosotros mismos fuéramos los pintores de ese entorno inmediato que sucede y que no vuelve.

Lo más interesante es que el resto de visitantes no resultan un incordio o una molestia a nuestro alrededor como sucede algunas veces en una exposición corriente, sino que la posibilidad de crear juntos, de jugar juntos, hace que no queramos estar solos pintando en la luz y que disfrutemos con cada nueva intervención, pues es única e irrepetible.

En la siguiente sala encontraremos Graffiti Nature: Lost, Immersed and Reborn, donde las proyecciones inundan también el suelo. El espacio se convierte en un ecosistema donde viven diversas criaturas que han sido creadas por los visitantes. Y como en todo ecosistema, el equilibrio entre especies se da en función de la cantidad de seres vivos que existan de unas y otras. Incluso nuestra interacción con el espacio tiene sus consecuencias. Si nos acercamos a los animales, sienten nuestra presencia y empiezan a moverse. Si no prestamos atención en donde pisamos, podemos ser los causantes de la desaparición de algún ser vivo. Pero si nos quedamos quietos, las flores aparecen a nuestro alrededor.

Elementos de la naturaleza aparecen bajo nuestra mano como si nosotros mismos fuéramos los pintores

Aquí también tenemos la posibilidad de ser creadores y enriquecedores de ese ecosistema. Nos ofrecen una plantilla de una planta o un animal que coloreamos y es escaneada en la Sala de Dibujo. Y al salir de ella, podemos ver cómo cobran vida en las paredes de la exposición y evolucionan mucho más allá, interactuando con el entorno.

El colectivo TeamLAB con sus creaciones, investigan la confluencia entre el arte, la tecnología, el diseño y el mundo natural. Proponen que nos deshagamos de la idea rígida de observador para romper los límites que nos separan de la obra. Para que seamos a la vez, obra y creador. Para que tomemos conciencia de cómo influyen nuestros actos en nuestro entorno más inmediato y en los otros que están cerca, tanto para bien como para mal.

Y poner también la belleza en el centro. Que nos invada, que nos abrace, que nos abrume. Que podamos ser, de nuevo, partícipes de ella.

TeamLab
El suelo mágico de Graffiti Nature.