Un paseo por el cartel del Cruïlla

El Festival Cruïlla comienza este jueves con un cartel inclusivo lleno de buenos directos, sin purismos musicales, para potenciar el efecto descubierta entre el público

Ha llegado el día. Este jueves 12 de julio comienza, en el Parque del Fórum barcelonés, la edición de este año del Cruïlla, con una programación no tan apretada como la de los dos días siguientes, ideal -en cierto modo- para saborearla en familia. Una oferta amplia, la de un festival que prioriza la experiencia del público a la masificación, y que según explica su director, Jordi Herreruela, se esfuerza por ofrecer «un cartel inclusivo: nuestra intención va más allá de complacer a los fans de un artista en concreto, procurando que también pueda interesar a la gente que no los conoce. Nos interesan los buenos directos, sin purismos musicales, para potenciar el efecto descubierta entre el público«.

Esta mirada condiciona, necesariamente, un programa de lo más variado en cuanto a pelajes musicales, en busca de «un equilibrio difícil de explicar entre los géneros musicales: pop, rock, folk, world music, reggae, hip-hop, electrónica… Naturalmente -reconoce- según qué años los matices se decantan hacia un lado o hacia otro; pero son justamente eso, matices, sin que ningún estilo pese excesivamente». Hay un tercer elemento que contribuye a dar personalidad a este evento, y que está relacionado con el lugar que ocupan los artistas en la parrilla horaria: «Rítmicamente -desvela Jordi Herreruela- las diferentes propuestas van de menos a más, de lo más tranquilo a lo más contundente. Esto hace que, a veces, programemos artistas de gran proyección en horarios de tarde o noche, ya que consideramos que es lo más adecuado para mantener esta lógica».

Conocidas las coordenadas que marcan el nervio del Cruïlla, a continuación os ofrecemos tres posibles recorridos por el programa de la edición de 2018. Sugerencias, hay que matizar, tan válidos como cualquier otra propuesta ya que, al concurrir un total de cincuenta y dos artistas repartidos por seis escenarios, los recorridos posibles son muchos.

JUEVES 12 JULIO

Jornada muy tranquila, con sólo siete artistas programados en un único escenario. El primero que lo pisará (19:00) será el bluesman norteamericano Seasick Steve, que emplea instrumentos personalizados y salpimienta sus conciertos con un grado de locura. Veteranía (nació en 1941) y vida azarosa marcan la biografía de este músico que publicó su primer disco en 2004, es decir, ya bien pasada la barrera de los sesenta años. A las 21:00, tendrá lugar la actuación estelar de la jornada, protagonizada por Jack White, antiguo miembro de The White Stripes y The Raconteurs, que se estrenó en solitario en 2012 con Blunderbuss. El rockero originario de Michigan presentará en el Cruïlla las canciones de su cuarto álbum, Boarding House Reach, publicado el pasado mes de marzo. Entrada la noche (21:15), será el turno de Bunbury y su trabajo en la intersección entre la poesía y el rock. El ex líder de Héroes del Silencio, que ya visitó el festival el año 2016, desgranará en Barcelona las canciones de su último álbum, Expectativas, publicado a finales de 2017, con piezas como Cuna de Caín.

 

VIERNES 13 DE JULIO

A pesar de tener Francia muy cerca, los artistas procedentes de ese país no nos visitan tan a menudo como sería deseable. Por suerte, el Cruïlla 2018 incluye en su programación Camille, que el viernes (19:00 horas) arrancará una intensa jornada de conciertos, jornada que asciende hasta las veintidós cuatro convocatorias. En el año 2002, esta cantautora y actriz inició una carrera en solitario brillante; con miradas a la chanson, el pop y el universo experimental, la catapultaron como una de las figuras más interesantes del continente. Presentará su disco OUÏ, aparecido en noviembre de 2017. Más tarde (21:15), llegará el turno de uno de los grandes padres de la música brasileña moderna, el también ex ministro de cultura de su país, Gilberto Gil. En 1977, Gil publicaba Refavela, disco grabado en Nigeria y empapado de negritud: una obra sublime que, desde el primer minuto, fue reverenciada como un clásico. Con el espectáculo Refavela 40, recordará, entre otras piezas, las canciones de aquel trabajo, muy bien rodeado por un poblado equipo de amigos. Su actuación promete ser una de las más sonadas de la temporada veraniega en la ciudad. A partir de las 23:00 horas, el festival acogerá el debut en Barcelona de Prophets of Rage, supergrupo integrado por elementos de Rage Against the Machine, Cypress Hill y Public Enemy. Tom Morello, Chuck D, B-real y el resto de los integrantes de este sexteto, prometen emociones fuertes a caballo del rock, el rap y la reivindicación, con los temas de su primer álbum homónimo y versiones de sus grupos. Pasada la media noche (00:30), los amantes del reggae y el dancehall tienen una cita imprescindible con Damian ‘Jr. Gong ‘Marley, el hijo pequeño de Bob Marley, que actúa por segunda vez en el Cruïlla, esta vez presentando el disco Stony Hill. Inmediatamente después de él (02:00), el noruego Kygo, decorará la madrugada con una sesión de EDM en la que no podrá faltar la famosa Stole the show.

 

SÁBADO 14 DE JULIO

Traca final, con veintidós cuatro conciertos previstos y una oferta que, a primera hora (19:00), nos pone en contacto con el talento de la cantautora Fatoumata Diawara. Maliense nacida en Costa de Marfil, ya puede ser considerada como una de las grandes damas de la música africana, a pesar de no haber llegado todavía a los cuarenta años. En 2017 vino al festival formando parte del espléndido equipo del espectáculo Lamomali, y ahora vuelve para presentar su nuevo disco, Fenfo. A las 21:45, viviremos una de las grandes campanadas del Cruïlla con el inmenso David Byrne, que comenzó a enamorar a medio mundo con los Talking Heads y no ha parado de hacerlo en su recorrido posterior en el mundo de la música y el cine. Rodeado de un elenco de diez músicos y bailarines, Byrne nos obsequiará los sentidos con el temario de su undécimo disco en solitario, American Utopia. A continuación (23:00), nos las tendremos con The Roots. Una hip-hop band apreciada por segmentos de público muy diversos, gracias a una inteligencia de método y concepto que los vincula al funk, el soul e incluso la escena jazzística. Hace cinco años que no sacan disco, pero últimamente trabajan en un nuevo álbum que, tal vez, tenga presencia en su concierto barcelonés. El tramo final de la noche del sábado en el Parque del Fórum pasa necesariamente por propuestas electrónicas de baile como la de Justice (02:00), el dúo de música electrónica francés formado por Gaspard Augé y Xavier de Rosnay. Sin olvidar a los veteranos Phil y Paul Hartnoll, que han volver a dar vida a Orbital (03:30). Tándem que despuntó en los noventa, y que aún está dispuesto a dar mucha guerra, ya que su actuación se alargará hasta las cinco de la mañana, poniendo punto final al Cruïlla 2018.