Plantación de productos de gran cultivo

3.000 millones de euros para hacer de Cataluña un país agroalimentario de referencia

La Generalitat invertirá más de 3.000 millones para promover la reactivación y transformación del sector agroalimentario catalán, un sector estratégico que será clave para hacer frente a la actual crisis económica, social y medioambiental.
T

ransformar el modelo productivo para garantizar que Cataluña sea un país agroalimentario de referencia y respetuoso con el medio ambiente. Con este objetivo, la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de la Generalitat de Catalunya ha puesto en marcha un plan de transformación y reactivación del sector agroalimentario dotado de un presupuesto de más de 3.000 millones de euros que se distribuirá hasta el año 2032.

El plan se estructura en diez proyectos transformadores del sector primario y está inscrito dentro del Plan de recuperación económica y protección social activado por el Govern para atender la emergencia por la crisis de la COVID-19, dotado de casi 32.000 millones de euros.

Según la consejera de Agricultura, Teresa Jordà, es un “plan de transformación sin precedentes” que tiene como objetivo promover la bioeconomía y alinear el sector primario catalán con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, la Agenda 2030 y el nuevo Pacto Verde Europeo.

Momento de la rueda de prensa del vicepresidente Pere Aragonès y la consejera Teresa Jordà

“La reactivación económica debe ir de la mano de la transformación. Se trata de convertir a Cataluña en un país de referencia por el prestigio de su sistema alimentario, con un crecimiento equilibrado y regenerador en términos sociales, medioambientales y económicos, que garantice la cohesión territorial a la vez que refuerce el posicionamiento de su producción y gastronomía”, explica la consejera Jordà.

“Cataluña está en condiciones de ser una potencia agroalimentaria. Se trata de un sector que, ya en la crisis del periodo 2008-2013, demostró una gran capacidad de resiliencia, ha hecho un gran esfuerzo para exportar e innovar, y ahora también ha demostrado una gran capacidad de resistencia”, subraya el vicepresidente del Govern y consejero de Economía y Hacienda, Pere Aragonès.

Los diez proyectos del sector agroalimentario catalán se van a complementar con dos proyectos promovidos por la Consejería de Territorio y Sostenibilidad, que aumentarán hasta los 3.900 millones de euros los recursos que la Generalitat destinará para reforzar esta columna vertebral del tejido productivo catalán. El grueso del presupuesto, 2.200 millones, se ejecutará entre los años 2021 y 2025, aunque los programas durarán hasta 2032. A este 2020 se le asignarán más de 60 millones de euros.

1. CIRCUITOS CORTOS Y PRODUCTOS DE PROXIMIDAD
Con el reto de lograr un sistema alimentario justo, saludable y respetuoso con el medio ambiente y la preservación de los recursos naturales, el primer eje del plan busca favorecer el consumo de productos de proximidad con el establecimiento de circuitos cortos de comercialización que permitan mejorar la remuneración del productor. Se promoverá la promoción de los productos alimentarios catalanes y la digitalización de los canales de venta, con unos recursos asignados de 35 millones.

2. IMPULSO A LA COHESIÓN TERRITORIAL
Unos 450 millones de euros se utilizarán para reforzar la cohesión territorial de Cataluña, la clave para hacer frente no sólo a las consecuencias de la Covid-19, sino también a la emergencia climática. Se trata de dar a todo el territorio los medios adecuados para poder desarrollar nuevas iniciativas que generen actividad económica y empleo. Se favorecerá el riego, la conectividad vial y digital, la sustitución de combustibles fósiles por biomasa, así como la ganadería extensiva, entre otras iniciativas.

3. HACIA LA BIOECOMOMÍA
El tercer programa, dotado de 200 millones, impulsará la creación de nuevas cadenas de valor basadas en la sostenibilidad y los beneficios de la economía circular. Se trata de sentar las bases de la llamada bioeconomía, es decir, un sistema basado en la producción de biomateriales, biocombustibles y bioproductos resultantes del uso de subproductos orgánicos y masa forestal, así como la lucha contra el desperdicio de alimentos.

4. NUEVOS TIEMPOS, NUEVOS NEGOCIOS
El cuarto plan de acción tiene por objeto identificar nuevas oportunidades de negocio que incentiven la generación de actividad económica en el medio rural y eviten la despoblación. Con un presupuesto de 110 millones, se trata de crear nuevos productos y procedimientos que permitan idear nuevas empresas, promover la internacionalización y también fortalecer los modelos asociativos y redefinir la logística del sector agroalimentario.

5. POR UN SECTOR MÁS SOSTENIBLE
En los próximos años será prioritario transformar todos los modelos tradicionales de producción de alimentos hacia un modelo más sostenible que permita luchar contra la emergencia climática y la preservación de la biodiversidad y los ecosistemas. Se asignarán 65 millones para promover un nuevo modelo de agricultura y ganadería que permita hacer frente al desafío de la suficiencia alimentaria sin afectar negativamente al clima y también impulsar la producción ecológica y la agricultura regenerativa.

6. ASESORAMIENTO Y ACOMPAÑAMIENTO
Para transformar el campo catalán será imprescindible activar un potente programa de asesoramiento y apoyo con 175 millones de euros. La mayor parte de esta cantidad (100 millones) se destinará a fomentar la innovación de las pequeñas y medianas empresas agroalimentarias, así como a ayudarles a adoptar las mejores técnicas disponibles y mejorar sus instalaciones.

7. MODERNIZACIÓN DEL REGADÍO
Para lograr un uso eficiente del agua, es esencial modernizar el sistema de riego de Cataluña, con un programa que requerirá inversiones muy importantes, equivalentes a más de un tercio del presupuesto global del plan. En concreto, se asignarán 692 millones hasta el año 2025 y esta misma cifra se repetirá entre 2026 y 2032.  Las infraestructuras hidráulicas que centrarán las actividades son el Canal d’urgell, las cuencas internas y los regadíos de Tremp, Canal de Pinyana y Canal d’Aragó y Catalunya.

8. TRANSFORMACIÓN DIGITAL
La digitalización del campo catalán es una pieza estratégica para favorecer su competitividad y alcanzar los objetivos de eficiencia y sostenibilidad. La agricultura de precisión, que requiere mucha tecnología, será vital para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y para garantizar el suministro mundial de la población. Así, el nuevo programa AgroDigicat estará dotado de 90 millones.

9. TRANSICIÓN ENERGÉTICA
El uso eficiente de la energía y el impulso a las energías renovables también deben llegar al sector primario, un elemento clave en el proceso de transición energética que se ha puesto en marcha. Con este programa, se utilizarán hasta 400 millones para favorecer la instalación de paneles fotovoltaicos y otros sistemas que permitan el autoabastecimiento energético de las explotaciones agrícolas y ganaderas de Cataluña.

10. MÁS INVESTIGACIÓN
Para hacer frente al nuevo contexto mundial y a los diferentes retos del sector, serán más necesarios que nunca centros de investigación especializados en el ámbito agroalimentario, como el IRTA. Se destinarán 90 millones para impulsar la generación de conocimiento y adoptar nuevas soluciones que respondan a todos los retos planteados.