Nuevas oficinas de la multinacional alemana GFT en Sant Cugat del Vallès.

La oficina poscoronavirus: teletrabajo, zonas comunes y ‘coworkings’ cerca de casa

A la espera de que la pandemia se supere del todo, las compañías tienen que acabar de definir cuál será el modelo que implementarán cuando vuelvan a la presencialidad y si harán cambios en los espacios que tenían hasta ahora. La consultora inmobiliaria CBRE señala que empezarán a hacer pruebas a partir de septiembre, con la previsión de que tomen decisiones definitivas a principios del año que viene. Una empresa que ya se ha avanzado ha sido la alemana GFT, que ha transformado por completo la sede que tiene en Sant Cugat del Vallès.

Mantener el teletrabajo algunos días a la semana, reducir los metros cuadrados destinados a las oficinas, crear nuevas zonas donde los trabajadores puedan interactuar cuando van presencialmente, contratar diferentes espacios de cotrabajo para acercarse a donde viven los empleados… Estas son algunas de las tendencias que están emergiendo en el mundo de las oficinas poscoronavirus. A partir de septiembre, no se espera que las compañías vuelvan de manera masiva a la presencialidad y apostarán por empezar a probar cuál de estos nuevos modelos les conviene más, según explica el director de CBRE en Barcelona, Xavier Güell, con la intención de aplicarlo de manera estructural de cara a principios de 2022, siempre que la pandemia no vuelva a empeorar.

La incertidumbre que todavía provoca la covid a corto plazo está posponiendo este retorno generalizado. “Las empresas no se quieren precipitar, todavía no hay información suficiente para tomar decisiones definitivas. Además, no hay ninguna receta mágica, cada sector, cada compañía y cada puesto de trabajo son diferentes”, remarca Güell. A pesar de esto, desde CBRE sí que creen que, cuando la crisis pase, se establecerán de media entre uno y dos días de teletrabajo por semana. Si antes del coronavirus esta modalidad ya estaba presente en España, pero de manera residual y en sectores muy específicos, como las empresas tecnológicas y las startups, ahora se espera que se generalice.


“Tendrá impacto en el mundo de las oficinas, pero menos del que se puede pensar”, indica el directivo. Con uno o dos días de teletrabajo de libre elección, que considera que tenderán a ser el lunes o el viernes, las empresas no se podrán plantear disminuir los metros cuadrados contratados porque continuarán teniendo picos de afluencia el resto de días. Será diferente para aquellas compañías que decidan regularlo, repartiendo entre los empleados los días a la semana que trabajan desde casa, que sí que podrán reducirlos si lo tienen planificado.

Ahora bien, añade Güell, también se está valorando ampliar espacios para garantizar las distancias de seguridad y cuidar más actividades como las videollamadas, que antes no eran tan esenciales, así como incorporar zonas que no existían. Por ejemplo, se crearán más espacios donde los trabajadores puedan socializar, con sofás o mesas compartidas, garantizando que cuando van en persona aprovechan para relacionarse y trabajar en equipo.

Como resultado, CBRE calcula que la reducción de los metros cuadrados contratados para oficinas será de un 7% de media, cifra que Güell no ve que sea preocupante para el sector. De hecho, recalca que se esperaba llegar a este escenario de cara a 2025, replicando una concepción de las oficinas que ya existía en otros países.

Espacios flex

La pandemia también ha permitido ahorrarse el tiempo que se destina a desplazarse desde casa al trabajo —la media estatal se sitúa en los 40 minutos—. Después de meses de confinamiento y teletrabajo ganando el tiempo que antes se reservaba para trayectos en transporte público o privado, las empresas están apostando por acercarse a donde viven sus empleados alquilando espacios de cotrabajo o flex. Durante el primer trimestre de 2021, este tipo de transacciones ha crecido un 85,4% en Barcelona y Madrid, según CBRE, con 2.521 operaciones cerradas en la capital catalana. Savills Aguirre Newman también ha detectado este dinamismo en la demanda de espacios flexibles, con 20.000 metros cuadrados contratados en ambas ciudades durante este mismo periodo, cifra que representa más del doble que hace un año.

Después de meses de confinamiento y teletrabajo ganando el tiempo que antes se reservaba para trayectos en transporte público o privado, las empresas están apostando por acercarse a donde viven sus empleados alquilando espacios de cotrabajo

Para Güell, esta tendencia también significa que las compañías tenderán a repensar donde ubican sus oficinas, con el objetivo de evitar que la plantilla tenga que hacer grandes desplazamientos. Esto se puede traducir en planificarlas por la zona donde viven la mayoría de sus empleados o tener más de una sede en la ciudad, que sean más pequeñas y estén muy repartidas por zonas y así reducir los trayectos.

La multinacional GFT, menos mesas con ordenadores y más interacción

Un ejemplo de estas nuevas tendencias en oficinas es la consultora tecnológica GFT, ubicada en Sant Cugat del Vallès. La multinacional alemana, especializada en asesorar y acompañar negocios en su transformación hacia la virtualidad, empezó a implementar el teletrabajo en su sede catalana antes de que llegara la pandemia, permitiendo que sus empleados pudieran trabajar desde casa dos días a la semana. Cuando estalló la crisis de la covid, más de un 30% de la plantilla ya se había sumado a este plan. Actualmente, todos los trabajadores teletrabajan y no se ha marcado todavía ninguna fecha para volver.

Cuando lo hagan, los empleados de GFT en Sant Cugat del Vallès podrán escoger cuántos días quieren continuar trabajando desde casa —entre uno y cinco, según las preferencias de cada uno— y se encontrarán con unas oficinas completamente diferentes. Viendo que el teletrabajo funcionaba, la dirección decidió reducir a la mitad la superficie de oficinas, pasando de unos 9.200 metros cuadrados a una de unos 4.800 —Fluidra se ha quedado con el espacio vacante—. Asimismo, la sede se acaba de reformar completamente. Las mesas con ordenadores han perdido protagonismo en detrimento de zonas comunes donde hablar con los compañeros o hacer reuniones. De hecho, ya no habrá asientos fijos para cada uno y se tendrán que reservar el día antes a través de una app.

Otra zona reformada en GFT Sant Cugat del Vallès.
ARTÍCULOS RELACIONADOS
ARTÍCULOS RECIENTES