Agenda cultural marzo Barcelona 2019

AGENDA CULTURAL
por JACOBO ZABALO

Una selección mensual de conciertos,
artes escénicas y exposiciones.

MÚSICA Y 
ARTES ESCÉNICAS

MÚSICA Y ARTES ESCÉNICAS

 01 / 03 / 19 

IRÉNE THEORIN

Gran Teatre del Liceu, 14 de marzo

En el marco del Barcelona Obertura Spring Festival, que congrega las diferentes salas de concierto para ofrecer de manera cómplice una serie de propuestas sumamente atractivas -tanto para el melómano como para el que desea iniciarse en el mundo de la clásica- el recital que protagoniza la soprano Iréne Theorin junto al pianista Matti Hirvonen es uno de los eventos más interesantes del mes. Perdura en la memoria del público Barcelonés la última visita de esta carismática y apasionada cantante, quien a finales de 2017 representó a una Isolda soberbia en la impactante puesta en escena ideada por La Fura dels Baus. Aunque en esta ocasión no habrá acción dramática, o actuación propiamente dicha, la presencia de su personalidad como artista se dejará notar en una generosa selección de piezas del mejor repertorio vocal, centrado en la primera parte en Lieder de Schubert y Strauss -además de una introducción wagneriana, a modo de recordatorio

de aquella memorable actuación- y en la segunda de compositores de sus latitudes, como Jean Sibelius, finés, y los suecos Gösta Nystroem y Ture Rangström, compositores que nacieron en el S.XIX pero desplegaron su creatividad a lo largo del XX.

Gustav Mahler Jugendorchester & Jonathan Nott

Palau de la Música, 14 de marzo

La Tercera sifonía de Gustav Mahler supone el salto definitivo a una forma de componer que poco le debe ya al Siglo XIX.

Si en las sinfonías primera y segunda todavía se intuía ese periplo de la interioridad, en progresión espiritual hacia su propia realidad interna, en la Tercera se experimenta y consolida la conjunción de lenguajes variopintos y hasta antitéticos, sólo anteriormente esbozada. Mahler reconoce haber encontrado la clave, al simultanear registros altos y bajos y hacer explotar la noción de unidad a través de la recreación de cosmos autónomos, aquellos que recrean cada una de esas sinfonías. Explican los organizadores: “Por su espectacularidad, grandeza y efectivos, la Tercera de Mahler ocupa un lugar privilegiado para el público y reúne las características compositivas, estéticas y temáticas de la música de Mahler. Una partitura que condensa la técnica y la personalidad del compositor. Jonathan Nott, muy elogiado por sus versiones de la integral de este autor y actual titular de la Orchestre de la Suisse Romande, se pone al frente de una de las orquestas de jóvenes fundada por Claudio Abbado”. Una orquesta, la Gustav Mahler Jugend Orchester, que ha tocado en los principales auditorios con éxito de público y crítica. Sin duda, se trata de uno de los conciertos más imprescindibles del presente mes, no en vano se halla enmarcado en el Barcelona Obertura Spring Festival.

LA NOVENA DE BEETHOVEN: GARDEN CENTER EUROPA

L'Auditori, 15-17 de marzo

Es posible que la obra clásica más emblemática, la Novena Sinfonía de Beethoven sea también la más revolucionaria,

tanto por los medios sonoros y el carácter atemporal de sus melodías como por el mensaje de amor universal que comunica en su furioso, feliz y utópico finale. El proyecto que, en el marco del Barcelona Obertura Spring Festival, reúne a la Orquestra Sinfónica de Barcelona i Nacional de Catalunya y a la agrupación teatral Señor Serrano, pretende, desde una apertura de miras poco habitual, volver a la génesis de aquel espíritu radicalmente creador y conciliador, hálito creativo que establecería un marco moral para las generaciones de ciudadanos del nuevo orden, hasta el punto de haberse convertido oficialmente en himno europeo. En esta provocadora actuación -bajo el titulo La Novena de Beethoven: Garden Center Europa- se afrontarán cuestiones delicadas, y sin embargo vitales, en lo que respecta a los derechos de los individuos. En la web del Auditori se facilita un dossier el espectador, para que entienda que no se trata de una interpretación a la usanza de la trascendente obra de Beethoven, la que tendrá lugar en el Auditori: “es difícil que consigamos que esta transcendencia tenga una traducción práctica y un final feliz. Es posible que las situaciones que plantea puedan ser, en algún momento, polémicas. Pero los espectadores que disfruten de esta propuesta sabrán apreciar las diversas capas de lectura, la musical evidentemente, de gran calidad, y además de una reflexión sobre la sociedad occidental y sus mitos y también sobre sus problemas”.

