Los grandes de la moda y los jóvenes diseñadores en la 080 Barcelona Fashion

Cataluña y la ciudad de Barcelona tienen desde hace siglos una larga tradición en el mundo textil. Una herencia que ha desembocado en un estilo con un sello diferenciador, como se ha podido constatar una vez más en el 080 Barcelona Fashion.

En julio del 2007, hace ya más de una década, nacía el 080 Barcelona Fashion con el objetivo de reactivar el sector textil de Cataluña creando sinergias con los jóvenes diseñadores catalanes. La pasarela 080 ha cumplido 21 años y una vez más ha demostrado el potencial de la creación catalana, teniendo en cuenta la importancia del mercado y la necesidad de dar salida comercial a la moda.

Cada vez más la moda bebe del mundo digital, de las llamadas “influencers”, prescriptores de estilo y la compra on-line. Tanto es así que por primera vez el 080 Barcelona Fashion se inauguraba el lunes 29 de enero abrazando la generación 2.0 y el poder de las redes sociales. Ser pionero ha sido siempre el leitmotiv de este certamen. El desfile del joven Ze García contó con modelos, sí, pero también con prescriptores de estilo como Dulceida, con dos millones de seguidores en Instagram, Laura Escanes, la mujer de Risto Mejide , Patry Jordan y Jessica Goicoechea, entre otros. “Todas juntas suman 10 millones de seguidores”, señalaba Miguel Rodríguez, director del certamen, que de nuevo tenía lugar en el recinto modernista de Sant Pau, establecido ya como sede fija de nuestra Semana de la Moda.

Prescriptoras de estilo llenan la 080 Barcelona Fashion: Laura Escanes, Patry Jordan y Jessica Goicoechea. Suman 10 millones de seguidores

Precisamente, la colección presentada por Ze García lleva por nombre Millenial Culture, toda una exhibición de vestidos de fiesta, en seda y gasas, inspirados en el gran Charles Frederick Worth, el modisto que revolucionó el mundo de la moda de la mano de la emperatriz Eugénie a la corte inglesa de finales del siglo XIX. Cortes clásicos pero con sugerentes palabras de honor, escotes y aberturas al nivel de la cadera.

Millenial Culture, toda una exhibición de vestidos de fiesta, en seda y gasas presentada por Ze García, inspirados en el gran Charles Frederick Worth

García, que trabaja por encargo elaborando minuciosamente vestidos de fiesta y boda con la voluntad de recuperar el modus operandi artesanal de los grandes diseñadores de los últimos dos siglos, nos cuenta: “Me ha emocionado mucho volver a desfilar en el 080 Barcelona Fashion. Me estrené el año pasado y para esta edición he estado a cargo de la inauguración. Sentía mucha responsabilidad, pero también me hacía mucha ilusión. Queríamos hacer algo mediática, especial, y creo que lo hemos conseguido. Estamos muy contentos con el resultado “.

El martes reunió algunos de los nombres más destacados del diseño catalán, como Antonio Miró, Txell Miras, Krizia Robustella o Miriam Ponsa, que mostraron sus sugerencias para la temporada otoño / invierno 2019. Krizia se alzaría ganadora con el Premio Nacional de la Generalitat a la Mejor Colección, conjuntamente con Brain & Beast. La diseñadora, conocida por elevar la moda deportiva en la categoría de chic, ha sabido hacer palpable otro boom en el terreno del diseño, como es la ilustración más gamberra, en una colección en la que ha contado con la participación de la ilustradora Susana López para crear una serie de piezas en las que nada es lo que parece. Vestidos, sudaderas o pantalones que pretenden ser lo que no son. Toda una reflexión sobre la juventud actual y el fenómeno de las falsificaciones con el color como insignia.

En esta segunda jornada se presentaron también las fórmulas en moda masculina de la mano de JNORIG y de MANS Concept Menswear. Javier Girón, alias JNORIG, nos ofreció una serie de propuestas con la fusión de culturas como común denominador, estableciendo un puente entre el frío de los territorios noroeste de Canadá, habitados por los inuits, y la calidez del desierto árabe y los semitas. Blancos, negros y grises, con paneles en rayas en un juego de geometrías a nivel de patronaje. Una contemporaneidad en diseño que también demostró Javier Álvarez para MANOS, en la colección Make America great again, inspirada en las escuelas de New York. Todo un ejercicio de sastrería moderna sustentada en la investigación en nuevos tejidos que se llevaría el Premio Nacional de la Generalidad de Cataluña en el Diseño Emergente patrocinado por Desigual .

