Un trabajador municipal limpiando. © Mònica Moreno

El nuevo contrato de limpieza de Barcelona recae en FCC, Sorigué, Sacyr y Urbaser

Se trata del contrato más importante de la ciudad, con una duración de ocho años y un valor de más de 2.300 millones de euros, el 10% del presupuesto municipal

El Ayuntamiento de Barcelona encara el tramo final de la adjudicación del nuevo contrato de limpieza y recogida de residuos, el más importante de la ciudad. Este contrato tiene una duración de ocho años, prorrogables a dos años más, y un valor de más de 2.300 millones de euros, cifra que representa el 10% del presupuesto municipal. Las empresas ganadoras han sido Corporación CLD (del grupo catalán Sorigué), Valoriza Servicios Medioambientales (filial de Sacyr), Urbaser y FCC Medioambiente, que gestionaba el servicio en el anterior contrato y fue sancionada en 2017.

La gran novedad del concurso desde el punto de vista empresarial es la adjudicación de uno de los cuatro lotes a Sacyr, empresa que hasta ahora no prestaba este servicio en Barcelona. FCC —el contratista histórico del servicio—, Urbaser y CLD sí formaban ya parte de la contrata que ahora finaliza. El gran perdedor del concurso es Ferrovial, una de las empresas que operaban hasta ahora en la ciudad y que no ha conseguido adjudicarse ninguna zona. También se habían presentado y han quedado fuera los grupos Acciona, OHL, Romero Polo, Rubau y Ascan.

La adjudicación del contrato se espera que se lleve al plenario municipal de marzo. Si se aprueba, se tendrán que sumar nueve meses para el despliegue del sistema de recogida y fabricación de contenedores y vehículos, con la previsión de poner en marcha el nuevo servicio a principios de 2022. Estos serán los plazos si ninguna empresa impugna el contrato.

Entre las novedades que incorporará el contrato, destaca la introducción de contenedores inteligentes y el despliegue del sistema de recogida puerta a puerta, con el objetivo de incentivar la recogida selectiva, que no supera el 40% en la ciudad desde hace años. Según ha explicado el concejal de Transición Ecológica y Emergencia Climática, Eloi Badia, se prevé que el sistema de recogida puerta a puerta llegue a toda la ciudad en 2025. Este 2021 se desplegará en Sant Andreu del Palomar, Horta y Sant Antoni, después de que ya se haya hecho en Sarrià. Asimismo, el nuevo contrato contempla que los vehículos para recoger la basura sean eléctricos y menos ruidosos.

El contrato divide la ciudad en cuatro zonas. La empresa FCC se ha adjudicado la prestación del servicio en Ciutat Vella, Eixample y en Gràcia. CLD-Sorigué ha ganado los distritos de Sants-Montjuïc, Les Corts y Sarrià-Sant Gervasi. Por su parte, Sacyr se ocupará de Horta-Guinardó y de Nou Barris. Finalmente, Urbaser gestionará el servicio de limpieza y de recogida en Sant Andreu y Sant Martí. La plantilla encargada de esta tarea llegará hasta los 4.400 trabajadores directos, con 225 nuevas contrataciones.