Ólafur Arnalds

Palau de la Música, 15 de marzo

El minimalismo de la propuesta de Ólafur Arnalds ha sido disfrutado en las mejores salas de todo el mundo, algunos de cuyos conciertos hemos recomendado en el pasado.

Su visita al Palau de la Música, en este sentido, supone una ocasión inmejorable para experimentar en vivo la interpretación de los temas de su último disco re:member, en la intimidad de un escenario especialmente acogedor. Además del piano, el uso de sintetizadores multiplica las posibilidades de su propuesta, sin perder nunca aquella pasión tan característicamente minimalista, que le lleva a decantar esencias que interpelan al oyente. Una oportunidad para descubrir los senderos creativos de un polifacético músico, de intereses amplios, que ha colaborado con artistas del mundo de la clásica, como por ejemplo Alice Sara Ott.

Matthias Goerne & Leif Ove Andsnes

Palau de la Música, 4 de marzo

Sólo en los festivales dedicados al Lieder, el género de la canción, o al compositor en cuestión, Franz Schubert, se acostumbra a poder asistir en tres sesiones prácticamente consecutivas a la interpretación de los ciclos fundamentales de este maestro de la composición para voz,

quien supo plasmar musicalmente matices anímicos de otro modo imposibles de trasladar, basándose en buena medida en la poesía de Friedrich Müller. Los artistas convocados dentro del programa del Barcelona Obertura Festival, además, son en ambos casos de referencia absoluta: el barítono Matthias Goerne está consolidado como uno de los mejores cantantes de Lieder de las últimas décadas, mientras que el pianista Leif Ove Andsnes ha destacado como solista y es autor de una enjundiosa lista de grabaciones, efectuadas a solas o junto con orquestas de primer nivel. Ambos interpretarán los ciclos de La bella molinera (Die schöne Müllerin, D. 795: “Schubert dibuja un recorrido a través de los diferentes estados anímicos que afloran ante un amor no correspondido utilizando la naturaleza como espejo y amplificadora de las emociones humanas”), El viaje de invierno (Winterreise, D. 911 “La lenta ceremonia del rechazo. Un joven desencantado de la vida y del amor desciende a las tinieblas blancas y adentra al oyente al mundo interior, tan devastado como bello”) y, en la última fecha, El canto del cisne (Schwanengesang, D. 957: “Diamantes nostálgicos y de optimismo irradian claros puntuales en este ciclo que llega a cimas de atrevimiento y depuración insólitos en la época del Romanticismo”).

ON GOLDBERG VARIATIONS / VARIATIONS

TNC, 28-31 de marzo

Las posibilidades interpretativas de las Variaciones Goldberg son tantas, y de tan diverso signo, que incluso trascienden lo meramente musical.

La pieza para instrumento de tecla que Johann Sebastian Bach compuso por encargo, para aliviar el sufrimiento en las noches de insomnio de un aristócrata, ha sido empleada como inspiración para otras composiciones e intervenciones artísticas. La compañía Mal Pelo, bajo la dirección de Maria Muñoz y Pep Ramis, emplea la musica de Dan Tepfer inspirada en aquella obra para ofrecer un espectáculo en que el movimiento del cuerpo y las modulaciones armónicas se desarrollan en un apasionante proceso de retroalimentación. Se produce en el marco de un proyecto que “tiene como eje el estudio de la música barroca contrapuntística y la relación con el movimiento, el espacio y la dramaturgia coreográfica”.

