Las diez obras necesarias para entender la historia del teatro

La vitalidad tan generosa del teatro permite reinterpretar la trama trágica o la escena cómica según cada época de la representación, en un mundo de ilusiones y enigmas que consiguen una catarsis, una empatía única con los espectadores, siglo tras siglo

1

La confessió o l’esca del pecat

JOSEP PALAU I FABRE, 2000

 

Palau i Fabre, el picassiano por excelencia, es uno de mis tres Reyes de Oriente. La confessió o l’esca del pecat es su obra más poética y obscena a la vez. Una de sus constantes es la provocación desde el sexo. Un día le pregunté qué le hubiera gustado ser si no fuera hombre, y Palau me respondió: “un toro”. Lo identifico con la precaución de colocar unas celosías entre el público y el espectáculo. Lugar, una iglesia, con confesionario y altar. Los actores, desnudos.