Ilustración del packaging de Fueguia de Mar Ferrer

Fueguia 1833. Laboratorio de perfumes

Fueguia 1833 fue fundado por Julian Bedel, un perfumista argentino que buscó la inspiración en sus ancestros, naturalistas y escritores. Ese ambiente de académicos y artistas le permitió la "libertad de crear algo inesperado

Marilyn Monroe dormía con tan sólo 5 gotas de perfume sobre su piel. Es probable que todos alguna vez nos hayamos cruzado con alguien que nos ha dejado el recuerdo de su aroma. Es a lo que todos aspiramos, a ese olor inconfundible a nuestro paso: una nube de perfume sutil y seductor, que es lo que se conoce como sillage.

Fueguia 1833 fue fundado por Julian Bedel, un perfumista argentino que buscó la inspiración en sus ancestros, naturalistas y escritores. Ese ambiente de académicos y artistas le permitió la «libertad de crear algo inesperado». La falta de educación formal en química, la compensó a través de experimentación y cierta ingenuidad en un principio que le permitieron jugar con ingredientes a los que otros perfumistas no se habían animado, una de las claves del éxito de su compañía. Bedel ha creado sus propios perfumes (ya más de ochenta), que son un reflejo de la diversidad de la flora exótica de Sudamérica. Perfumes que capturan algunas de las esencias auténticas de la mismísima Argentina, y siempre prestando atención al detalle y al estilo. Las fragancias de Fueguia 1833 exudan un refinamiento sutil y natural.

En medio de dificultades en el retail global y locales que cierran, Fueguia apuesta por espacios físicos exclusivos donde el diálogo entre perfumista y cliente genera un intercambio de ideas y permite crear una fragancia única. Visitar esta casa de perfumes es una experiencia distinta, la estética sofisticada es perfecta y los aromas completamente atrapantes.

Fueguia es hoy una de las marcas argentinas más internacionales con boutiques en Milán, New York, Estocolmo, Zúrich, y Tokio. Todas metrópolis con las que mantienen una afinidad cultural.

Un consejo, si tiene que elegir un perfume siga la consigna de Christian Dior a su perfumista: «Hazme un perfume que huela a amor».