JNORIG, nos ofreció una serie de propuestas con la fusión de culturas como común denominador, estableciendo un puente entre el frío de los territorios noroeste de Canadá, habitados por los inuits, y la calidez del desierto árabe

El miércoles tuvieron especial relieve las colecciones de históricas marcas catalanas, como son Naulover, Torras y Escorpion. La colección de Naulover para el próximo invierno es una oda al romanticismo, con vestidos vaporosos y conjuntos relajados de falda y pantalón con reminiscencias al pijama, en una pasarela que nos trasladó a un jardín paradisíaco y que sería galardonada el viernes como la mejor Colección de Marcas Internacionales por parte de Clúster Catalán de la Moda y el Textil (MODACC).

Torras, en cambio, por mantenernos en las urbes del siglo XIX, con las estaciones de metro como fuente de inspiración, reconvertidas en museos urbanos por las que se desplazaban gentlemen en cazadoras y jerseys en jacquards y degradados. Piezas donde la pulcritud se funde con toques underground y desenfadados.

Torras se inspira en las estaciones de metro, reconvertidas en museos urbanos. Cazadoras y jacquards con toques underground

Escorpion demostró también que ser comercial no está reñido con ser líder en el diseño. “Feel es el nombre de la colección que se puede ver, tocar y sentir, crucial en esta era digital donde todo se ve a través de una pantalla”, reflexionaba la diseñadora de esta gran firma de punto y tricot, Sybille Horaist. Una explosión de colores y estampados exuberantes con un papel crucial del estilismo, de la mano de Jaume Vidiella: “Es un placer trabajar con marcas que quieren estar al día y que apuestan por el talento joven, como en este caso el nivel de accesorios, con piezas de Gonzalo CutrinaPedrusco, manteniendo al mismo tiempo su inestimable ADN”.

Escorpion presentó la colección Feel, símbolo de la era digital

La penúltima jornada tuvo también la identidad y la sastrería como gran protagonista, tanto de la mano de Lebor Gabala, con conjuntos oversize para una mujer empoderada, como de Brain & Beast. La firma de Ángel Vilda, ganadora ex aequo del Premio Nacional de la Generalitat a la Mejor Colección junto con Krizia Robustella, nos adentró en el mundo del subconsciente a base de propuestas en silueta y color tradicionalmente alejadas del armario masculino. Otro ejercicio sublime de miscelánea entre emoción y razón, de sofisticación y sentido del humor.

El colofón de esta jornada lo protagonizó Custo Dalmau y su colección primavera-verano 2018 Call me tomorrow, que fue presentada en Nueva York el pasado septiembre. Dalmau, uno de los nombres con más proyección internacional de la moda catalana, es un referente en la necesaria renovación constante en el panorama textil: “Queremos dar un lenguaje avanzado de lo que hay en el mercado masivo de la moda y apostar un poco por el riesgo” . Artesanía, nuevos tejidos y como siempre los contrastes de color como bandera. Un canto al hip hop y la moda que impone la calle, en una primavera deluxe que la marca ya ha puesto a la venta, haciendo patente la tendencia del “see now, buy now”.

Call me, la colección de Custo Dalmau que aúna la artesanía, los nuevos tejidos y los contrastes de color

La semana de la moda barcelonesa se despedía con las nuevas creaciones en punto de Ester Ferrando, los diseños para los pequeños de Boboli y el espectacular homenaje póstumo al gran Azzedine Alaya con una performance de la mano de la bailarina y coreógrafa Blanca Li.

Más de 32.000 personas disfrutaron de las pasarelas y de una serie de actividades paralelas, desde mesas redondas a las imprescindibles posibilidades de encuentro que tuvieron lugar entre diseñadores, marcas, patrocinadores y distribuidores en 080 Barcelona Fashion Showroom , organizado por el Clúster Catalán de la Moda (MODACC), en cooperación con el Consorcio de Comercio, Artesanía y Moda de Cataluña (CCAM-Generalidad de Cataluña). Una muestra más de la energía y vitalidad de la industria textil catalana, con Barcelona como referente mundial en cuanto la innovación, creatividad y proyección internacional del diseño en el mundo de la moda.