MES SIGUIENTE >

< MES ANTERIOR  MES SIGUIENTE>

EXPOSICIONES

EXPOSICIONES

 01 / 03 / 19

Max Beckmann

Caixaforum, hasta el 26 de mayo

La informalidad normativa del expresionismo y su irreverencia con relación a los temas adoptados -una suerte de realismo, que incorpora la deformación de la caricatura y se presta eventualmente a las interpretaciones alegóricas- se aprecia en la obra de Max Beckmann. Rasgos angulosos y colores estridentes llaman la atención, ponen el énfasis en la importancia de no dejarse mecer en los temas tópicos del arte, devenidos arcaicos. El mundo cambiante y frenético de la modernidad, así como el trauma de las guerras mundiales -la extraña mezcla de pobreza y desarrollo, lo lujo- son plasmados en los lienzos y esculturas que pueden contemplarse en la exposición del Caixaforum:

“una monográfica con más de medio centenar de obras de uno de los artistas alemanes más destacados del siglo XX”, que es organizada en secciones diferenciadas, para mostrar la evolución de su arte. “La primera parte abarca su etapa en Alemania, desde los años anteriores a la Primera Guerra Mundial hasta el ascenso del fascismo en la década de los años 30, cuando es expulsado de la escuela de arte de Frankfurt en la que daba clases y se le impide exponer sus obras en público. La segunda parte, centrada en sus años de Ámsterdam y Estados Unidos, se estructura en torno a cuatro metáforas relacionadas con el exilio: 'Máscaras', sobre la pérdida de identidad; 'Babiloniaeléctrica', sobre el vértigo de la ciudad moderna; 'El largo adiós', que plantea la equivalencia entre exilio y muerte, y 'El mar', metáfora del infinito, su seducción y su extrañamiento”.

Lina Bo Bardi dibuja

Fundació Joan Miró, hasta el 26 de mayo

La arquitecta italobrasileña Lina Bo Bardi (1914-1992) dejó una impronta en la arquitectura de Brasil con edificios tan emblemáticos como el Museo de Arte de Sao Paolo, el Centro de Lazer Fábrica da Pompéia o la Casa de cristal, en la que ella misma habitó.

Construcciones en las que se aprecia una gran creatividad en la configuración de los espacios y virtuosismo técnico en la disposición de los volúmenes. Además, destacó por el gusto por el dibujo. Como explican en la Fundació Miró, “más que una herramienta de diseño, para ella el dibujo era un medio expresivo primordial alimentado por un fuerte sentido de la curiosidad y la duda. Pese a que nunca defendió que fuese un lenguaje artístico independiente, lo abrazó con intencionalidad artística”. De los más de seis mil bocetos y dibujos, la presente muestra ofrece cien. Obras representativas de su fina percepción de espacio y de los objetos en él contenidos, que se completan con una serie de imágenes de sus construcciones y de su actividad museística como organizadora de exposiciones.

Poéticas de la emoción

Caixaforum, hasta el 19 de mayo

“Poéticas de la emoción” permite reflexionar a propósito de la forma como contemplamos estéticamente las obras de arte y la vida, en un sentido amplio.

La plasmación de afectos en el arte no sólo refleja realidades externas, sino que permite que el espectador empatice, y hasta experimente aquella “catarsis” de la que habló en tiempos remotos Aristóteles, el autor de la primera Poética. En la exposición que ofrece el Caixaforum hasta el 19 de mayo se pueden descubrir muestras de las expresiones corporales a lo largo de la historia de la cultura, en soportes tan diversos como pueden ser tablas de madera, piedra o película. Las obras se organizan en tres grupos, atendiendo a las diferentes formas de representar artísticamente el impacto emocional y sus repercusiones: “El primer grupo ahonda en la emoción del sujeto a partir de la representación expresiva de los personajes protagonistas que expresan dolor o tristeza –expresión del pathos. El segundo presenta un conjunto de piezas en las que la emoción se expresa de forma metafórica gracias a la traslación del estado anímico del artista al paisaje y a la arquitectura representados. Finalmente, un tercer ámbito analiza la forma en que el arte se apropia de la emoción que vertebra el campo social, desde los movimientos sociales y la política hasta la esfera de la fiesta o las celebraciones populares”.

