El Mejor Diseño del Año © Xavier Padrós

Barcelona Design Week: Revalorar, objetos y diseño para un mundo más sostenible

La 13º edición de la BDW ha unido lazos con FAD y el Museo del Diseño. Una alianza que abre puertas y que inicia una nueva manera de presentar la ciudad y consolida la semana del diseño en Barcelona a escala internacional

Este año, la Barcelona Design Week ha tenido un tinte muy especial. A la iniciativa organizada por Barcelona Centro de Diseño se han sumado dos grandes instituciones. FAD (Fomento de las Artes y del Diseño) y el Museo de Diseño de Barcelona quienes, gracias a la promoción del Ayuntamiento, han hecho posible la celebración de un evento completo y transversal que ha incluido más de 130 actividades repartidas en toda la ciudad. “Sumar para multiplicar” ha sido la insignia esta alianza que, como ha expresado Pilar Vélez, directora del Museo del Diseño “permite presentar la ciudad de una nueva manera”.

Bajo el lema “Revalorar”, la Barcelona Design Week 2018 se ha centrado en reflexionar acerca del modelo actual de consumo de bienes y servicios. ¿Qué relación tenemos con los objetos? ¿Cómo debemos consumir para alcanzar un futuro sostenible? Interrogantes planteados desde la óptica del diseño, instando a la ciudadanía y a los profesionales a participar de una serie de actividades, conferencias, talleres, instalaciones y exposiciones que han tenido como epicentro el Disseny Hub Barcelona pero que se han conectado con toda la ciudad. Como ha expresado Isabel Roig, directora general del BDC Barcelona Centre de Diseño, de eso se trata esta iniciativa: “La Barcelona Design Week es un evento que forma parte de una red mundial de designs weeks y lo que debemos hacer es hacerla crecer, hacerla más internacional, más potente y abrirla cada vez más a la ciudad”.

El inicio de la BDW lo ha marcado la conferencia inaugural impartida por el brasileño Humberto Campana, fundador junto a su hermano, del Estudio Campana. El diseñador, uno de los más prestigiosos y reconocidos del mundo, ha compartido su mirada acerca de los objetos y qué valor le damos a los mismos. Caracterizado por mostrar el lado ‘B’ de las cosas, Campana es un especialista en blends de diseño, transformando y reinventando los objetos, dándole valor a materiales que la sociedad usualmente no les da.

Barcelona Design Summit, el congreso anual que promueve el evento, ha estado enfocado en dos objetivos de las Naciones Unidas: la ciudad y la comunidad sostenible y la producción y el consumo responsable. Destacados profesionales del ámbito del diseño como la socióloga y agente de cambio Leyla Acaroglu, Campeona de la Tierra de la ONU; o Carlo Ratti, director del Senseable City Lab del MIT, han abordado sus ponencias siguiendo el lema de esta edición y ofreciendo sus experiencias acerca de cómo el diseño puede cooperar para lograr un mundo mejor.

“La Barcelona Design Week es un evento que forma parte de una red mundial de designs weeks y lo que debemos hacer es hacerla crecer, hacerla más internacional, más potente y abrirla cada vez más a la ciudad”, ha dicho Isabel Roig.

Desde el Museo del Diseño, la aportación ha llevado a proponer dos actividades concretas para este certamen: la exposición ¿Diseñas o Trabajas? La nueva comunicación visual 1980-2003 y diversas actividades destinadas a las familias, ambas en el espacio del Museo.

Por su parte FAD, ha contribuido con “la excelencia y la cultura del diseño a través de los diferentes profesionales y empresas que la conforman”, ha expresado su presidenta, Nani Marquina. En este sentido, por primera vez, los prestigiosos Premios FAD –los galardones más importantes de la Península Ibérica y las Islas– que concede la asociación en sus diferentes ámbitos del diseño se han celebrado en el contexto de la Barcelona Design Week.

Humberto Campana, © Carolina-Sainz”

Junto a los premios, también se ha presentado El Mejor Diseño del Año, una exposición que recoge las obras finalistas y ganadoras de los Premios FAD en todas sus disciplinas. Una oportunidad única para ver y apreciar cerca de 500 obras y proyectos de relevancia y comprender por qué el jurado, presidido por expertos nacionales e internacionales, reconoce en ellas la innovación, el prestigio y la excelencia.

El Ensayo General ha sido otro de los eventos que se han celebrado en este marco. Una iniciativa que se lleva desarrollando desde hace tres años y que consiste en la posibilidad de plantear problemas sociales que preocupan a la sociedad desde la óptica del diseño. Para esta instancia se ha contado con el comisariado del artista David Bestué y los arquitectos Moisés Puente y Miquel Mariné.

¿Podemos continuar con el modelo actual de producción y consumo de bienes y servicios? ¿Podemos basar nuestra economía en un sistema de crecimiento infinito?  ¿Cómo nos relacionamos con todo lo que tenemos y deseamos tener? ¿Cómo afecta la relación entre nosotros y las ciudades? Las preguntas que se han planteado en esta edición de BDW 2018.

Partiendo de La rebelión de los objetos como título, Moisés Puente ha explicado que en vez de cuestionarse por qué la sociedad de consumo ha perdido el afecto hacia los objetos, su propuesta ha sido interpelar al ciudadano y al profesional en la creación de nuevos vínculos que nos conecten con los objetos. Una reflexión que se ha materializado a través conferencias y del trabajo de diferentes artistas y creadores que han participado en una exposición pública con bodegón de objetos. También, un punto de reclamo ha sido Nuevo paisaje doméstico.BCN:2018, una cúpula hecha con desechos tecnológicos y expuesta durante esos días en Plaza Universidad, creación de del diseñador industrial Mau Morgó.

Otro de los puntos destacados ha sido la exposición Basics: un paseo para cuestionarnos. “En ella se ha pretendido repensar la sociedad y todo lo que nos envuelve, recreando un parque abierto donde pasear y hacerse preguntas de manera individual y colectiva”, ha explicado Isabel Roig.

“Sumar para multiplicar”, clave en esta edición.

Para esta edición, el invitado internacional ha sido el Consulado Italiano el cual ha organizado dos exposiciones sobre el diseño de este país en el recinto de Palo Alto. Entre otras iniciativas, el primer festival de gastronomía y diseño Tastadesign con un mercado en el que degustaciones, arte y artesanía han ido de la mano, y en el cual se ha expuesto la instalación RR201 del diseñador Andreu Carulla para el Celler de Can Roca. O, las escuelas de diseño que han tenido su participación con LATENT, un espacio para la promoción de los jóvenes talentos. Y, las actividades en toda la ciudad… que han involucrado la colaboración de empresas, talleres, tiendas y establecimientos quienes han abierto sus puertas para acercar el diseño a la comunidad, para respirarlo y vivirlo en unos días vitales para el futuro del diseño.