La cocina verde de Rodrigo de la Calle en Virens, Hotel Almanac. ©M. Garreta

Los menús de mediodía, el pulso gastronómico de Barcelona por menos de 50 euros

El menú de mediodía forma parte del día a día de cualquier barcelonés desde hace decenios. En el imaginario de muchos se identifica con menús económicos, pero en el de otros tantos es la oportunidad para degustar gastronomía y alta cocina en formatos más cortos y precios más ajustados. Un lujo al alcance de más paladares y bolsillos, disponible en establecimientos bistronómicos y restaurantes de hoteles.

Así es la percepción: cuando una costumbre lleva activa al menos un par de generaciones, su origen y punto de referencia se diluye hasta el punto que esa costumbre parece que exista desde siempre. Este efecto, cómo no, lleva a rastrear los orígenes del menú del día para determinar su papel hasta la fecha. Sin voluntad de bucear a mayor profundidad, sí se puede vislumbrar el antecesor del menú del día en los menús económicos que se ofrecían en las fondas de España, a finales del s.XIX, consistentes en un único plato.

Es con esta esencia, la de la economicidad, que en la década de los 60 del siglo pasado se crea el menú turístico, una idea de Manuel Fraga (por entonces a la cabeza del Ministerio de Información y Turismo) para atraer turistas con el reclamo de un menú con comida y bebida a precio cerrado y fijo. O más bien fijado, pues la Ley de Ordenación Turística de Restaurantes de 1965 estipulaba de qué debería constar (y costar) ese menú turístico, dependiendo de si el restaurante era de lujo, de primera, de segunda, de tercera y (o) de cuarta categoría. Festines para el turismo masivo y barato que contribuyó a aupar la economía de esa década, entronizando el turismo como un primer sector.


De hecho, esa misma ley estuvo activa hasta hace poco más de diez años, cuando las Comunidades Autónomas, como competentes del área de Turismo, la revisaron y derogaron. La costumbre, pero, se quedó en numerosos restaurantes de todas las categorías. Desde hoteles de lujo y gran lujo a restaurantes gastronómicos a pie de calle, el menú del mediodía conserva vigencia y salud, rebautizado como Menú Ejecutivo en alusión a la costumbre de los ejecutivos a cerrar tratos y negocios durante los almuerzos en establecimientos de renombre y prestigio.

Con o sin estrella, los rutilantes mediodías en muchos establecimientos gastronómicos son un reclamo tanto para cerrar negocios como para celebrar o curiosear, con precios que oscilan de los 26€ a los casi 50€ por cabeza. Un lujo al alcance de muchos.

PRODIGI

El jovencísimo Jordi Tarrés, chef y propietario del novísimo Prodigi, ha visto en su menú mediodía la oportunidad perfecta para dar a conocer su cocina. Heredero de Oriol Ivern (y su Hisop, donde Tarrés trabajó), saca partido y nobleza de aquellos cortes e ingredientes menos premium con creatividad, técnica y pasión. Su menú de almuerzo incluye por 26€ un aperitivo, un entrante, un principal y un postre. Bebidas no incluidas, aunque sí joyas como la calabaza asada con salvia, sobrasada a la brasa con miel y vinagreta de avellanas o la pechuga de pollo de corral con puré de chirivía, colinabo confitado y salsa de foie.

Calabaza asada con salvia, sobrasada a la brasa con miel y vinagreta de avellanas del restaurante Prodigi. ©M. Garreta

BALO

Tomando el nombre de la contracción de Barcelona y Londres, Lena Maria Graner y Ricky Smith aúnan bagajes gastronómicos en un ensamblaje de técnicas, ingredientes y elaboraciones. Lejos de ser dos idiomas distintos, en Balo confluyen en uno solo muy reconfortante y elegante: tanto la cultura catalana como la inglesa tienen fuertes raíces en la cocina de temporada y de producto, en los fogones domésticos que sacaban el máximo provecho a todo vegetal o pieza de carne, por humilde que sea. Su menú de mediodía ofrece un entrante, un principal y un postre por 25€ por cabeza. Incluye agua y un delicioso pan con mantequilla, con platos tan exquisitos como la caballa al soplete con manzanas encurtidas y eneldo o el siempre suculento huevo a baja temperatura con setas y cebolla.  