Bermejo. El genio rebelde del siglo XV

MNAC, hasta el 19 de mayo

Uno de los nombres más importantes de la pintura del gótico tardío es el de Bartolomé Bermejo. En los albores de la modernidad, pero en un contexto distinto al del Renacimiento italiano,

este habilidoso pintor ha sido reconocido por su trazo, evidente en la ingeniosa modelación de sus personajes, así como por su “originalidad iconográfica”. Los organizadores añaden: “A partir del dominio de la técnica del óleo según la manera de los flamencos, Bermejo supo desarrollar un personal lenguaje de signo realista, especialmente atento a los efectos ilusionistas pero también a la definición de espectaculares gamas cromáticas. Junto a su destreza técnica, sorprende también su capacidad para desarrollar nuevas interpretaciones de todo tipo de temas e iconografías. Su inquietud por seguir explorando nuevos terrenos, especialmente en el ámbito del paisaje y el retrato, le permitió concebir algunas de sus obras más complejas e innovadoras en el último periodo de su trayectoria profesional”. Después de mostrarse en el Museo del Prado, el Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC) acogerá una exposición que exhibe obras procedentes de pinacotecas españolas, europeas y americanas.

Stanley Kubrick

CCCB, hasta el 31 de marzo

Último mes para visitar -o revisitar- una de las exposiciones más esperadas de la temporada, que coincide con el 25 aniversario de la inauguración del CCCB. Concretamente, la que rinde homenaje a Stanley Kubrick, un cineasta fundamental,

autor de obras como 2001. Una odisea en el espacio, Barry Lyndon, La naranja mecánica, El resplandor, o Eyes Wide Shut. Caracterizado por la extrema meticulosidad de su forma de dirigir actores, la calidad de su fotografía y la elección de fascinantes bandas sonoras, cultivó géneros contrastados, desde la ciencia ficción al thriller psicológico, pasando por el Bildungsroman (novela de formación), sin olvidar su incursión en la psicología del eros. Estamos delante de un espécimen absolutamente único, conflictivo en su búsqueda de la perfección formal, que en varios casos conllevaron el rechazo de público, crítica y hasta la censura. Kubrick logró escudriñar la psique del sapiens sapiens como pocos directores, plasmando a través de narraciones ficticias lo que ningún discurso filosófico puede hacer entender (al menos, no con esa vivacidad). Las muestras del CCCB destacan por el ingenio y la sensibilidad con que fomentan la inmersión del visitante, convertido en pieza del engranaje y no mero observador enfrentado a escaparates. En este caso, la exposición, originalmente ideada por el Museo del Cine de Frankfurt, cuenta con los comisarios Hans-Peter Reichmann, Tim Heptner, Deutsches Filminstitut y con el comisario Jordi Costa Vila, encargado de su adaptación. El diseño de los espacios en el CCCB, elemento fundamental, corre a cargo de Víctor Imperial y Andrés Ibáñez. En la web se explica: “En el 2003 se permitió por primera vez el acceso al patrimonio personal de Stanley Kubrick, y se procedió a su valoración. Los archivos del trabajo de Kubrick contenían una gran cantidad de material perteneciente a todas sus películas: documentos de investigación y producción, guiones, correspondencia, fotos fijas, utilería, vestuario, cámaras y objetivos. La exposición reúne en un área de alrededor de 1.000 metros cuadrados una cuidada selección de estos objetos. Se documenta toda la carrera del director, desde sus inicios con los cortodocumentales hasta su última película, Eyes Wide Shut (1999)”.

MES SIGUIENTE>

< MES ANTERIOR  MES SIGUIENTE>

Sé el primero en recibir las novedades de la agenda cultural: