Foto de Becky Lawton / Delicookcs.com

THELIVINGFOOD: El paraíso de los quesos veganos

Se calcula que lo vegetariano y vegano alcanzará un volumen de negocio cercano a los 5.000 millones de euros en 2020. Cifras difíciles de imaginar para cualquier ciudadano de a pie, pero que se convierten en creíbles con un simple paseo por Barcelona. Los últimos datos indican que en España se han duplicado los locales vegetarianos en apenas cinco años y que la capital catalana cuenta con cerca de una cincuentena de ellos

A la pimienta rosa, con tomates secados al sol y ajo y hasta trufados. Así son los quesos veganos elaborados artesanalmente y con leche de anacardos y almendras que pueden degustarse en THELIVINGFOOD, una pequeña bio vegan store que, con su apuesta por una vida más saludable y consciente, se ha convertido en referente para veganos y no veganos en el corazón del barrio de Sant Antoni.

Se calcula que lo vegetariano alcanzará un volumen de negocio cercano a los 5.000 millones de  euros en 2020. Cifras difíciles de imaginar para cualquier ciudadano de a pie, pero que se convierten en creíbles con un simple paseo por Barcelona. Los últimos datos indican que en España se han duplicado los locales vegetarianos en apenas cinco años y que la capital catalana cuenta con cerca de una cincuentena de ellos. Son muchos más, no obstante, los negocios que han surgido bajo una moda de raíces profundas. De esas que resisten porque nada tienen que ver con lo que se lleva o no en una gran ciudad y sí con proyectos de vida surgidos mucho antes de que conceptos como raw o dieta crudívora se instalasen en nuestro vocabulario. No todo lo que está de moda pasa y ese es el caso de THELIVINGFOOD, una pequeña bio vegan store que se ha convertido en el paraíso del queso para los veganos en Barcelona.

“Empezamos por tratar de adaptar las técnicas usadas con grasas de origen animal a las grasas de origen vegetal. La fermentación era algo que ya nos venía de antes ya que Santi nació en una familia que regenta un horno de pan artesanal centenario. Así que se trataba de dar un paso más”, explica Miguel.

Miguel y Santi son los responsables de hacer felices a cada vez más veganos que, como ellos, no llevan del todo bien la ausencia de queso en su día a día. “Somos veganos desde hace muchos años y no llevábamos bien el no poder comer queso. Todo lo demás nos fue relativamente fácil, pero el queso…”, relatan sin esconderse. THELIVINGFOOD estrena nuevo obrador –el anterior se encontraba detrás del mostrador de la tienda-, señal de que no estaban solos en ese echar de menos a un alimento altamente adictivo. “Nuestra idea no era solo comer queso, sino elaborar el queso con el que soñábamos en el sentido de textura, aspecto, olor, sabor, calidad de los ingredientes utilizados y valor nutricional”.

De esa idea han nacido diez tipos de quesos diferentes “hechos a mano y utilizando las técnicas más tradicionales posibles”. De esa idea y también de un año y medio de investigación en el que ambos se sumergieron en el proceso de elaboración de quesos tradicionales artesanales. “Empezamos por tratar de adaptar las técnicas usadas con grasas de origen animal a las grasas de origen vegetal. La fermentación era algo que ya nos venía de antes ya que Santi nació en una familia que regenta un horno de pan artesanal centenario. Así que se trataba de dar un paso más”, explica Miguel. Ese paso más tiene nombres y casi apellidos podríamos decir.

TIPOS DE QUESOS

  • Quesos frescos: Blanco, de pimienta rosa y de Tulsi (albahaca morada)
  • Quesos semicurados (cuatro semanas): de Klamath (alga) y de Achiote.
  • Quesos curados (diez semanas): de Paprika y humo; Tomates secados al sol y ajo; Azul y Trufa Negra.

Estos diez quesos, así como las ediciones especiales que elaboran según temporada como el semicurado con eneldo y envuelto en hojas de parra, se elaboran con leche de anacardos y/o almendras. Miguel y Santi son sinceros y recomiendan probarlos “con la mente muy abierta y sin prejuicios. Hay que entender que se trata de otro tipo de queso, igual que hay quesos de leche de vaca o de oveja, también los hay de semillas y frutos secos”. Aconsejan, doy fe de ello, no hacer comparativas ni buscar substitutos. Dejarse sorprender sin más por un alimento que no solo está pensando para consumo vegano. “Hoy en día el que no es intolerante a la lactosa tiene alguna alergia o simplemente no le sienta bien el queso porque le inflama y prefiere un producto más saludable, orgánico, crudo y cargado de probióticos y enzimas digestivas”.

La demanda de sus productos se ha visto incrementada en los últimos años. Saben que están de moda, pero también que cuando esta pase solo quedará “la gente que realmente lo haya incorporada como estilo de vida que, para nosotros, va mucho más allá de hacerse un selfie con un batido verde o de no comer carne”, señala Miguel

MÁS ALLÁ DE LAS MODAS

Lo vegano está de moda, pero THELIVINGFOOD no entiende de ellas y sí del compromiso por una vida saludable. De hecho, fue un problema de salud el que dio origen a esta pequeña gran aventura de Miguel y Santi. “Nos vimos obligados a investigar a fondo sobre nuevas formas de nutrición a raíz de que uno de nosotros fuera diagnosticado de una enfermedad rara e incurable como efecto secundario de la toma de un medicamente prescrito”. Dejaron sus respectivas carreras profesionales en el mundo de la Pedagogía Teatral y producción de espectáculos, por un lado, y de la Psicología, por el otro, y se embarcaron en un proyecto que se concretó alrededor de la idea de “dar a conocer todo lo que nosotros descubrimos y que ayudó a cambiar nuestras vidas, así como contribuir a la difusión de los beneficios de la dieta orgánica, vegana y crudivegana-raw-viva en pro de ayudar a la gente a tomar responsabilidad por sus vidas y actualizar una existencia libre de envejecimiento prematuro, enfermedad y dolor innecesario”.

No niegan, sin embargo, que la demanda de sus productos se ha visto incrementada en los últimos años. Saben que están de moda, pero también que cuando esta pase solo quedará “la gente que realmente lo haya incorporada como estilo de vida que, para nosotros, va mucho más allá de hacerse un selfie con un batido verde o de no comer carne”, señala Miguel.  Apuestas sinceras como la suya ayudan a hacer poso en pos de un cambio de paradigma social.

De momento, Miguel y Santi tienen acotado su radio de acción a Barcelona. Colaboran con diversos restaurantes de la ciudad concentrados como están en la producción que surgirá en las próximas semanas del nuevo obrador. No descartan retomar los envíos a otras ciudades de España y, por qué no de Europa, una vez tengan todo el stock en marcha. “Ahora disponemos de una cámara de curados más amplia y producimos todos los días sin parar para dar salida a toda la demanda”, comenta Santi en uno de los pocos ratos libres que le deja la vida en el obrador. Preparan un nuevo queso para estas Navidades pero, recelosos, no quieren dar detalles. Los curiosos tendremos que acudir a este pequeño rincón de Sant Antoni (Viladomat, 85) para descubrir nuevos sabores y seguir adentrándonos en un mundo que, aunque algo contradictorio de inicio para una no vegana, supone un interesante reto gastronómico.

Un último consejo de Miguel y Santi para disfrutar de la experiencia: “Una buena tabla de quesos veganos artesanales acompañada de frutas, crackers vivas y/o panes, muchos vegetales y una buena copa de kombucha”.