XERTA (HOTEL OHLA EIXAMPLE)

Desde el corazón del Delta del Ebro al centro de Barcelona, Fran López traslada los sabores rurales del sur de Catalunya a su restaurante gastronómico Xerta, alojado en el Ohla Eixample, una versión corta y resumida (pero no por ello menos interesante) del trabajo de recopilación de recetario de la tradición culinaria de esa tierra que ofrece en su también estrellado Villa Retiro.  Los mediodías de martes a viernes tiene disponible el Menú Ejecutivo que, por 45€, ofrece un entrante, un principal (a escoger entre carne y pescado), postre, servicio de pan, dos copas de vino y mini dulces como colofón a la experiencia. Platos de la memoria que ensalzan el producto de un territorio con platos como la célebre ventresca de atún rojo de l’Atmetlla de Mar con gazpachuelo cítrico y aceite de perifollo.

NECTARI

¡La de tratos, brindis y acuerdos que debe haber presenciado Jordi Esteve en Nectari! Quizás sea por su ubicación, cerca de la estación de Sants, que este restaurante es un clásico de los mediodías, un imbatible que ofrece productos de alta gama a un precio ajustado. Los 35€ que cuesta su Menú Club incluyen 5 platos y postres y está disponible de lunes a viernes. Como buen virtuoso del producto y adalid de la cocina de temporada, sus arroces son aclamados hasta el punto que siempre figura alguna versión en sus menús. El que ahora luce en el Menú Club vigente, el arroz de alcachofas y pato con alioli suave, es un excelente resumen de la trayectoria del chef, siempre buscando la excelencia de la materia prima en sus elaboraciones más respetuosas.

Arroz de alcachofa y pato con all i oli suave del restaurante Nectari. ©Nectari

SERGI DE MEIÀ

El regreso de Sergi de Meià a Barcelona no solo se celebra por volver a paladear sus platos más icónicos sino, sobre todo, por disfrutar de nuevo de sus menús de mediodía. En su nueva ubicación, en Sant Gervasi, ese menú se ha bautizado como Menú de Cuina Tradicional y esconde una traca de hits a un precio muy pequeño (37€/pax), entre ellos las espinacas a la catalana con peus de porc y esencia de pescado azul o la oveja xisqueta rustida. Dos exponentes sinceros de la honesta cocina de territorio que ha definido la carrera del cocinero más célebre de Vilanova de Meià.

Xisqueta rustida del restaurante Sergi de Meià.

HISOP

Oriol Ivern pilota el restaurante con estrella más económico de la ciudad, con el savoir faire de quien lleva más de dos décadas al pie del cañón. Su menú mediodía se mantuvo incólume a pesar de recibir en 2010 su estrella y es, hoy en día, uno de los menús de almuerzo más famosos de Barcelona. Por su excelente cocina de producto, creativa y técnica, por su incesante búsqueda por reflejar la nobleza del ingrediente humilde, y por su precio: 38€, e incluye dos aperitivos, un entrante, una carne o pescado y queso o postres para terminar. Ni el café ni la bebida están incluidos, por suerte lo está la certeza que Hisop sigue fiel a su esencia.

VIRENS (HOTEL ALMANAC)

Bajo la dirección de Rodrigo de la Calle, el restaurante Virens en el Hotel Almanac ofrece el Menú Virens, una fórmula exclusiva para el almuerzo con tres opciones de entrante, principal y postres a escoger. Por 25€ por persona, la reconocida cocina de verduras y hortalizas del chef madrileño se acompaña de carnes y pescados de altísima calidad, buscando sabores puros y una ligereza tanto de paladar como de digestión (a la cual, por cierto, ayuda la ingesta de kombucha con un pequeño sobrecoste añadido que vale la pena asumir).

Uno de los principales del Menú Virens de Rodrigo de la Calle en el Hotel Almanac. ©Marta Garreta

CAELIS (HOTEL OHLA BARCELONA)

El menú Caelis, en el Hotel Ohla Via Laietana, es otro de los menús de mediodía de más largo recorrido en Barcelona. Actualmente, por 48€ el menú consiste en un entrante (a escoger entre dos), un principal (a elegir entre dos) seguidos de una selección de quesos ó de un postre dulce, además de un café o infusión. El menú también incluye una copa de vino blanco o tinto, según la selección del sommelier. Está disponible los mediodías de martes a sábado, para un máximo de 12 comensales. Una oportunidad para degustar la cocina contemporánea de Romain Fornell, el chef francés que enseñó a Barcelona a amar el queso (entre otros ingredientes).

ARREL (HOTEL INTERCONTINENTAL)

El renovado Hotel Intercontinental ha refrescado también la propuesta gastronómica que se puede degustar entre sus cuatro paredes. Arrel, dirigido por el chef Marcos Sierra, recoge en su menú Executive la esencia de sus fogones, con platos inspirados en esas raíces que dan vitalidad a la huerta y alimenta a los animales en un entorno de existencia circular. Un homenaje a los productos de proximidad que nuestro rico entorno nos provee (y) que se puede disfrutar por 35€ por persona. Incluye entrante, principal y postre, así como la bebida (agua, vino o cerveza). Una buena ocasión para sentarse a una mesa para catar el territorio, con una propuesta que cambia cada semana y ofrece platos tan apetitosos como el mar i muntanya de gnocchi de patata, carbonara de anguila ahumada del Delta del Ebro y guiso de rabo o la berenjena ahumada, crème fraîche de mostaza, hierbas y frutos secos.

Gnocchi de patata, carbonara de anguila ahumada del Delta del Ebro y guiso de rabo. ©Arrel Restaurant

BAR VERAZ (HOTEL EDITION)

EL Hotel Edition, al lado del Mercat de Santa Caterina, acoge el Bar Veraz y la cocina de marcado acento mediterráneo del chef Pedro Tassarolo, abastecida con producto del vecino mercado. Contempla dos opciones para disfrutar de los almuerzos, pensadas para quienes disponen de tiempo (un menú con entrante, principal, postre, vino y café por 28€ por persona) y para quienes buscan un excelente bocado rápido (el Menú Ejecutivo, en versión acortada, por 18€). Se sirve los mediodías de lunes a viernes hasta las 16h.

Matrimonio Veraz con anchoas del Cantábrico y boquerones del Mediterráneo. ©Veraz

Y por último, aunque se exceda levemente del tope de 50€, no se puede cerrar esta recolección de joyas de menús de mediodía sin mentar el de Oria, en el Monument Hotel. Martin Berasategui también firma esta propuesta más informal del hotel Gran Lujo, reconocido por su magnífico Lasarte (y la dirección de Paolo Casagrande). Situado en el lobby del hotel, el Menú Executive transporta al comensal a través de un aperitivo, un entrante, un principal y un postre a escoger entre diversas opciones de cada, sin descuidar los petit fours. Incluye el servicio de pan, agua y una copa de vino en su precio, 55€ por comensal. Una coyuntura ideal para deleitarse con el interiorismo y la cocina de equilibrio entre la técnica y el producto que tan célebre ha hecho al cocinero vasco.

Estrellas rutilantes del firmamento gastronómico barcelonés, los menús de mediodía lejos de ser un anacronismo, son una firme apuesta del sector que sigue gozando de buena vitalidad. Al estar perfectamente implementado en el día a día de los barceloneses, acercarse a un restaurante gastronómico para el almuerzo es siempre una buena oportunidad para disfrutar de formatos más cortos y económicos de las mejores cocinas de la ciudad.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
ARTÍCULOS RECIENTES